El Heraldo
EFE.
Colombia

Colombia y Venezuela: ¿con lazos que buscan recomponerse?

El anuncio de la reapertura de la frontera supone, para varios expertos, el comienzo para los acercamientos diplomáticos entre ambos países.

Los 2.219 kilómetros de zona limítrofe que comparten Colombia y Venezuela, suponen una de las fronteras más complejas que en la actualidad existen en Latinoamérica, no solo por las dinámicas propias de la movilidad humana que se vive en este momento, sino por el contrabando, las “amenazas del narcotráfico y del terrorismo” que han elevado las tensiones entre los gobiernos de ambos países.

La histórica demarcación geográfica fue hasta hace 6 años una de las líneas “más fructíferas” en materia comercial del continente, pues llegó a movilizar hasta 11.000 millones de dólares a través del intercambio binacional.

Sin embargo, en agosto de 2015 por orden del Gobierno de Nicolás Maduro quedó suspendida toda actividad económica entre ambos países, situación que se agravó en febrero de 2019 cuando el Gobierno de Venezuela decidió instalar en el principal puente que conecta a las dos naciones, el Simón Bolívar, unos contenedores para impedir el paso vehicular.

Pero esa realidad tuvo un giro inesperado el lunes pasado: la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, anunció la apertura para el tránsito comercial entre ambos países.  Ese escenario quedó ratificado el pasado miércoles cuando el presidente Maduro llamó  a los empresarios colombianos a retomar sus inversiones en Venezuela.

“Invitó a los empresarios colombianos a retomar sus inversiones, sus ventas y toda la actividad económica comercial con Venezuela, por encima de torpezas políticas, debe prevalecer la economía”, dijo Maduro.

Al día siguiente de ese anunció Luis Alfonso Leal, un venezolano que atravesó a pie el puente, procedente de San Cristóbal (estado Táchira), señaló que se sentía contento al poder pasar por el puente Simón Bolívar, con la presencia de los contenedores.

“Vine para comprar mercadito, que es lo más importante, y llevar a mi madre al médico, que tiene cita para la vista (ojos) y que me hagan el favor de que me la operen porque en el Hospital Central no hay nada. Allá se tiene que comprar la gasa, los guantes, todo; usted no se puede enfermar”, dijo Leal en sus declaraciones.

Como él, muchos venezolanos y colombianos residentes en ese país pasaron el cruce fronterizo, evitando las trochas por donde se ha circulado de manera ilegal en los últimos años, con la esperanza de que se levanten por fin las barreras a la circulación entre los dos países.

Unos antecedentes

Una fuente cercana a la Cancillería le contó a este medio que los acercamientos entre Víctor Bautista,  secretario de Fronteras, Asuntos Migratorios y Cooperación de Norte de Santander y Freddy Bernal, conocido como el “Protector del Táchira”, arrancaron desde inicios de septiembre y finalizaron con el anuncio de la reapertura gradual de los pasos fronterizos.

“Todos estos acercamientos surgen como producto de una presión regional del gobierno local al gobierno central pidiendo la autorización para hacer acercamientos con Venezuela. En varias oportunidades el Gobierno de Duque no lo avaló por las posición que se tiene frente al régimen Maduro”, dijo el informante en declaraciones a los medios.

Sin embargo la reciente recién promulgada ley que establece la Política Nacional de Fronteras, sentó las bases para que dichos acercamientos se materialicen, pues en su artículo 16 permite adelantar procesos asociativos con las entidades territoriales de un Estado limítrofe de igual orden o nivel, para la conformación de “alianzas estratégicas que promuevan la preservación del medio ambiente, el fortalecimiento institucional y el desarrollo social, económico y cultural”.

La fuente indicó que esta base legal “permitió” las exploraciones  con Táchira. “Se comenzó a trabajar entre gobiernos locales y se materializó con un primer encuentro entre Bautista y Bernal en San Antonio (capital de Táchira) donde también participaron los gremios económicos de Norte de Santander. Allí se materializó la reapertura”.

