El Heraldo
Un grupo de niños disfrutando de una jornada organizada por la Fundación Tecnoglass en la Ventana al Mundo de Barranquilla. Jeisson Gutiérrez
Sociedad

Día del niño: Seis pequeños que sueñan en grande

Una estudiante ejemplar, un ciclista destacado, un cuentero, un bailarín, un niño mago y una niña apasionada por la lectura, manifiestan sus logros y habilidades en el marco de la celebración del Día del niño a nivel nacional.

Hace 21 años, cada 30 de abril se conmemora el Día del niño en Colombia. En esta fecha se resalta el papel de la primera infancia en la sociedad, promoviendo sus derechos y desarrollando actividades para su disfrute y bienestar.

En celebración de los niños los eventos que se desarrollan en torno a este tema buscan visibilizar algunas realidades de los infantes e impulsan los derechos de niñas y niños de todo el territorio nacional. En especial el derecho al juego, indispensable para fomentar su desarrollo integral, durante el mes de abril varias organizaciones e instituciones de diversa índole concentra su atención y esfuerzos para ejecutar programas y actividades en las que se involucran a los niños, para que hagan parte de ellas y se vinculen a procesos de bienestar.

En El HERALDO conversamos con 6 niños barranquilleros que por sus talentos y disciplina se han destacado y hoy son referentes dentro de sus comunidades. A continuación, presentamos sus historias que a través de sus actos, se convierten en pequeños que se han hecho grandes.

Juana Estrada, barranquillera que irá a la NASA. Orlando Amador
“Ahora estaré más cerca de las estrellas”: Juana Valentina Estrada Díaz

Juana Estrada es la niña barranquillera que quiere seguir descubriendo un universo de posibilidades. Con tan solo 13 años de edad tendrá el privilegio de visitar el Space Center de la Nasa en Houston, TX, Estados Unidos.

La barranquillera cursa noveno grado en la Institución Educativa Distrital San Gabriel, fue seleccionada por la Fundación She is a través del programa ‘Ella es Astronauta virtual’. En el país fueron escogidas un total de 35 niñas.

Este programa de intercambio académico y cultural es producto de la alianza que existe entre la fundación She is y el Space Center de la Nasa, además del apoyo que recibe la fundación de organizaciones como: Ecopetrol, Odinsa, Opain, Fundación Vinci, Fundación Colombianitos, Pavimentos Colombia, entre otros aliados.

‘Juanita’, como le dicen por cariño sus familiares y amigos, no recuerda exactamente la fecha en la que comenzó a enamorarse de las constelaciones y el espacio exterior. Aunque, su madre, Any Diaz, si recuerda con gran presión que a los 7 años su niña, hacia méritos para disfrutar de su plan preferido, ir de visitar al planetario.

“Mis expectativas son muy altas. Cuando dicen Nasa, uno se me imagina extraterrestres, planetas y universos paralelos, pero yo realmente espero conocer astronautas, conversar con ellos y que me cuenten sus experiencias en el espacio”.

Por el momento, la niña tiene dos preocupaciones. La primera es seguir cumpliendo con sus deberes en el colegio y la segunda es su maleta para el viaje, en la cual desea llevar la camiseta del Junior de Barranquilla.

Para ‘Juanita’, viajar a conocer la Nasa es una experiencia que desea compartir con su comunidad: “Yo cuando llegue del viaje estoy comprometida a contar todo lo que viví en el Space center, quiero hacer un blog en línea que me permita llegar a muchas más personas y poder inspirar a otras niñas y a otros niños a que persigan sus sueños”.

A pesar de los méritos que le permitieron ser seleccionada para vivir esta experiencia científica, Juana también tiene otros talentos, es la editora del periódico escolar, le encanta cantar y bailar música pop de todas las épocas, además de jugar futbol como delantera en un equipo femenino.

Juana sueña con ser ingeniera aeroespacial y está trabajando por ello. En su colegio es una alumna destacada y bajo la dirección del profesor Erquinio Taborda hace parte del SICE (semillero de investigación científico educativo), un espacio académico en el que potencian las habilidades investigativas de los estudiantes.

El niño Wilson García en medio de una competencia. Orlando Amador
La bicicleta que pedalea los sueños de Wilson García De la Hoz

Una bicicleta se convirtió en el gran motor del barranquillero Wilson García De la Hoz, de 11 años para perseguir el sueño que desde sus cuatro años empezó a materializar. La pista de bicicrós del Jardín Botánico en el barrio La Victoria de la ciudad fue el primer escenario de Wilson para dar a conocer las destrezas que a su corta edad ya poseía.

