El Heraldo
Estantes de libros en la Librería Nacional, en el Centro Comercial Buenavista de Barranquilla. Archivo Librería Nacional.
Libros

Librerías de la Costa reabren de forma gradual

Libreros de la región cuentan cómo ha cambiado su modo de operar tras dos meses de cuarentena. Algunos trabajan en medio de una “soledad total”.

El 31 de mayo pasado cerró la campaña #AdoptaUnaLibrería, la iniciativa que la Cámara Colombiana del Libro (Ccl), en alianza con el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc), promocionó con el fin de beneficiar en la cuarentena a 47 librerías independientes del país y aportar al pago de nómina de alrededor de 180 libreros.

La campaña, que arrancó en abril y extendió su plazo inicial para recibir más aportes, reunió tan sólo 44 millones de pesos de los 400 que tenía como meta. A manera de reacción inmediata, el pasado 4 de junio lanzó la iniciativa #CompraEnLibrerías, “una estrategia de promoción de las librerías colombianas, cuyo objetivo es propiciar y fortalecer la venta de libros a los lectores e instituciones por medio de la oferta bibliográfica, y su valor cultural y simbólico en cada uno de los territorios donde se encuentran”, como comunicó la Ccl.

Dicha campaña, semejante a una feria virtual, tiene los objetivos de “consolidar el directorio de librerías del país, difundir una campaña de sensibilización sobre la importancia de comprar libros en librerías y dar a conocer un calendario mensual con sus actividades”.

El propósito final, enmarcado en el proyecto Colombia Lee, es consolidar la creación de un directorio de librerías nacionales a las que los usuarios puedan acceder a través de sus respectivas páginas o la de la Cámara.

Para ello, las librerías beneficiadas se están preparando durante la cuarentena. “De la mano de la ACLI [Asociación Colombiana de Libreros Independientes] y la Cámara, tanto las librerías independientes incluidas en la anterior campaña como otras que no lograron postularse, estamos recibiendo capacitación para la conversión digital. Hemos recibido orientación en el manejo de redes, en la importancia de un software de gestión para tramitar la compra de libros en línea”, dijo Lina María Tapia Barrera, administradora de Libro Tinto, con sede en Montería, Córdoba.

En un reportaje anterior publicado por EL HERALDO sobre cómo el inicio de la cuarentena afectaba el negocio de las librerías independientes de la Costa, estas evidenciaban una situación incierta. Hoy sigue siéndolo, como para gran parte del comercio y las actividades culturales con demanda de público. Pero ahora la reapertura es inminente y van revelándose las consecuencias de la cuarentena. 

“La campaña ha motivado la construcción de una red que afianza la colaboración entre las editoriales y librerías grandes y pequeñas”, dice Tapia. En cuanto a lo recogido durante la campaña, adelantó que la próxima semana se reúnen con la Cámara para ver cuantas librerías optan por los recursos, o si los distribuyen por número de empleados o en partes iguales.

Estamos con ánimo, confiados, haciendo cosas todos los días para resistir y crecer. No podemos dejar que esta librería independiente muera

En Libro Tinto, sus gerentes no llegaron a un acuerdo para la disminución del arriendo de su local ubicado en el centro de Montería, una zona turística con “costos elevados”. Cuando nos comunicamos con Tapia, estaban en proceso de traslado a una zona comercial y residencial del norte de la ciudad. 

Como también se especializan en vino, café y pastelería, el consumo en su tienda representa el 60 o 70% de las ventas de los clientes que comprar allí a la carta. Las ventas virtuales no lo compensan, pero han aumentado al 100%. “En fechas especiales, como el día de la madre, hemos llegado a un millón de pesos al día, pero con productos complementarios como vino y café”.

La emergencia sanitaria, que afectó su nómina, los deja con responsabilidad financiares sin resolver. “Pero lo tenemos claro, estamos trabajando en tienda virtual, entendemos mejor cuál es el modelo con el que podemos resistir hasta que volvamos al formato presencial”, dijo Tapia.

“Estamos con ánimo, confiados, haciendo cosas todos los días para resistir y crecer. No podemos dejar que esta librería independiente muera”, añadió.