No obstante, el encuentro siempre estuvo visto con cierto escepticismo, pues “no se tenía mucha confianza en la sinceridad del anuncio”.

No obstante, al día de hoy, la frontera se mantiene cerrada y se espera que las autoridades a nivel técnico se reúnan. “La idea es que se vuelva a activar la plataforma que permita los controles para los transporte de carga”, indicó la fuente quien precisó que también hay que hacer la revisión técnica de los puentes, pues estuvieron sin paso de vehículos por más de dos años.

Mirada de expertos

Varios analistas consultados por este medio coinciden en que este anunció tiene un trasfondo político de cara a las próximas elecciones  tanto en Venezuela, como en Colombia, pero no descartan que también sea el reinicio de las relaciones diplomáticas.

Julio César Henríquez Toro, doctor en Ciencias Políticas y conocedor de las relaciones entre ambas naciones, indicó que sí la reapertura se desarrolla de forma planificada, estructurada y organizada, sin dudas, será de amplio beneficio para la región.

“Cerrar las fronteras es una de las formas más crueles de reducir la libertad. Por el contrario, la apertura es una oportunidad de incluir sin excluir, afectando positivamente el comercio binacional e internacional. Se deben tener en todo caso las previsiones en materia de seguridad, para evitar que la delincuencia en ambos lados de la frontera encuentre nuevos escenarios para su accionar”, señaló el analista.

Para Henríquez en la actualidad son grandes los desafíos en temas migratorios, de salubridad pública, higiene, contrabando, trata de personas, narcotráfico, grupos ilegales y asistencia humanitaria para los refugiados, que deben atenderse “con prioridad mediante un tratamiento adecuado, preciso y eficaz, para que no sea peor el remedio que la enfermedad”.

“La reapertura era una necesidad imperiosa que no daba espera y debemos celebrarla, sin que eso signifique la aprobación o el repudio de las políticas públicas de los países vecinos”, dijo el académico.

Para el profesor de relaciones internacionales de la Universidad Javeriana, Mario Aller, el anuncio está eclipsado por la venidera contienda política que ambos países están a punto de enfrentar y a eso se le suma –“lo que no sabemos”– se han ido acordando en los diálogos que se están llevando a cabo en México entre el Gobierno y la oposición  en el vecino país.

“Venezuela está mal y Maduro, si quiere tener éxito en las elecciones, debe mostrarse bien hacia afuera y hacia su población. Él tiene claro que su socio natural es Colombia”, explicó el académico.

Aller sostuvo que, sin dudas, este acercamiento abre las posibilidades de un restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países. “Técnicamente no será una relación estable, debido a los antecedentes de desconfianza, pero queda claro sí que es una relación cuyos términos son complementarios: el uno necesita del otro”.

Por encima de las diferencias, los gobiernos de ambos países han mostrado voluntad para la apertura comercial y progresiva de los pasos fronterizos.

Los otros efectos del cierre 

El cierre de la frontera ha provocado la proliferación de cientos de pasos irregulares. La Policía Metropolitana de Cúcuta ha identificado la existencia de más de 39 pasos por esa zona del país a enero de 2021; mientras que el Ejército en La Guajira dice que son, al menos, 65. 

Pero este cierre aunado a la ruptura de las relaciones diplomáticas también ha dejado serias consecuencias. EL HERALDO conoció que desde 2019, la Cancillería colombiana tiene contratado a varios abogados venezolanos para que presten asesorías jurídicas a los casi 5.000 colombianos que se encuentran privados de la libertad en el vecino país. 

“Los colombianos en Venezuela están desasistidos, pese a que Bogotá tiene unos asesores jurídicos que trabajan con limitaciones”, indicó una fuente de la Cancillería.

*Varios datos fueron tomados de Efe

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.