Desde el 2018, las duelos y las competencias se transformaron en los eventos preferidos del pequeño que durante ese año, plasmó su nombre en las contiendas nacionales e internacionales de BMX, logrando así ser Campeón Nacional Principiante en 2019; Campeón Nacional Expertos 10 en 2021, Mejor Deportista Varones 2021; Subcampeón Panamericano 2021 en Perú y recientemente fue Campeón de la Sexta Válida Nacional.

Esos reconocimientos le han atribuido disciplina y constancia al deportista que a diario dibuja en su mente el anhelado momento de tener en sus manos el trofeo que lo acredite como Campeón de BMX en unos Juegos Olímpicos.

Para ello, Wilson se dirige cada día al gimnasio de 4:00 p.m. a 6:00 p.m. e inmediatamente realiza un entrenamiento en pista hasta las 8:00 p.m. luego de una jornada de clases que finaliza a las 2:00 p.m.

“Mi sueño es ser campeón olímpico y sé que si entreno duro voy a poder alcanzar mi sueño”, dijo el niño.

Mes a mes su familia se desplaza desde el barrio Urba Playa a la ciudad que protagonizará una nueva competencia. Cotidianidad que para su padre Wilson García Vallejo es un goce y orgullo. “Es una emoción y orgullo verlo crecer. El deporte los aleja de cosas malas”.

Samuel Villanueva narrando un cuento de su autoría. Orlando Amador
Samuel Villanueva, un apasionado cuentero

‘Simón el bobito’ fue la historia que adentró a Samuel Villanueva en el mundo de la oralidad. Desde muy pequeño su amor por la lectura fue notorio, sin embargo, a los ocho años se conoció narradores contando historias y desde ese momento supo que quería estar haciendo lo mismo.

En su casa, parque o colegio, comenzaba a contar historias a quienes se encontrará en el lugar. Su primer reconocimiento fue en la institución donde estudia cuando compitió con otros niños en un concurso de oralidad y resultó ganador.

Samuel participó en concursos intercolegiales que realiza el Festival Internacional de Cuenteros ‘El Caribe cuenta’, resultando ganador en su tercera oportunidad. Inmediatamente, se incorporó al colectivo de narración oral ‘A narrar se dijo juscarajo’ que dirige la narradora barranquillera Iveth Hernández.

“Me siento muy contento el ser parte del colectivo, estoy muy agradecido con mi profesora Iveth por todo lo que me ha enseñado. Ha sido muy importante en todo mi proceso como narrador, gracias a ella he podido viajar, aprender y seguir haciendo esto que tanto me gusta”, expresó Samuel.

Este pequeño narrador estudia en la Institución Educativa Distrital Técnica Bilingüe Jorge Nicolás Abello, y actualmente es un referente para sus compañeros  de grado que al verlo narrar se han interesado en la magia de las historias.El pequeño artista  pretende dejarles mensajes por medio de sus historias a niños y niñas que lo escuchan contar. Cuando sube a los escenarios se entrega de tal manera que el público sin distinción de edad quedan atrapados con su narración.

Un bailarín con mucho ‘flow’ quiere tocar la cima
Camilo Giraldo durante un movimiento de baile. Orlando Amador

Camilo Giraldo se mueve al son que le toquen. El pequeño bailarín de 8 años se robó miradas y ovaciones en el reciente Carnaval de Barranquilla 2022.

Su particular manera de moverse y amplia sonrisa contagiaron de alegría a los espectadores que afirmaban el apodo que se le atribuye: ‘El gordito del flow’. Su contextura gruesa no le ha impedido resaltar en el arte que lo enamoró. Camilo convirtió su cuadra ubicada el barrio Rebolo, en el Suroriente de la ciudad en su pista de baile preferida desde los cinco años. Allí tuvo sus primeros espectadores y la motivación para seguir realizando la actividad.

Ante ello, sus padres decidieron ingresarlo a la comparsa Rumbón de las Nieves, grupo del que hizo partícipe en las Carnestolendas, así como en la agrupación de danza del colegio Social Don Bosco, en el que cursa segundo grado.

