El Heraldo
Editorial

El Editorial | Actuar contra el fracaso escolar

El regreso de los estudiantes a las aulas de clases exige un análisis profundo acerca del nivel de conocimientos adquiridos en la etapa de educación virtual o a distancia. Respaldar a los alumnos en dificultad en su nivelación evitará el fracaso escolar o la deserción.

El regreso escalonado de miles de niños y jóvenes a las aulas de clase abre enormes interrogantes acerca de las competencias que adquirieron durante su etapa de educación virtual o a distancia a lo largo de los últimos 16 meses. Pese a los esfuerzos de directivas y docentes por garantizar una adecuada formación online, y del respaldo de padres de familia ‘graduados’ como maestros de la noche a la mañana, buena parte de los alumnos del sector oficial de Barranquilla y los municipios del Atlántico no siempre lograron tener a su alcance medios digitales ni ayudas didácticas que les facilitaran su aprendizaje. Lamentablemente, muchos de ellos se fueron quedando atrás, sin que nadie de su comunidad educativa lo haya notado.

Las dificultades en conocimientos y habilidades que arrastran estos alumnos, tras el prolongado cierre de sus colegios y escuelas por la emergencia sanitaria, son uno de los mayores desafíos del sistema educativo que empieza a recuperar la presencialidad de forma progresiva. Por el momento, la discusión se centra, casi de manera exclusiva, en las condiciones de la infraestructura sanitaria de las instituciones, las medidas de bioseguridad a aplicar, el avance de la vacunación de los docentes y en la evolución misma de la pandemia, como no podría ser de otra manera. Sin embargo, es pertinente que cuanto antes se abra un debate profundo y riguroso acerca de cómo hacerle frente a la amenaza del inminente fracaso escolar y abandono temprano de curso de los alumnos que no se sientan capaces de seguir el ritmo del aprendizaje luego del retorno a los salones de clase.

Los estudiantes tienen dinámicas diferentes, de acuerdo con sus capacidades y circunstancias propias. Evaluarlos o tratarlos a todos con el mismo rasero, en especial después de la prueba tan exigente que han afrontado intentando aprender desde casa sin los soportes necesarios, solo profundizará sus desigualdades y los conducirá a una mayor frustración y a nuevos tropiezos. El Ministerio de Educación tiene el reto de establecer directrices flexibles y oportunas que sirvan para orientar la labor de directivos docentes, profesores e incluso padres de familia en el acompañamiento de los procesos de recuperación de los alumnos rezagados, atendiendo sus situaciones particulares. La crisis sanitaria puso en evidencia serias falencias del sistema educativo que se han procurado resolver con el paso de los meses, con mayor o menor éxito en algunos casos. Encontrar los mecanismos para conjurar el riesgo de fracaso escolar entre los estudiantes de la generación de la pandemia también ofrece una oportunidad de mejora con miras a fortalecer la dinámica de la enseñanza en el país.

El principio de precaución –no enviar a los niños al colegio por la exposición a un contagio– no garantiza su inmunidad absoluta frente al virus. Obligar a los menores de edad a permanecer en casa mientras sus centros de enseñanza ya están funcionando solo ahondará los retrasos en su desarrollo académico y socioemocional. Que los temores y reticencias de unos cuantos no sumen más lastres a los que ya afectan la educación de las jóvenes generaciones que merecen retomar su educación presencial, previo cumplimiento de todos los protocolos de bioseguridad, para volver a proyectar su futuro con determinación y esperanza. Mantener cerradas las escuelas, mientras los bares, billares y discotecas están abiertos es una incoherencia difícil de explicar y de entender.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

El Heraldo
Editorial

El Editorial | ¡Ojo con el Canal del Dique!

El rápido crecimiento del nivel del río Magdalena, a la altura del Canal del Dique, de dos a cuatro centímetros por día, es motivo de alarma entre los habitantes del sur del Atlántico. Es apremiante contar con todos los recursos disponibles,

Leer
Ver más Editoriales
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.