El Heraldo
Fotografía de archivo del 19 de julio de 2018 que muestra al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega. Agencia EFE
Mundo

Nicaragua acude a las urnas entre el miedo y la apatía

Con siete candidatos encarcelados este país elegirá presidente en un proceso cuestionado. Daniel Ortega busca reelegirse en el cuarto periodo de cinco años.

Este domingo, unos 4,4 millones de nicaragüenses tendrán la oportunidad de votar para elegir a su presidente y vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Las elecciones de Nicaragua se desarrollan en medio de una crisis sociopolítica que inició en 2018.

Daniel Ortega, quien gobernó de 1979 a 1990, y recuperó el poder en 2007, busca su tercera reelección seguida, para un cuarto mandato de cinco años consecutivos y segundo con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta.

El líder de Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), cumplirá 76 años el próximo 11 de noviembre, los últimos 42 con un dominio casi absoluto de la política nicaragüense.

La oposición y diversos países han rechazado las elecciones porque las consideran “fraudulentas” y por su falta de legitimidad, al celebrarse con siete opositores que aspiraban a ser candidatos presidenciales encarcelados, y sin la observación de la OEA ni la Unión Europea (UE).

Con Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro, Miguel Mora, Medardo Mairena y Noel Vidaurre, los opositores detenidos por “traición a la patria”, Ortega asegura la victoria. 
Así eliminó a tres partidos opositores, mientras que otros dos aspirantes a la Presidencia por la oposición optaron por el exilio tras conocer órdenes de captura en su contra.

De acuerdo con Mauricio Jaramillo Jassir, profesor de la Universidad del Rosario, la crisis del sistema político en Nicaragua se agudizó en 2014 cuando la Asamblea aprobó la reelección indefinida de Daniel Ortega. “A partir de este momento se ha venido presentando una erosión grande con un sistema cargado a favor del oficialismo”, detalló.

Recientemente se presentado dos informes sobre la situación de derechos humanos en este país, uno de Naciones Unidas y otro de CIDH, donde se da cuenta de persecución a la oposición, presos políticos, detenciones arbitrarias y otros.

“Hay mucha tensión y un ambiente de polarización y las encuestas hablan de un porcentaje significativo de nicaragüenses que no cree en la legitimidad de las elecciones. El hecho de que haya tantos aspirantes  sin el derecho de presentarse crea una polarización muy riesgosa”, agregó.

Rechazo internacional

Legisladores de Estados Unidos, Latinoamérica y Europa rechazaron “las elecciones fraudulentas” en Nicaragua. Así lo expresaron en un comunicado conjunto 17 presidentes de Comités de Relaciones Exteriores en los legislativos de países como EE. UU., Colombia, Costa Rica, Ecuador, España, el Reino Unido, Ucrania, Estonia, Letonia, Ucrania, así como del Parlamento Europeo.
“Rechazamos enfática y rotundamente los resultados de estas elecciones falsas, las cuales ya fueron determinadas de manera fraudulenta y vergonzosa”, dice la nota publicada por la oficina del senador estadounidense Bob Menéndez, presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta de EE. UU.

Los legisladores lamentaron “el desmantelamiento de la democracia” en el país centroamericano bajo el Gobierno de Daniel Ortega y de su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, nombrada por su marido “copresidenta” de facto del país.

Además, Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea (UE) han advertido de sanciones tras los comicios del  domingo entre cuestionamientos a su legitimidad.

Con censura

Para este proceso electoral, las autoridades de Nicaragua no le han permitido la entrada a periodistas de varios medios internacionales, como el estadounidense The Washington Post o el rotativo francés Le Monde, y no han acreditado a la prensa nacional y extranjera en Nicaragua para que tengan acceso a los centros de votación.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina Regional del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos para América Central y República Dominicana (OACNUDH) expresaron su “preocupación por esas negativas”.

La organización Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua (PCIN) exhortó a las autoridades a garantizar el libre ejercicio durante la cobertura a ese evento.

La estrategia de Ortega

Luis Felipe Vega, profesor de Ciencia Política en la Universidad Javeriana, asegura que el modelo aplicado por Ortega en este proceso electoral obedece a las lógicas de un “stalinismo criollo” donde se aniquila la oposición por medio de un aparato judicial cooptado.

“Es aplicar una aplanadora a los contradictores y ahora la pregunta es ¿cuál va ser la reacción que van a tener los demás países de América Latina al respecto? Ya hemos visto que la OEA no tiene una capacidad de generar presión política y por otro lado, la alta comisionada de las Naciones Unidas para Nicaragua no ha hecho mucho”, agregó.

 Señaló que Ortega tiene claro que cuenta con dos socios internacionales muy fuertes que son Rusia y China. A estos su suma Venezuela que es su socio.

“Aplica casi que la misma dinámica de Putin con la oposición. Es una lógica clásica, un modelo stalinista reactualizado”, añadió.

En cuanto a China, se establecido importantes empresas en ese país y ve a Nicaragua como un eje importante en su modelo geopolítico de expansión. También está el proyecto de construir allí un canal que sería paralelo al de Panamá.

No se esperan cambios

El profesor Vega afirmó que no ve posible cambios en Nicaragua, al menos a corto o mediano plazo, teniendo en cuenta la estructura política que hay en la región.

Ve como una alternativa que se pueda realizar una negociación donde participen los gobiernos de América Latina y que busque garantizar un proceso de apertura y transición. 

“Se tendrían que sentar un grupo de líderes importantes donde tendría que estar incluido Venezuela y en una conversación abierta con Rusia y con China”, precisó.

No obstante, advierte que un proceso de esta naturaleza convertiría a Nicolás Maduro en un actor importante en un proceso de transición democrática en un país de América Latina. “Sería como decir necesitamos a un dictador para deshacernos de otro dictador”.

Otra salida sería un proceso de negociación interno donde también deberían entrar militares de ese país, lo cual no es probable.

El profesor Jaramillo Jassir aseguró es posible un cambio si se presentan rupturas en el interior del sandinismo, como ya se ha dado, y que la oposición tenga una actitud valerosa para una negociación para una transición política con intermediación de la comunidad internacional.

“Podrían darse cambios en un escenario de negociación, pero soy escéptico de que se logren con sanciones pues los casos de Venezuela y Cuba han demostrado que no tienen efecto y que castigan a los más vulnerables”, agregó.

El candidato a la presidencia del partido Alianza por la Republica (APRE), Gerson Gasparin. Agencia EFE

Relaciones con Colombia

El profesor Jaramillo Jassir dijo que las relaciones con Colombia son muy frías, pero se mantiene una misión diplomática en Managua. El principal tema entre ambos países tiene que ver con las fronteras marítima y las dos demandas en la Corte Internacional de Justicia de La Haya que instauró Nicaragua contra Colombia.

Una demanda es por supuestas violaciones de derechos soberanos y espacios marítimos en el mar Caribe. El otro proceso es sobre la delimitación de la plataforma continental más allá de las 200 millas náuticas desde la costa nicaragüense y que involucra al archipiélago de San Andrés.

Las demandas de Nicaragua tienen su origen en el fallo en su contra por una primera demanda contra Colombia ante la Corte Internacional de Justicia, que no le concedió soberanía sobre las islas de San Andrés, Providencia, Santa Catalina y los cayos. 

Por su parte el profesor Vega dijo que el tema de San Andrés es una cortina de humo para generar una pérdida de presión interna frente a la crisis institucional y para manejar sectores críticos de la opinión.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.