Editorial

El dolor de estómago del presidente

La inusual cancelación de la agenda presidencial el pasado martes, incluida la suspensión del reconocimiento de tropas, causó desconcierto. La Casa de Nariño entregó una versión que luego desmintió el propio mandatario. Que sea una lección aprendida señores, no aclaren que oscurecen.

Al presidente le puede doler el estómago. Claro que sí, ni que fuera un ser de otro planeta. Lo que se dificulta comprender por el cargo que ocupa, el más importante de cuantos existen en Colombia, es que 45 minutos antes de su hora de llegada a la ceremonia de reconocimiento de tropas con la nueva cúpula militar del país -cuando todos lo esperaban- el equipo de comunicaciones de la petro.presidencia.gov.co anunciara que se cancelaba su asistencia. Desconcertante. Mucha agua corrió debajo del puente durante una jornada atípica en la rigorista agenda presidencial debido a que la inédita suspensión del importante acto a celebrarse en la Escuela Militar José María Córdova no fue la única. 

Las posesiones de los ministros de Justicia, Néstor Osuna y el de Ciencia, el sucreño Arturo Luna, previstas para las 9 de la mañana de ese martes, se aplazaron para las 3 de la tarde y finalmente no se realizaron. Solo un día después, juramentaron sus cargos ante el jefe de Estado, quien reactivó su agenda pública en Villavicencio, donde almorzó con soldados en Apiay. Allí, fue el propio Petro quien admitió que un “profundo dolor de estómago” le impidió asistir al evento militar. Aunque la versión entregada por sus colaboradores, 24 horas antes, hablaba de “reuniones urgentes privadas de Gobierno”. 

¿A quién se le cree? En el reino de la rumorología, sobre todo el que pulula en redes sociales, parecidas a una selva, la falta de información clara, precisa y confiable, da pie a todo tipo de especulaciones, incluso algunas apuntaban a problemas de salud del presidente, más allá de su dolencia estomacal. Otras indicaban que los decretos de la nueva cúpula no estaban listos, que parece que así era, y hasta se dejó entrever que denuncias de falsos positivos que involucrarían al nuevo subcomandante del Ejército, general Jairo Fuentes, habrían postergado la ceremonia. Conviene señalar con total certidumbre los hechos relacionados con el jefe de Estado porque luego cuando aparecen las llaves, es posible que quienes no hablen con claridad o digan verdades a medias se queden con poco margen para actuar. 

A propósito, inquieta que aún no se solvente la situación de la designada ministra de las TIC, Mery Gutiérrez, cuya posesión se habría embolatado por sus supuestas inhabilidades o conflictos de intereses. Hasta hace poco, la abogada Gutiérrez dirigía Programar Televisión, además era una de sus accionistas. Esta compañía, es de conocimiento general, tiene demandado al ministerio por un cojonal de plata. Pese a sus maniobras de último momento, el asunto no cuaja. No cabe duda de que este nombramiento se le ha convertido en un chicharrón al presidente quien, contra todo pronóstico, continúa evaluando la conveniencia o no de mantenerla en el gabinete. Cuesta creer que el Departamento Administrativo de la Presidencia no consultó la pertinencia de su nombramiento teniendo en cuenta la demanda en curso. Se le va haciendo tarde al Gobierno con la definición de esta cartera, mientras los representantes del sector continúan a la espera de conocer quién será su interlocutor con el Ejecutivo para adelantar cuaderno frente a la larga lista de pendientes.

El que sí salió de todas las quinielas, tras haber sido anunciado como el director del Departamento de Planeación Nacional (DNP), fue el académico César Ferrari. En el caso del reconocido doctor en Economía, peruano e italiano de nacimiento; nacionalizado colombiano desde hace años, cabe aplicar el aforismo jurídico dura lex, sed lex: la ley es dura, pero es la ley. La norma resulta clara al indicar que los nacionales colombianos por adopción con doble nacionalidad no podrán ser ministros ni directores de departamentos administrativos. ¿Por qué tampoco se hizo un imprescindible contraste de lo que dicta la ley antes de hacer el anuncio público? Son tiempos ajetreados y urge acelerar, pero dar pasos en falso por improvisación, inexperiencia o desconocimiento, mejor ni hablar de las declaraciones de la ministra de Minas sobre soberanía energética, erosiona la credibilidad del Ejecutivo. Exigirle claridad o rigor a quienes nos gobiernan es lo mínimo porque son ellos quienes más cuidadosos deberían mostrarse.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

El Heraldo
Editorial

PAE a cuentagotas

Justo cuando comienza el cuarto mes del año en curso y dos meses después del inicio del calendario académico, de los siete departamentos de la región Caribe tres no han comenzado aún a ejecutar el Programa de Alimentación Escolar al que est

Leer
El Heraldo
Editorial

Inflación sin control

La decisión de la Junta Directiva del Banco de la República de subir las tasas de interés al 5 %, en un nuevo intento para contener la galopante inflación en el país, podría quedarse corta o ser insuficiente ante el alza de los precios que,

Leer
Ver más Editoriales
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.