Rincón Juniorista | EL HERALDO

El Heraldo
José Varacka (Q.E.P.D). Archivo
Rincón Juniorista

“El Varacka que yo conocí...”: palabras de Julio Comesaña

En un escrito para EL HERALDO, el actual técnico del Junior recuerda al ‘Puchero’, a quien conoció en el año 1968, en Gimnasia, para luego reencontrarse con él en el equipo rojiblanco.

*Por Julio Comesaña
Técnico del Junior

José Varacka ha tenido, en mi vida personal y en el fútbol, una gran importancia. Fue un hombre que me marcó, porque yo no lo conocí en Colombia, lo conocí en el año 1968, cuando me compró Gimnasia para jugar en la tercera división. A los tres meses de estar ahí, llegó José procedente de Chile. Lo trajeron a dirigir a Gimnasia, y a los poquitos partidos, ascendió a dos jugadores, a Pedraza y a mí. 

Tengo grabado siempre la primera reunión que tuvimos con él, porque remarcó unas de las cosas en las que siempre insistía, la lealtad y el respeto. Era un hombre de carácter fuerte y era muy apegado a esas cosas que llamamos ‘códigos del fútbol’.

Conmigo, en esa etapa en Gimnasia, fue un hombre demasiado importante, cariñoso, me dio la oportunidad de debutar en primera división en Argentina, de jugar, y me llevó a compartir mucho con su familia. Tuvimos una relación muy fuerte. 

Después, estando yo acá, él vino al Junior, así que ya lo conocía. Yo había dejado de verlo por mucho tiempo. Recuerdo una anécdota. El primer partido con él como DT fue contra el Cali, perdimos 1-0, con gol de Ángel María Torres. Volvimos a la concentración en la carrera 38, cenamos y después estábamos ahí abajo, todos tristes, lógicamente, y preocupados, porque habíamos perdido, había llegado un nuevo entrenador y nadie lo conocía. José llegó a donde estábamos nosotros, bien vestido, traía un pollo y una botella de whisky, y nos dijo: ‘el que quiera comer un poquito de pollo o el que quiera acompañarme con una copa, que suba’. Al final fuimos como ocho o nueve jugadores, y nos pusimos a conversar de fútbol, del Junior, del equipo, de todo. Tomamos con él, nada de borrachera, pero se fue alargando la cosa hasta la madrugada. Recuerdo que al final, bien tarde, nos levantamos y nos dijo: ‘no se preocupen con contarle a Fuad Char que estuvimos aquí tomándonos unos whiskeys, porque yo ahora las 8 de la mañana, cuando él llegue la oficina, se lo voy a decir’. Nos causó una sorpresa y una impresión grande, porque nadie nos había hablado así nunca. Con una naturalidad y una simpleza única. 

Después me quedó la sensación que durante ese torneo él se dedicó a observar detalladamente al plantel, los comportamientos, qué jugábamos, qué hacíamos, qué no hacíamos y empezó a mostrarse como entrenador verdaderamente. Pero dejó que las cosas corrieran. Y bueno, eso no terminó bien, recuerdo que él recibía ataques permanentes de la prensa, de la gente en la calle. Hubo una revolución tremenda con su presencia, a tal punto que se tuvo que ir.

Después yo estando en Montevideo crucé a Buenos Aires y fui a visitarlo a su apartamento, estuvimos charlando de todo. Recuerdo que me dijo: ‘no creo que me llamen más (del Junior)’. Y bueno yo me vine para acá y empezaron los trabajos. De pronto las cosas se enderezaron y Varacka volvió (a Junior). Y cuando volvió, hizo lo que hizo, y ahí mostró una de sus características más importantes, la claridad para elegir lo que iba hacer, lo que quería hacer y con quiénes lo iba a hacer. La tarea que él quería hacer necesitaba gente con determinadas características para cambiar algo que hacía parte de la historia del club, la vistosidad, pero que no le había permitido al club logros importantes. 

José Varacka, Javier Castell y Pelé. Archivo

Entonces armó un grupo al que le llamaban ‘el equipo de los obreros’, un equipo luchador, táctico, estricto en su trabajo, que defendía muy bien y hacía goles. Aquí en Barranquilla los equipos casi nunca podían pasar la mitad de la cancha, porque manteníamos lo que hoy llaman la presión alta y nadie podía salir de ella. Recuperábamos el balón y hacíamos las famosas transiciones de las que tanto hablan ahora, de ataque a defensa o de defensa a ataque. Presionábamos, robábamos la pelota, hacíamos goles y ganábamos los partidos. Era un equipo muy duro, que empezó a mostrar que por ese camino se podía lograr un título.

Para 1977 todo mejoró con la llegada de Alfredo Arango y de Juan Ramón Verón, que fue la frutilla que le hacía falta a la torta. José volvió a mostrar su capacidad, en ese sentido, para armar y conducir el equipo. 

Con Varacka todo el mundo sabía quién era el que mandaba, no había dudas de nada. Era un hombre respetuoso, pero con carácter. En ese equipo la trayectoria de un jugador era respetada, pero no estaba por encima del entrenador. Esas cosas ubicaban rápidamente a la gente y todo caminaba a la perfección. 

Y los muchachos colombianos, que fue una generación buena, aprendieron y mejoraron en sus temas contractuales. José estaba muy pendiente de la vida personal de cada uno de ellos, de la familia y de todas sus cosas. Había mucho extranjero, pero la base siempre fue la de los muchachos colombianos que estaban acá, que respaldaban todo ese trabajo, hablamos de ‘Rafa’ Reyes, Óscar Bolaño, Gabriel Berdugo, ‘Toto’ Rubio, Dulio Miranda y otros más que fueron pasando. Si miran la cantidad de partidos que jugaron, ya uno tiene la prueba de quiénes sostenían el andamiaje del equipo. De mitad del campo hacia adelante llegaron extranjeros buenos, que marcaron la diferencia. Verdaderamente era un buen equipo.

Yo creo que también José hizo que Fuad Char tomara un nuevo rumbo en el fútbol, porque él sostenía al Junior y mantenía todo, pero nadie le había indicado el camino, nadie lo había orientado. Varacka lo hizo. Y desde su llegada Fuad pasó a ser, poco a poco, un líder en el tema deportivo con Junior a nivel nacional. Ellos tenían una muy buena relación, muy cercana, muy amistosa.

Por eso siempre diré, que hay un antes y un después en Junior desde la llegada de José Varacka.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.