Con más de 11 mil seguidores en Instagram, cuenta que es administrada por su padres, el niño ha logrado un reconocimiento que logró reforzarse con su empatía.

Sus padres afirman que los mensajes que a diario recibe son positivos, en donde logra robarle una sonrisa a todo el que lo ve. El confinamiento fue un momento para crecer en Camilo. El niño incluía en sus quehacer diarios ver videos de baile para imitar a los coreógrafos que publicaban sus tutoriales en redes sociales. Por ello, Camilo descubrió que esta es la vocación que quiere seguir desarrollando el resto de su vida. “Mi mayor sueño es ser un bailarín profesional y ayudar a las personas a que cumplan sus sueños”.

Para su madre Yulineys Contreras, es un orgullo y regocijo hacer parte de la historia de su hijo.

“Tiene un movimiento muy bonito en su cuerpo, muchas energías No mide el cansancio. Le da más emoción ver que todos lo apoyan”.

Thiago Méndez, un pequeño ‘gran mago’
Thiago Méndez realizando trucos de magia. Orlando Amador

La magia siempre ha estado presente en su familia. Su corta edad no ha sido impedimento para hacer lo que le apasiona: subir a un escenario y maravillar al público con sus trucos. Thiago Andrés Méndez Salcedo es un niño barranquillero que tiene ocho años y se siente orgulloso de seguir con este legado que comenzó su abuelo fallecido, el ‘Mago Jampier’, un reconocido ilusionista de la ciudad.

Su interés comenzó desde los cinco años cuando vio por primera vez a su madre realizando un truco y no haber podido encontrar las respuestas a tal acto. Han transcurrido tres años desde entonces y hoy en día cuenta con seis trucos que se conoce al derecho y al revés perfectamente.

A pesar de no haber conocido a su abuelo, este ha logrado demasiada influencia en la vida de Thiago por medio de fotografías familiares e historias que su madre le cuenta de él.

“A mí me gusta la magia porque mi abuelo hizo magia y mi mamá también, entonces quise aprender y mi mamá me ha estado enseñando desde los cinco años”, expresó Méndez.

Thiago mira constantemente una fotografía que tiene en su casa donde aparece su abuelo actuando una presentación, él quiere vivir ese momento especial que tuvo aquel mago que lo guía y cuidad desde el cielo.

“Mi sueño es ir a San Andrés y hacer magia allá, porque desde niño vi una foto de mi abuelo mago en un evento y por eso quiero ir”, indicó Méndez.

Este niño a la hora de subir en los escenarios convierte su realidad y la de aquellos niños asistentes en universos completamente llenos de fantasía, sin explicación alguna por medio de los trucos que domina a la perfección. Por medio de la magia puede regalar momentos de felicidad a niños con él.

Alexandra Mendoza Cervantes, una niña amante de los universos literarios
Alexandra Mendoza ha leído más de 30 libros a su corta edad. Orlando Amador

Desde sus siete años conoce múltiples universos literarios. Alexandra Mendoza Cervantes es una niña barranquillera que desde muy pequeña despertó el gusto por la literatura, lo que hoy en día a sus diez años la ha convertido en una excelente lectora.

En el estudio de su casa hay una pequeña biblioteca donde reposan de manera ordenada los libros de ella y de sus padres. Cada uno de ellos son tesoros que cuida y valora como ella cree que es debido.

Entre sus libros favoritos se encuentra la saga de Harry Potter y el extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

Es consiente que para muchos niños puede resultar aburrido leer, sin embargo, ella aclara que únicamente te puede resultar aburrido si se lee un tema que no es llamativo para los niños.

“Muchos niños pueden decir que leer es aburrido, pero es porque no leen libros con temas que les gustan, por ejemplo a mí me gusta la magia, el suspenso y eso lo tiene Harry Potter, por eso me gusta mucho esta saga”, expresó Mendoza.

Normalmente, lee libros que para ella le son muy atractivos, luego se da cuenta de que existe una película y de esa manera complementa la información que se puede omitir en cualquiera de los dos formatos. Sin embargo, a veces sucede lo contrario, visita el cine en compañía de su familia, luego descubre que existe un libro y se interesa por él. Ale en su escuela refuerza por medio de clubes de lectura esta pasión que descubrió desde muy pequeñas, su familia se encuentra orgullosa de ella. Seguirá devorando libros como lo ha venido haciendo y espera seguir conociendo muchas más historias que la ayuden a insidiar y aprender.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.