Entretenimiento | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Daniella Álvarez tiene entre sus planes crear una fundación para ayudar a personas con su condición.
Entretenimiento

“La vida es más que un pie”: Daniella Álvarez

A través de su historia ha inspirado a muchos colombianos a ser resilientes y no dejarse derrumbar.

La Señorita Colombia 2011, modelo y comunicadora social Daniella Álvarez, se ha convertido en un ejemplo de resiliencia para el país en un momento donde la incertidumbre se ha apoderado de los pensamientos de muchas personas.

En entrevista con EL HERALDO habla sobre su fortaleza, el amor familiar y el apoyo de los colombianos para afrontar la amputación de su pierna izquierda. También comparte dos momentos difíciles que vivió durante su estancia en UCI y esos anhelos que la motivan para seguir adelante. 
 

P.

“Tantas luchas, tantas batallas y al final solo queda el amor”, escribió el periodista, escritor y cineasta Ernesto McCausland en su epitafio. Asociando esa frase al momento que actualmente vive, ¿qué papel juega el amor en su recuperación?

R.

El amor ha sido todo. El amor de Dios en primera instancia; el amor hacia mí misma, por querer vivir y amar la vida, mi cuerpo y mi salud; el amor de mi familia que ha sido mi respaldo porque sin ellos no sería igual, y por supuesto el amor de muchos colombianos que al enterarse de mi situación empezaron a orar por mí, me aplaudían y me decían “tú puedes”. Ellos me dieron un empujón de aceptación hacia adelante. Al final uno es una figura pública y es difícil afrontar ciertas cosas, pero ellos me lo han facilitado todo con su amor. 

P.

Esa forma positiva de afrontar las situaciones ha sido ejemplo de resiliencia para muchos colombianos, que incluso lo manifiestan en sus redes sociales. Cuando se agota, o los dolores pueden ser muy fuertes, ¿a qué se aferra para seguir dando la pelea?

R.

Me aferro a querer vivir. Cuando estaba en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) pensaba que los guerreros eran aquellos que iban al combate. Cuando uno ve películas en donde muestran a esos soldados que van a la guerra con esa valentía a enfrentarse a situaciones que ponen en riesgo su vida uno se sorprende. Pero hoy puedo decir que los verdaderos guerreros somos aquellos que estamos en el hospital o en una UCI luchando por vivir. No sabes todos los dolores por los que tuve que pasar, fueron muchos. La amputación fue la cirugía que menos me ha dolido.En los momentos de dolor uno lucha por salir adelante y poder vivir porque esa es la naturaleza humana. Hubo momentos en los que el respirador no me funcionaba y sentía que me estaba muriendo, pero uno saca las fuerzas de no sé dónde. En otro momento sentí que me amputaban las piernas sin anestesia porque no me corría sangre por ellas. En esos instantes de tanto dolor uno lo que hace es sacar fuerza de las entrañas y decir “yo voy a vivir, tengo que salir adelante, yo puedo y no me va a ganar el dolor”.  

P.

“Ella se sobrepone al drama, esa es ella. Donde todos vemos una situación adversa ella está viendo oportunidades”, dijo el profesor Alberto Martínez que te dio clases en la Universidad del Norte…¿Qué oportunidades estás viendo ahora?

R.

 La primera oportunidad es el milagro de estar viva porque fueron cinco cirugías, muy riesgosas, las cuatro primeras por el tema de la vena aorta que fue muy comprometedora. La segunda es la de enriquecerme a nivel personal y crecer. La tercera es la de poder inspirar, ayudar y motivar, no solamente a las personas que tengan mi misma condición sino a todos aquellos que a veces encuentran dificultades en lo que tiene solución. Lo que quiero dejar como mensaje en este momento es que ante todos los problemas siempre habrá una solución por muy difícil que todo parezca. En mi caso la solución fue perder un pedazo de mí, pero siempre viendo con optimismo y fortaleza que soy mucho más que eso. Soy muchas más cosas.

P.

Dice con fortaleza que perdió una parte suya en lo físico, pero de todo esto ¿qué ha ganado?

R.

He ganado valentía y fortaleza. Todos los días aprendo a sobrellevar mi nueva condición y a no dejarme achicopalar por nada. En estos momentos yo no puedo caminar porque a causa de la isquemia tengo mi otro pie afectado también. Lo que gano de todo esto es ver la vida desde una óptica optimista, ser una guerrera y una persona resiliente. Lo más importante en todo esto es ponerle buena actitud porque eso nadie me lo podrá quitar.

P.

Cuando pase esta pandemia ¿cuál es el primer plan que quisieras hacer inmediatamente?

R.

Hay tantas cosas que quiero hacer, pero por ahora lo que quiero es recuperarme. Paralelamente a este tiempo que puede ser de un año de rehabilitación quiero poder crear mi fundación. Poder ayudar a otras personas en mi condición.También me gustaría ir a la playa con las personas que amo porque, como siempre lo he dicho, mi plan favorito es la playa, la brisa y el mar. No veo la hora en que esté totalmente recuperada para tomar el sol y meterme al mar.  