Ábaco Libros atiende siguiendo los protocolos de bioseguridad exigidos por el gobierno. Cortesía Ábaco Libros

En la ciudad amurallada

En Cartagena, otra de las librerías beneficiadas por la Cámara es Ábaco Libros, ubicada en el Centro Histórico de la ciudad. La última semana de mayo pidieron autorización para abrir su tienda física, para lo cual elaboraron los protocolos de bioseguridad exigidos y llamaron a 4 de sus empleados.

Los primeros tres días no tuvieron movimiento en sus instalaciones, pero, de acuerdo con su gerente, María Elsa Gutiérrez, “esta semana las ventas han ido  creciendo”. Añade que “hay pocas personas en el local, pero tenemos pedidos a domicilio”.

A pesar de que Gutiérrez se sentía pesimista al inicio de la cuarentena, “gracias al apoyo que nos dio la Cámara decidimos luchar por sobrevivir y hemos visto los frutos. La Campaña #AdoptaUnaLibreria no tuvo la respuesta que se planteó al inicio, pero estar acompañados por la Cámara del Libro, nos impulsó a dar la pelea para no dejar morir nuestras librerías”, añade la gerente.

Para el pago completo la nómina (con 5 empleados trabajando y 2 con contrato suspendido) debió recurrir a un préstamo bancario, lo que la deja con deudas que no tiene muy claro cómo enfrentar. “Espero lograr apoyos institucionales o poder renegociar las deudas”, dice.

La “parte positiva” es el crecimiento de la venta online. “Iniciamos por ese canal en noviembre del año pasado y de abril a mayo crecimos 700%. Esperamos seguir a buen ritmo, de tal manera que la facturación por este medio iguale a la de la tienda física”, añade Gutiérrez.

En tanto siga esta incertidumbre por los contagios y la ausencia de una vacuna, esto seguirá muy parecido. Hay días en que la soledad es total. 

En la capital de la Costa

En Barranquilla, las únicas librerías que han abierto son dos de las tres sedes de la Librería Nacional, que por su tamaño no hizo pare de la campaña anterior de la Cámara del Libro, pero que puede cobijarse dentro de #CompraEnLibrerías.

Durante todo junio estarán haciendo envíos gratis a toda Colombia. El pasado 11 de mayo empezaron a tramitar con la Alcaldía los protocolos de seguridad para volver a abrir. Una semana después abrieron su sede Prado y del Centro comercial Viva, en donde atienden con pico y cédula.

“Desde el momento en que abrimos hasta ahora, la venta ha sido muy baja”, comenta Édgar Ramírez, gerente.

“Hay que esperar que se normalice un poco más la situación general, normalice entrecomillas, porque en tanto siga está incertidumbre por los contagios y la ausencia de una vacuna, esto seguirá muy parecido”.

Dice que la tienda virtual ha funcionado bien, pero sin solucionar la pérdida que genera no tener las librerías funcionando plenamente con público.

“Seguimos perplejos, digámoslo así, pues hay días en que la soledad es total. La gente se está cuidando, como todos nosotros”, dice Ramírez, que atiende junto con 3 empleados libreros.

Las restricciones por la cuarentena redujo su personal en las sedes, pero el contrato de los empleados se mantiene con su salario.

Ahora están a las expectativas de abrir este lunes 8 de junio su sede de Buenavista, cuando buena parte de los locales comerciales que ya tramitaron los permisos reabran con el 30% del aforo.

Los pedidos a domicilio se hacen por su plataforma virtual, pero a través de llamadas telefónicas a su tienda ofrecen envíos según la disponibilidad de su catálogo.

‘El tiempo de las amazonas’, entre las más vendidas

Varias librerías de Colombia, como Tornamesa, Casa Tomada y Profitécnicas, registran en sus sitios webs a la autora barranquillera Marvel Moreno como una de las más vendidas en los últimos meses con su obra El tiempo de las amazonas, que salió a la venta la primera semana de marzo tras 25 años inédita.

En la Librería Nacional también es una de las más vendidas, junto con El milagro metabólico de Carlos Alberto Jaramillo y Mi historia de Michelle Obama, que ocupan los primeros lugares.

Las librerías interesadas en participar en la campaña CompraEnLibrerías deben entrar al sitio web de la Ccl, llenar un formulario de inscripción y enviar fotografías de su fachada o interiores.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.