Magdalena | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
En obra gris permanece la construcción del auditorio con capacidad para 700 personas en la Quinta de San Pedro Alejandrino.
Cortesía
Magdalena

Un sueño de Hugo Chávez que sigue inconcluso en Santa Marta

La directora de la Quinta de San Pedro Alejandrino, Zarita Abello, pide al Gobierno nacional recursos para concluir el auditorio.

Una de las huellas que el entonces presidente de Venezuela Hugo Chávez Frías dejó en Santa Marta está intacta en la Quinta de San Pedro Alejandrino:  el auditorio o sala de eventos que regaló al histórico y emblemático lugar. Lo lamentable es que a estas alturas el sueño no se concretó, pues permanece en obra negra, sin terminar, escondido en medio de la vegetación entre paredes y verjas metálicas corroídas por el óxido.

El 17 de diciembre de 1998, aún sin posesionarse en el cargo y en actos de conmemoración del fallecimiento del libertador Simón Bolívar, Chávez le prometió a Zarita Abello –directora de la Quinta– financiar la obra.

Como testigo de excepción estuvo el anfitrión Andrés Pastrana Arango, a  la sazón presidente colombiano. En una de sus particulares ocurrencias Chávez desenvainó una espada, la mostró a los presentes y manifestó que era una réplica de la de Bolívar, la cual dejaba a buen recaudo de la Quinta.

En ese mismo momento le preguntó a Zarita Abello que qué obra deseaba construir en el Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo, y ella le respondió: un auditorio.

El jefe de Estado venezolano se comprometió a donar un millón de dólares para realizar la obra, y en el 2003 hizo efectiva la donación, con la promesa de que más adelante enviaría otro millón de dólares adicional. Los trabajos tardaron tres años en iniciarse (2006), y en el 2009 el recurso económico se agotó. El edificio quedó a medio terminar, pero aún así muestra su grandeza y portento.

El llamado

 Una década después, sin el gestor del sueño vivo, y con las profundas diferencias políticas con el vecino país, Zarita Abello le pide ayuda al Gobierno colombiano para terminar la obra.

“¡Ministro, este es un S.O.S., ayúdenos porque estamos solos!”, le expresó a José Manuel Restrepo, jefe de la cartera de Comercio, Industria y Turismo, durante un reciente encuentro en Santa Marta.

Zarita Abello insistió en que no ha encontrado respuesta. “Por eso ahora hago un llamado al presidente Iván Duque, para ver si por algún fondo de regalías nos envía el dinero restante”.

Lo que hoy, a diferencia de ayer, genera dificultad, es que para concluir la obra se necesitan $6 mil millones (en aquella época bastaba el otro millón de dólares, que nunca llegó). “Es un auditorio que le hace falta a la ciudad”, dijo la directora.

La obra
La maleza amenaza con cubrir una parte de la estructura. Cortesía

El arquitecto Luis Ignacio Diazgranados Villarreal, ejecutor del diseño de la obra (sin cobrar un peso), manifestó que esta se hizo con todas las especificaciones técnicas, adecuadas para la construcción de un equipamiento de estas características.

Describió un auditorio con tecnología de última generación para realizar todo tipo de eventos, como convenciones y congresos, actos académicos y sociales. Servicios estos que de los que carece el monumento, mientras que la demanda es permanente.

La construcción se inició en el 2006 y simultáneamente comienzan los trámites para obtener las autorizaciones pertinentes, incluida la aprobación del Ministerio de Cultura.

Esta primera etapa se realizó sin ningún tipo de inconvenientes, hasta concluir la parte de cimentaciones, sistema estructural en concreto reforzado, muros en ladrillo tolete común, plantillas para piso en concreto simple.

El segundo piso con las mismas características, placa de entrepiso en concreto reforzado, una parte de la cubierta en concreto reforzado y cubierta en láminas acústicas y térmicas para salones de reuniones y salón principal.

Se realizan las instalaciones sanitarias, incluido el sistema de tanque séptico con un sistema de infiltración con planta de tratamiento de aguas residuales.

Las instalaciones eléctricas también se realizaron parcialmente, como los ductos de todo el proyecto, el espacio para la subestación y cuarto de tableros, planta eléctrica de emergencia y transformador.

“Podríamos decir que el trabajo se ejecutó hasta la obra negra en forma total, es decir todos los espacios de acuerdo con el plano arquitectónico”, dijo Diazgranados.

Agregó que el proyecto arquitectónico original sufrió algunos cambios en la fachada, para mejorar la volumetría y la estética, al igual que surgieron cambios para dotarlo de buenas instalaciones de cocina.

Hubo cambios en el segundo piso, surgieron baños para el salón de comisiones. Para racionalizar y aprovechar áreas construidas sin ningún uso se diseñó una cafetería con áreas de atención al público y depósitos para instalar un café Juan Valdez.

Visitas de Chávez
El entonces presidente Santos con Hugo Chávez y la directora de la Quinta, Zarita Abello. Cortesía.

Zarita Abello fue la anfitriona de Chávez las tres veces que visitó la Quinta de San Pedro Alejandrino. Lo definió como “un gran amigo, un caballero, con un sentido del humor maravilloso y especial”.

Destacó de él “su compromiso y fascinación con el legado bolivariano y con este Patrimonio (la Quinta)”.

“No fue ajeno a sus metas, demostró gestos de generosidad para con el desarrollo de nuestro monumento, que quedará perenne en la historia de este lugar”, anotó. Chávez vino por primera vez a Santa Marta el 16 de diciembre de 1994, de incógnito, para rendir una ofrenda floral al Libertador. “Llegó vestido con un liquiliqui verde desteñido, parecía un beisbolista sudoroso al final de un partido al atardecer”, lo describió el escritor, poeta y ensayista Gustavo Tatis.

Oficiales del Ejército colombiano se enteraron de su presencia y quisieron persuadir a Abello para que lo sacara del predio, a lo que ella se negó al considerar que la Quinta “es un lugar neutral”.

Regresó en 1998 como presidente electo de Venezuela. Fue ese el día que ofreció el auditorio.

Posteriormente vino en agosto del 2010 siendo presidente Juan Manuel Santos. Al encontrarse con el gobernante colombiano Chávez le dijo: “Vine aquí a voltear la página, presidente...”.

Ya había problemas políticos con el antecesor Álvaro Uribe Vélez. Santos y Chávez iniciaron por la tarde un encuentro que solo tuvo un objetivo: restablecer los lazos de amistad entre los dos países. “Fueron momentos de emociones, de reconocer en él su compromiso con su país y con la historia que nos une”, recordó Zarita Abello.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Colombia
  • Hugo Chávez
  • obras inconclusas
  • Regalos
  • Santa Marta
  • Venezuela
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web