El titulo es:Contra la indiferencia

Últimas noticias

Johan Arrieta Idárraga escucha a un policía el primero de diciembre, cuando fue capturado en una discoteca de la ciudad.
00:19

Para la Fiscalía, Johan Arrieta, hoy tras las rejas, estaba...

Alvaro Ashton, senador liberal
00:13

El parlamentario rendirá indagatoria este lunes ante la...

00:10

La directiva rojiblanca viene recibiendo y analizando las...

El argentino Nicolás Otamendi celebra el tanto del triunfo con Fernandinho.
00:10

El equipo de Pep Guardiola se impuso ayer 2-1 en el clásico...

El sanandresano Pedro Causil en acción con los patines sobre hielo.
00:09

El patinador isleño se convirtió en el primer colombiano de...

Fachada del Hospital Universitario Cari E.S.E de alta complejidad.
00:09

La gerente de la entidad, Rocío Gamarra, tiene previsto...

00:08

Son 12 las instituciones educativas que clasificaron en el...

00:08

El VIII episodio de la saga se estrena en las salas de cine...

Captura del vídeo.
00:05

El equipo que documentó la desgarradora escena, explicó que...

El oftalmólogo veterinario operó de emergencia a una boa constrictor hace unos años.
00:05

Juan Pablo Duque Ortiz es un veterinario oftalmólogo que ha...

Editoriales
Actualizado hace 4 meses

Contra la indiferencia

X

Te leo

Es un servicio exclusivo para usuarios registrados en nuestro portal.Te invitamos a crear una cuenta. Si ya la tienes, por favor inicia sesión para comenzar a usar este servicio.
Iniciar sesión

Vencer la indiferencia es, quizá, el mayor desafío de nuestras sociedades. Y hacerlo no implica, necesariamente, rebelarse contra el sistema, sino asumir una posición mucho más activa de exigencia democrática.

Hace siete años, en medio de la espantosa crisis financiera internacional que siguió al derrumbe del banco Lehman Brothers, apareció en Francia un librito de apenas 64 páginas que sacudió a Europa por la sencillez y contundencia de su alegato contra la injusticia social.

El opúsculo se llamaba ‘Indignaos’ (Indignez-vous!, en el original francés). El autor, Stéphane Hessel, no era un joven impetuoso e iluminado, sino un venerable anciano de 92 años, exdiplomático y excombatiente de la Resistencia contra los nazis, que por su condición de judío conoció el horror de los campos de concentración hitlerianos.

Su panfleto sirvió de inspiración al movimiento español de los ‘Indignados’ –del que nació el partido Podemos– y a otras expresiones semejantes de protesta que se extendieron, sobre todo, por el sur de Europa, la zona más castigada por la crisis.

El encanto de los activistas de estas nuevas corrientes políticas con el viejo Hessel se hizo añicos poco después, cuando este anunció que en las siguientes elecciones francesas votaría, como era su costumbre, por el Partido Socialista. Sus admiradores pasaron de la estupefacción inicial a la desilusión absoluta, porque el partido por el que anunciaba su voto el patriarca formaba parte medular del ‘establishment’, ese mundo rancio contra el que ellos se rebelaban.

En realidad, Hessel no los engañó. Quizá el problema es que no lo supieron entender.

En su obra, Hessel se refería a los excesos del capitalismo y a la falta de control de los poderes financieros, asuntos que han preocupado a los propios pensadores económicos capitalistas desde el mismísimo Adam Smith, considerado el fundador intelectual del sistema. Frente a esos embates, el exdiplomático francés proponía el ejercicio personal de la indignación, sin entrar en mayores elaboraciones teóricas al respecto.

Esta es, quizá, la idea esencial que vale la pena rescatar de una obra, por lo demás, bastante elemental en sus análisis. El alegato de fondo que transmite contra la indiferencia, contra la pasividad, contra el hastío intelectual y emocional.

Vencer la indiferencia es, quizá, el mayor desafío de nuestras sociedades. Y hacerlo no implica necesariamente rebelarse contra el sistema, como lo evidenció el propio Hessel al votar por el candidato Hollande del denostado Partido Socialista. 

Una de las formas que tenemos en Colombia, por ejemplo, para hacerlo es tomando cada vez más conciencia de nuestro papel de ciudadanos. Indignándonos contra la galopante corrupción que extiende sus tentáculos hasta los aspectos más nimios de la vida cotidiana. Y asumiendo una actitud exigente y participativa en las elecciones que ya calientan motores, más allá de la inclinación ideológica de cada cual.

Imagen de adriana.puentes

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
Continuar al sitio
Regístrate

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web