El Heraldo
123 RF
Mascotas

El ABC de la sana convivencia con mascotas en los edificios

Manejo de las heces, el no uso del bozal o dejar solo mucho tiempo al perro puede generar conflictos. Aquí, algunos consejos para evitarlos.

Es una realidad que la presencia de una mascota en el hogar puede mejorar la salud física y mental de las personas. Asimismo, los amos deben procurar el bienestar del animal, ofrecerle las mejores condiciones posibles y retribuirle todo el afecto que ellos brindan.

Sin embargo, como se expone en redes sociales y lo denuncian grupos animalistas, existen dueños de mascotas que no les otorgan la mejor calidad de vida y terminan afectando, además, el bienestar de sus vecinos. Esto ocasiona que la tolerancia y el respeto por el derecho de los demás se pierda en una propiedad horizontal.

Hay situaciones que ponen en riesgo el buen vivir de un propietario, ya sea por el dueño de una mascota o por el que no la tiene. En cualquiera de los dos casos, la invitación es a propiciar espacios de diálogo que den solución a estas problemáticas.

El canino en áreas comunes

Silvia Padilla Zárate, presidenta de la Lonja de Propiedad Horizontal seccional Atlántico, indica que lo primero que debe tenerse en cuenta sobre la presencia de mascotas en edificios es la Ley 2054, que salió el 3 de septiembre de 2020.

“No podrán prohibirse el tránsito y permanencia de animales domésticos o mascotas en las zonas comunes de propiedades horizontales o conjuntos residenciales. Los ejemplares caninos deberán ir sujetos por medio de traílla y, en el caso de los caninos potencialmente peligrosos, además irán provistos de bozal y el correspondiente permiso, de conformidad con la ley”.

Partiendo de esta norma, las mascotas pueden circular con normalidad por los ascensores y por cualquier parte del edificio, acompañados de su amo, quien debe sujetarlo.

Con relación a los perros de manejo especial (denominados por la ley anterior como potencialmente peligrosos), según la normatividad deben llevar bozal los siguientes: caninos que han tenido episodios de agresiones a personas, o le hayan causado la muerte a otros perros; los que han sido adiestrados para el ataque y la defensa; los perros de razas o cruces híbridos american staffordshire terrier, bullmastiff, dóberman, dogo argentino, dogo de burdeos, fila brasileiro, mastín napolitano, bull terrier, pit bull terrier, american pit bull terrier, de presa canario, rottweiler, staffordshire terrier y tosa japonés.

Si el residente no cumple esta normativa, se le impondrá una multa general tipo 2 equivalente a ocho salarios mínimos diarios legales vigentes, es decir  234.000 pesos, según el Código de Policía.

A su vez, una de las mayores inconformidades que se presentan en las residencias por parte de los propietarios son las heces fecales que, en ocasiones, los dueños no recogen.

“Como los manuales de convivencia no son los que sancionan, sino los reglamentos de propiedad horizontal, los infractores deben sancionarse con base en este, siempre y cuando esté estipulado este punto en el reglamento, de lo contrario la asamblea de copropietarios debe reformarlo para que quienes no recojan la materia fecal puedan multarse”, dijo Padilla a EL HERALDO.

Otro de los puntos a desarrollar es sobre las personas que tienen un gran número de mascotas en apartamentos pequeños. Según Silvia Padilla, la ley cobija a los animales en este sentido y “no es posible poner en el reglamento un número de mascotas determinado para las casas”.

Dejar solo al animal. Para algunos, dejar solo a la mascota puede significar maltrato animal, pero solo se le denomina así, si las condiciones en las que se le deja en el apartamento no son óptimas. Por el contrario, si se le habitúa al canino a estar solo en periodos de tiempo la estadía será mucho mejor para el animal y los vecinos que viven alrededor.

Los ladridos constantes que incomodan a los residentes del piso son una problemática a resolver en la propiedad horizontal. Esto es posible si hay un diálogo cordial de por medio.

Francisco Martínez, médico veterinario, indica que dejar solo al animal, sin incomodar al vecino “sí es posible”, ejecutando unas estrategias.

“Lo recomendable es que se vaya haciendo una programación neurológica, ir saliendo poco a poco, primero de 10 a 15 minutos, luego una hora y así sucesivamente. Hablarle cuando llegue para que él (la mascota) entienda que su dueño va a volver. Si se hace de manera abrupta, los animales empiezan a tener problemas de comportamiento, miedo o ansiedad por separación, fobia a los ruidos y por eso hay que hacerlo paulatinamente”, expresó.

El veterinario sostiene que el tiempo máximo al que se le debe dejar solo al canino es de 12 horas, siempre y cuando ya se haya habituado correctamente y garantizando su bienestar y comodidad.

“Una estrategia es dejarles sonidos para que no se sientan solos, programarles el televisor para que se prenda una o dos horas al mediodía, o en la tarde para que él sienta que está acompañado. Ahora, también hay unas hormonas del estrés para gatos y perros que se le pueden poner en el collar. Con esto, ellos sienten más tranquilidad al olerlo y segregan mayores hormonas antiestrés”.

Con respecto al maltrato animal, Martínez asegura que dejarlos sin agua, sin comida, encerrados en el balcón o en condiciones lamentables, “sí es motivo para que los vecinos hagan la denuncia” y el responsable sea sancionado.

Finalmente, Silvia Padilla hace una recomendación para que se logre una convivencia sana y tolerante. “En los edificios de propiedad horizontal, tanto los administradores como los comités deberían reunirse y formular un censo de las mascotas, luego hacer el llamado a todos los dueños para socializar y crear un programa de cultura ciudadana para llegar a acuerdos y evitar sanciones”.

Es obligatorio

Si va a salir con su canino a las áreas comunes del edificio es obligatoria la traílla o correa para sujetarlo y evitar inconvenientes.

El bozal es necesario en los perros de manejo especial (denominados en la ley anterior como potencialmente peligrosos).

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.