P.

En enero de este año grabó un video con Juan David, un niño que perdió su pierna también. En las imágenes bailan champeta…¿Ricky (su hermano) y su familia son hoy su principal motor para seguir bailando y poniéndole swig a la vida, como ese día lo hizo con ese niño?

R.

Ese día yo lo vi y se me ocurrió que era una buena idea invitarlo a bailar conmigo champeta. Yo siempre he tenido mucha cercanía con personas que han sido amputadas, recuerdo que como señorita Colombia tuve que viajar mucho y entre los destinos estaban los batallones donde visitaba a los soldados heridos en combate. Siempre he tenido mucha afinidad con las personas amputadas, casualmente, y cuando lo vi pensé que era divino grabar un video con él para que la gente viera que todos podemos bailar champeta. Él y yo quedamos siendo muy buenos amigos y mira como da vueltas la vida que yo también terminé perdiendo un pedazo de mí.  Con seguridad, como llevo la champeta en mi sangre, será muy fácil volver a bailarla con mi prótesis.  

P.

Recientemente te vimos en un video en redes sociales bailando con tu hermano un merengue. ¿Cómo se logra bailarle a la vida ante situaciones que parecen adversas?

R.

La vida hay que aprenderla a vivir. No de manera lineal sino de manera curva. Siempre se nos van a presentar diferentes situaciones. Yo soy de esas personas que desde muy pequeña le pone buena actitud a todo, esa es manera de suavizar los problemas. Mi hermano y yo desde muy pequeños hemos vivido cada paso juntos, yo le enseñé a bailar. Ese día pusimos una canción y le pedí que me sacara a bailar y así lo hizo. Fue mi primer baile después de la amputación.

P.

¿Qué papel han jugado las redes sociales para ti en todo este proceso?

R.

 Las redes sociales me han dado mucho ánimo. Por ahí mis seguidores han visto la situación de la misma forma como la he vivido yo. Yo vi mi amputación como algo positivo porque yo venía un mes antes sufriendo con la fiebre y con miedo de que la infección pudiera subir. Yo tenía una situación bastante complicada porque ponía en riesgo mi vida. A pesar que estábamos tratando de salvar el pie, era una situación doble porque podía afectar mi vida, pero después de un mes dije: ya no más. No sigamos tratando de recuperar un pie que no se va a recuperar. Finalmente como le manifesté a la gente decidí perder un pedazo de mí para estar sana y saludable. Así de esa manera como yo logré salir de la clínica y terminar un drama como el que estaba viviendo. Salí viva y victoriosa y así me vieron en las redes sociales. Todos los mensajes que he recibido son de amor, felicidad, esperanza y motivación. La gente lo percibe como yo, como una victoria.

P.

Alguien que este leyendo esta entrevista puede estar atravesando la misma situación ¿Qué le dirías?

R.

Vamos para adelante, la vida no es una mano o un pie. Es muchas otras cosas más, ella está llena de retos y hay que aceptar los designios de Dios. Esto tiene un para qué y no un por qué. Hay que mirar adelante, la actitud es la que nos marca un camino. 

P.

Barranquilla y el Atlántico atraviesan hoy su momento más difícil en su historia, ¿qué le dirías a las familias hoy para entre todos superar esta coyuntura?

R.

Lo que a mí me pasó ha sacudido a muchas personas porque a veces la gente se deprime porque no puede salir de la casa para hacer sus actividades favoritas o no pueden reunirse con los amigos. Hay cosas que pueden ser mucho peores, hay situaciones que son más importantes en la vida. Debemos saber reinventarnos, estamos en un momento difícil pero debemos ver que parte de nosotros podemos desarrollar para ser felices. Esto no es lo peor que nos puede pasar. 

P.

Pies para que los quiero si tengo alas para volar, con esa leyenda de Frida Kahlo acompañaste una foto que publicaste junto a tu familia el 14 de junio. ¿Qué significa hoy para ti esa frase, cuáles son tus alas?

R.

Esa frase de Frida Kahlo refleja exactamente lo que me paso. No necesito un pedazo de mis piernas para poder ser feliz, lograr mis objetivos, alcanzar mis metas y cumplir mis sueños. Todavía podré ser mamá, podré correr, nadar, bailar y haré mi vida porque siempre hay una solución, en mi caso es mi prótesis que es lo que anhelo pronto poder tener para llevar una vida normal y próspera, como me la sueño, y estoy segura que así será. Mis alas son la actitud, valentía, fuerza y disciplina que le pongo todos mis días para recuperarme. Yo que tal vez soy un icono de belleza para muchas personas pienso que esta situación es un claro ejemplo para dejar de pensar en cosas banales y poner por encima lo que realmente importa y amar la vida.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • cirugía de pie
  • Daniella Álvarez
  • historias
  • modelo
  • Señorita Atlántico
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web