El Heraldo
Cortesía Esteban Cortázar
Invitados

Esteban Cortázar, el “niño prodigio de la moda” que creció

Hoy con 36 años es uno de los hombres más destacados de la industria. Con nueva colección reitera que el Caribe es clave en sus procesos creativos.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

En una de las biografías de Esteban Cortázar reposa que en sus primeros años fue “un niño precoz, intuitivo y artístico”. Y no son palabrerías. Su sensibilidad fue congénita. 

Nació en Bogotá, pero su crianza transcurrió en Miami, Florida, rodeado de fotógrafos, supermodelos como Naomi Campbell, Cindy Crawford y diseñadores de moda de la talla de Gianni Versace. Esos encuentros directos, sumados a la seducción de la industria, lo llevaron de pequeño a sentir pasión por el diseño de modas.

Dentro de sus intereses siempre estuvo el arte, la música, el baile y la actuación, lo que lo llevó —como cogido de la mano— a explorar su lado más creativo. 

Él resalta que sus padres ejercieron una fuerte influencia: su madre, Dominique Vaughan, por ser cantante de jazz, y su padre, Valentino Cortázar, por ser artista. Los dos crearon un ambiente bohemio y creativo del que Esteban fue partícipe.

Debutó a sus 17 años en las pasarelas de Nueva York, con una colección inspirada en Miami, en el mar, en los colores cítricos y en los momentos íntimos de las mujeres.

“Esa época la recuerdo con mucho cariño porque me dejó grandes enseñanzas y porque hace parte de mi historia y de la historia de la cultura pop y de la moda de aquel momento”, expresa.

En su crecimiento profesional —que se ha dado de forma natural— admite que han sido muchas las personas que han contribuido, sobre todo el diseñador Todd Oldham, quien hoy día es su “gran amigo”. 

“A los 23 años salté a la casa de moda Emanuel Ungaro y más tarde decidí consolidar mi marca personal. Aunque apenas tengo 36 años siento que he vivido un montón, que entiendo y sé mucho más de lo que quiero. He evolucionado en lo creativo, en lo intelectual, en lo emocional y en lo profesional (…) Cuando tienes tanta experiencia ganas mucha perspectiva, pero también te genera emoción e intriga lo que se vendrá”.

En el presente, con un talante único que lo ha llevado a ser apodado como “el niño prodigio de la moda”, sigue direccionando sus energías a su marca personal.

Proceso creativo

Esteban no tiene fórmulas a la hora de crear sus colecciones. Escribe mucho y dibuja cuando siente el deseo de hacerlo. Se dedica por momentos a elaborar collages y a plasmar sus propias ideas, vinculando siempre sus vivencias personales.

“Hay cosas que vuelvo a reinterpretar de alguna manera en mi proceso creativo como mi amor por Colombia, por la cultura latina, por Ibiza, por Cartagena y por aquellos lugares que hacen parte de mi ADN como artista y como persona”.

Procura imprimir en cada colección amabilidad, tolerancia, inclusión, diversidad y sostenibilidad, porque —explica— son “valores básicos que todos los seres humanos deben tener” y porque así vive su vida.
“Esos valores hacen parte de mi crecimiento y de mi madurez personal. He entendiendo que es importante vincularlos en todas mis facetas y en cualquier colección o proyecto que haga (...) Aunque sé que mi trabajo no siempre le gustará a todo el mundo, yo busco que tenga un mensaje profundo, más allá de las cosas lindas y banales”.

Ve el panorama de la moda en Colombia de forma positiva, pues desde su perspectiva cree que ha evolucionado con pasos agigantados. 

Otro de los puntos que destaca en su conversación es que la moda sostenible le ha dado muchos aprendizajes. Por ejemplo, el sentido de responsabilidad al mirar detalladamente los procesos y las decisiones conscientes frente a cómo consume, cómo compra y elige las telas, cómo elabora la ropa y cuáles son las historias que hay detrás. Estima que este tema ha traído consigo muchos retos que desde ya se están poniendo en práctica y están generando un “impacto interesante” en la industria de la moda mundial, sobre todo con la crisis desatada por la pandemia de la covid-19.

 

La colección de Estaban junto con la marca Desigual está inspirada en su niñez. Cortesía Esteban Cortázar

Nuevo proyecto

Ser amante de las colaboraciones lo llevó en este 2021 a unirse con la marca Desigual para dar como fruto una colección “muy personal”, inspirada en su niñez y en su crecimiento en los años 90, en South Beach (Miami, Florida). Es, como bien lo explica, una mezcla entre el arte, la fotografía, el collage y el verano.

“Conocí la marca Desigual hace unos años, a través de unos amigos en común que trabajaban con ellos y también colaboraban. De ellos me llamó mucho la atención su filosofía y sus valores porque van vinculados a los míos. Ambas marcas son optimistas, de buena energía, incluyen el color, juegan con los estampados y encuentran fascinación en la belleza de la vida y de la naturaleza”.

En total son 17 prendas que tienen una idea marcada en lo unisex, aunque aclara que también hay vestidos, faldas, tops, camisas y jeans que gracias a su versatilidad se ajustan para lucirlas tanto en una fiesta como en la playa. Explica que la estampación de la cápsula está basada en dos tipos: una hecha por su padre y otra elaborada con algunas imágenes del icónico fotógrafo Andy Sweet, capturadas en los años 70.

La pandemia

La moda para Esteban Cortázar siempre ha tenido “una velocidad muy particular” y en los últimos años “pasó a ser un poco más absurda”. Por tanto, cree que la realidad actual ha forzado a que “se calme y se reestructure”.

“Hay marcas que han hecho lo que tienen que hacer. No puedo hablar de todas en el mundo porque la moda ya no es lo que era en los 80 y 90. Ahora que hay más marcas cada una debe descifrar lo que es mejor en estos momentos. Es un tiempo de mucha incubación y reestructuración, así que es hora de replantearnos el futuro de la moda, pero sé que va a tomar mucho tiempo”. 

A los jóvenes que como él a muy corta edad se inclinan por la moda, les dice que aprovechen las plataformas digitales y las usen como herramienta para mostrar sus talentos y comunicarse con el mundo y las audiencias.

Como consejo señala que lo más importante en esta industria es tener un punto de vista original, hablar con el corazón, tener algo diferente que decir y nunca copiar a otros diseñadores porque “de lo auténtico sale lo mejor”.

Como lección aprendida en estos tiempos tiene —por ejemplo— vivir el presente, no planear tanto el futuro, tener una visión clara hacia lo que quiere para su vida y avanzar poco a poco en los frutos que pueda seguir recogiendo de su actual colección y de otras que se irán presentando en su momento, como el proyecto “grande” que saldrá a finales de este año que, al acercarse la fecha, compartirá de qué se trata.

Esteban ama bailar, escuchar música, ver mucho cine, disfrutar del verano, del sol, la playa y la arena. Su esencia caribeña siempre lo ha llevado a buscar el calor, la palmera, un buen ceviche y un pescado frito. Eso y su bagaje prematuro en la moda lo hace único.

 

Es importante tener algo diferente que decir y nunca copiar a otros diseñadores porque de lo auténtico sale lo mejor
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Entrevista
  • Diseñador
  • Moda
  • colombiano
  • colección
  • Desigual
  • Esteban Cortazar
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.