El Heraldo
Spectrasonics
Centennials

El pianista sincelejano que triunfa en Los Ángeles

El artista, que fue merecedor de la beca Latin Grammy, afirma que quiere seguir creciendo profesionalmente sin olvidar sus raíces.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

A los cinco años un niño puede recibir muchos juguetes como regalo, pero en el caso del sincelejano Jesús Molina, recibió un piano por parte de su abuela. Este instrumento, que le cambió la vida desde ese instante, hizo  crecer en él su deseo de ser músico.

“Mi abuelita me da el primer piano que tuve y mis papás se dieron cuenta que empecé a tocar el básico del Cumpleaños feliz, solito, sin asistir a clases, y dijeron: este pelao va a ser músico, tenemos que apoyarlo. Por eso diariamente le doy gracias a Dios por el apoyo que he tenido de mis padres. Así me encantó el piano y sigo practicándolo todos los días”.

Jesús, en medio de su crecimiento como artista, no solo se enfocaba en  aprender sobre el instrumento que se convirtió en su pasión, sino que además se enfocó en crecer espiritualmente, una decisión que lo llevó a descubrir la verdadera clave de su éxito.

 “Definitivamente Dios es todo en mi vida. Yo soy lo que Él me permite ser y seré lo que me permita ser. Y qué honor y qué privilegiado soy de que Dios me elige a mí entre miles para cumplir sus sueños, pudiendo haber escogido a otra persona. Él es todo en mi vida”.

Como joven apasionado por la música, Jesús tenía conformado un grupo con sus amigos de Sincelejo, con los que decidió presentarse en una de las ediciones del Barranquijazz Festival, de donde salieron triunfadores, sin pensarlo. El artista hoy recuerda con agrado aquella participación en 2014, pues fue ahí cuando logró afianzar más sus ganas de ser músico.

“Ombe sí, qué privilegio, ganamos el Barranquijazz y me acuerdo tanto que fuimos y nos presentamos allí. Tocamos la musiquita que todo el tiempo estuvimos aprendiendo y ensayando. Fue una experiencia muy preciosa, un sueño enorme para mí porque Barranquijazz es uno de los festivales más prestigiosos de Colombia. Cuando ganamos dijimos: —Wow, Dios ha sido bueno—”.

Beca Latin Grammy
Después de terminar sus estudios en Berklee Jesús inició con contratos internacionales. Mark Heredia

Jesús, que empezaba a cultivar una carrera que le auguraba muchos éxitos, fue incentivado dos veces por su abuela, Aurita Molina Vitola, para que se inscribiera a la beca que cada año otorga la academia Latin Grammy por un artista que para ese entonces fue Juan Luis Guerra. Aquella oportunidad, que para el sincelejano era casi imposible de tener, se dio en su vida gracias a su talento, disposición y disciplina. 

“Mi abuela conocía mis sueños y todo lo que quería hacer. Recuerdo tanto que, cuando me decía que me presentara, yo le repondía: —No, abuelita—, pero ella me insistía diciéndome que eso era para mí, y yo seguía negativo, diciéndole que eso se lo ganaba cualquier ruso. Total me inscribí y lo metí sin fe, pero me llegaron los correos de finalista. Ante esto yo decía que me iba a conformar con ser finalista y cuando me dijeron que había ganado lloré de agradecimiento”.

Haber ganado la beca Latin Grammy para estudiar en el Berklee College of Music  fue un orgullo para el artista que, de niño,  había soñado en convertirse en músico.

“Llegar por primera vez a los Estados Unidos por la puerta grande, recibiendo la beca con una ceremonia increíble con profesores, alumnos, directores de la escuela de los Latin Grammy, fue un honor y un privilegio”.

Antes de ganar la beca en los Estados Unidos, Jesús fue rechazado en varias universidades del país para estudiar Música, la razón:  su promedio de las pruebas Icfes no le alcanzaba para ser admitido y poder cursar la carrera profesional.

“Hice dos veces el Icfes y definitivamente no fue para mí (risas). Me presenté en varias universidades y por el puntaje de las Icfes no me admitían. En 2018 me llamó una de esas universidades para hacer una Master Class y no se acordaban de mí (...) Cuando  inicié la conferencia dije: —Qué irónico y cómo es la vida que nos sorprende cada día. Hoy por hoy estoy aquí en esta universidad donde me cerraron las puertas y ahora me traen a darle una conferencia a los estudiantes—. Fue un minuto de silencio y de risas después”.

Convertirse en 2016 en el ganador de la beca y embajador de los Latin Grammy fue un gran reto para el pianista que además tiene raíces momposinas y tulianas.

“Es un orgullo llegar a esa escuela y ser embajador de los Latin Grammy que, por ende, tienes que dar lo mejor de ti y a mí me lo dijeron y enseguida me metí en la cabeza que tenía que ser uno de los mejores.  Gracias a Dios eso hice todo el tiempo que estuve en la escuela. Fue un gran reto por el inglés, pero sobre todo por la cultura. A uno le hace falta la yuca con el suero de acá y eso allá no lo hay. Fue un proceso increíble el conocer tantas culturas”.

Después de haber estado como becado de los Latin Grammy, Jesús firmó uno de sus primeros contratos disqueros con franceses y,  además, consiguió el patrocinio de varias marcas internacionales de pianos de países como Suecia y de muchos artistas a nivel mundial como Juan Luis Guerra, Felipe Peláez, Derek Jones, John Patitucci y Jesús Adrián, entre muchos otros. 

Jesús, quien no solamente cambió de cultura sin olvidar sus raíces, para crecer profesionalmente también dio un cambio extremo a su físico.

“En el proceso de latonería y pintura (risas) me realicé una operación, me recortaron el estómago y así pude lograr bajar de peso. Después de estar en 150 kilos estoy en 83. De vez en cuando en 82, cuando me porto bien. Para mí eso era un gran sueño. Me resultaba casi imposible poder entrar a un almacén y coger la talla S porque no podía; pero bueno, seguimos cuidándonos para mantenerlo”.

Proyectos y actualidad
Jesús estará como invitado en uno de los episodios de la nueva temporada de ‘A otro nivel’. Mark Heredia

El pianista se encuentra trabajando al lado de Noel Schajris, cantante, compositor y ex integrante del dúo Sin Banderas, al que pronto veremos en el programa A otro nivel como jurado y donde también estará Jesús en uno de los episodios como invitado.

“Eso ha sido un honor, recuerdo tanto que el maestro subió un video y yo le coloqué un comentario, él me seguía también y me escribió que sería increíble hacer música juntos y me acuerdo tanto que yo estaba en Suecia y ha sido un honor porque no solo ha sido mi jefe sino un increíble amigo que ha estado en las buenas y en las malas”.

Jesús Molina, el pianista que salió de Sincelejo a conquistar el mundo, recuerda siempre su tierra y sus raíces por eso a pesar de estar radicado hace más de cuatro años en los Estados Unidos va y viene a encontrarse con su madre, su tía universal, familiares y amigos.

En sus próximos proyectos —asegura— está su meta clara de seguir creciendo artísticamente.

“Música y más música es lo que deseo hacer, también seguir creciendo de una manera tranquila porque he logrado muchas cosas que jamás pensé que iban a pasar y lo único que quiero es seguir siendo inspiración y un ser de bendición”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • artista
  • Piano
  • Latin Grammy
  • becas
  • Artista de Colombia
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web