Mujer E Igualdad | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Captura de video.
Mujer e Igualdad

La hipersexualización y su peligrosa relación con la pedofilia

Este fenómeno, en el que las niñas se vuelven objeto de características sexuales precoces es patrocinado por una sociedad que las pone en alto riesgo.

Una niña desafía a su familia religiosa y se topa con una cultura liberal de la que no querrá huir. Amy, una adolescente fascinada por las coreografías de baile de su vecina y su grupo de amigas, chocará fuertemente con los valores tradicionales de su madre que profesa la religión islámica. Esta es la sinopsis de la película francesa Cuties, que ha sido objeto de controversia en las últimas semanas.

La pequeña Amy, con ansias de escapar de su realidad, se une a estas niñas bailarinas de twerking. Ahí descubre que se puede volver popular en las redes sociales mostrando su talento en el baile harán que sea más popular en redes.

La producción cinematográfica recibió el Premio a mejor dirección dramática y el gran premio del jurado en el festival de Sundance, entre otros reconocimientos.

Sin embargo, Netflix se vio obligado a cambiar la imagen y la sinopsis de la película, la cual profundizaba “en el baile sexy de unas jóvenes adolescentes”. El gigante digital fue acusado de incitar a la pedofilia por un póster promocional en el que aparece una imagen “sexualizada” de las niñas protagonistas en medio de una coreografía.

“Es una cinta premiada y una historia poderosa sobre la presión que las niñas enfrentan en las redes sociales y por parte de la sociedad mientras crecen”, afirmó la plataforma de streaming que pidió disculpas públicamente a los usuarios.

Para la psicóloga clínica María Eugenia Reatiga, a sociedad moderna, ha inyectado en el subconsciente de los padres actuales, la necesidad de atribuir características de la vida adulta a sus hijas. Factores como los concursos de belleza, el mundo de la moda, el sexo prematuro hasta  canciones con mensajes fuertes, son algunas de las causas de la hipersexualización.

Como “miniadultas”, las niñas son condenadas a la búsqueda del cuerpo y aspecto “perfecto”. La moda ha traído consigo apariencias basadas en figuras imposibles y cánones que desnaturalizan lo humano, un vacío profundo que deja a la deriva la inocencia de las pequeñas, explica la profesional.

La psicóloga define a la hipersexualización como “un fenómeno en el cual un menor se vuelve objeto de características sexuales precoces“. En últimas, una “niña no está lista para responder en un sentido genital”.

En este mismo sentido, la experta en protección de niños y adolescentes en entornos digitales, Viviana Quintero, explica la hipersexualización como un factor de riesgo que impulsa a que las niñas consuman y produzcan “contenido sexualizado y sean más vulnerables al abuso o explotación sexual”.

También enfatiza en que comúnmente, a las niñas se les atribuyen características, ademanes o comportamientos que corresponden a una visón sexualizada de la mujer. “Hay atuendos que de cierta manera hacen ver a las menores de una manera más atractiva para el sexo masculino” comenta.

Específicamente, el auge del modelaje infantil ha desencadenado la preocupación de ciertas instituciones, voceros, y defensores de los derechos de los niños, generando cuestionamientos en torno a por qué las niñas deben estar maquilladas y vestidas como adultas en pasarelas de modelos profesionales.

Desde la psicología, señala Reatiga, podría afectar su desarrollo, su salud mental y psicológica, que pueden propiciar enfermedades como ansiedad, depresión, insatisfacción corporal, además de trastornos alimenticios, como anorexia y bulimia.

Sexo a temprana edad

Según Quintero, el sexo prematuro también supone un “gran riesgo”. La presión que ejerce este tema, está relacionado con los estereotipos de lo que significa ser mujer, enalteciendo a la figura femenina como un objeto para satisfacer al hombre, lo anterior envuelto en el  machismo.

Cuando la niña muestra conocimiento de relaciones sexuales explícitas y la aplica en sus juegos, es un hecho, según comenta Claudia Sánchez, experta en temas de violencia sexual, de la hipersexualización reflejada en la autoestimulación. Es en ese momento cuando cruza el límite de la “exploración del cuerpo”, que es lo “normal”, para pasar a un acto morboso y exagerado.

Pedofilia: el enemigo acecha
123RF

 “Cuando se comienza a atribuirle características sexuales a las niñas,  y hacerlas aparentar como adultas, puede generar automáticamente el imaginario de que la actividad sexual con menores de 18 años puede ser algo normal”, afirma Viviana Quintero.

La profesional concluye diciendo que la hipersexualización de las niñas es uno de los factores que inciden en la pedofilia, por lo tanto se constituye como un riesgo para ellas.

Por su parte, Claudia Sánchez, desde su perspectiva profesional asegura que la hipersexualización puede volver a las niñas más “vulnerables” por la curiosidad que despiertan los temas sexuales a temprana edad. Justo ahí “quieren conectarse con un adulto que les diga lo que quieren oír y se vuelven manipulables”. Aclara la especialista que esto no las hace culpables de ningún tipo de abuso.

Finalmente, la psicóloga recomienda entablar diálogos con la niña cuando se nota algún patrón hipersexualizado, no para regañarla o juzgarla, sino para averiguar cuáles son las influencias que la impulsan a actuar de esa forma para orientarla. Dependiendo de la magnitud del problema, se determinará si requiere asistencia profesional, manifestó.

El boom del internet y las redes sociales

Con respecto a los contenidos digitales, la experta Claudia Sánchez es consciente de que se han tergiversado los mensajes dirigidos a las niñas, en los que se les muestra cómo a través del erotismo, pueden obtener grandes beneficios sociales, entre ellos la aceptación en redes sociales.

La pornografía también representa un peligro a gran escala. Al exponer contenido sexual, este “transmite una cantidad de información equivocada, invitando tanto a niños como a niñas a seguir esos patrones”, explica Sánchez, miembro de la ONG Grupo Opciones y especialista en temas de violencia sexual.

“La hipersexualización no es nueva, pero con la influencia del Internet ha aumentado de manera exponencial. Pasan de ser comportamientos naturales a comportamientos sexualizados cuando la conducta se vuelve repetitiva y no es impulsada por la curiosidad innata de la menor en su etapa de infancia (...) Aunque la niña quiera actuar como grande trate de no estimularla y no volverse su cómplice porque eso no le ayudará a vivir su niñez. Tampoco se deben evadir las inquietudes sexuales que le puedan surgir a la pequeña, eso hace parte del crecimiento”, aconseja Sánchez a los padres.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • jóvenes
  • niña
  • pedofilia
  • Redes Sociales.
  • Sexo
  • sexualidad
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web