Ecología | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
un veterinario examina una nutria de río de seis semanas de edad en la Unidad de Bienestar Animal del zoológico de Cali.
AFP
Ecología

Las amenazas que enfrentan varios zoológicos colombianos por la pandemia

El de Barranquilla, como los de otras partes del país, pueden soportar sus operaciones por uno o dos meses más. Otros, como el de Cali, sus fondos apenas les alcanzan hasta marzo.

Los zoológicos en Colombia no podían escapar a los efectos del COVID-19, como toda la sociedad.

Farah Ajami Peralta, directora Ejecutiva de la Fundación Botánica y Zoológica de Barranquilla, cuenta que la operación del icónico espacio natural, ubicado en el barrio Paraíso, está cubierta hasta abril. Precisamente por esto es imperioso pensar en salidas económicas si la crisis generada por el coronavirus se alarga en el tiempo.

“Nosotros tenemos tres temporadas altas: abril, junio-julio y diciembre-enero. Independientemente de que la cuarentena se  levante en abril el calendario escolar se habría modificado, entonces los estudiantes no estarían de vacaciones y se afectaría el número de visitas”, dice Ajami.

La operación mensual del Zoológico de Barranquilla, sin inversiones, asciende a $450 millones, según la fundación. Esto incluye la alimentación de 792 animales de 127 especies. Cabe decir que la Fundación tiene unos 55 empleados entre los que se encuentran los cuidadores (veterinarios y biólogos que no paran), los encargados de la “cocina animal”, que también deben seguir laborando junto a los encargados del mantenimiento y aseo. Otras empleados de áreas administrativas ya se encuentran haciendo teletrabajo.

Así las cosas, dentro de las alternativas que desde la Fundación se plantean aplicar para recaudar fondos está la creación de un crowdfunding, que reciba donaciones en dinero, solicitar el apoyo de los gobiernos distrital y departamental y proponerle a los barranquilleros la donación de alimentos para alimentar a las especies que habitan en el Zoológico.

Estos alimento son:  Zanahoria, espinaca, guineo verde, ahuyama, manzana, lechuga, papaya, banano, mazorca, mango, col, carne, pollo, pescado, huevo y concentrado.

Casi en su totalidad, como lo expresa la directora, los ingresos del Zoológico dependen de lo que recolecten en la taquilla. De ahí la afectación en sus finanzas ante el aislamiento obligatorio ordenado por el Gobierno.

Recientemente el Ministerio de Ambiente lanzó una campaña de apadrinamiento de los animales de calle, así como de los que se encuentran en cautiverio y cuyo sostenimiento dependía de los visitantes a zoológicos, para garantizar así su alimentación y bienestar. La etiqueta en redes #NoEstánSolos acompaña la iniciativa gubernamental.

“Conservación Internacional se une desde ya a esta campaña con una donación de 5 mil dólares al Zoológico de Santacruz, ubicado en el municipio de San Antonio de Tequendama, Cundinamarca, y hogar de 780 animales”, contó el Minambiente en su página web.

Más zoológicos en problemas

El periodista Rodrigo Almonacid contó recientemente en un reportaje para la agencia Afp que los “zoos” de Santa Cruz -cercano a Bogotá- y Cali garantizan insumos para sus especies y el pago de sus trabajadores hasta comienzos de abril. El Santa Fe de Medellín —dice— respira menos angustiado: su operación está cubierta hasta principios de mayo.

La alimentación de unos 4.300 animales —algunos en peligro de extinción y la mayoría recuperados de redes de tráfico— y el sustento de unas 500 personas están en vilo desde la semana pasada.

Agrega Almonacid que tres de los principales parques del país cerraron puertas en la antesala del confinamiento general  (el de Barranquilla cerró el 17 de marzo)que inició este miércoles y está prevista hasta el 13 de abril, pero podría prorrogarse.

“La situación es muy difícil”, dijo Jorge Abaud Echeverri, director del Parque Zoológico Santa Fe, que alberga 960 especies, como leones, tigres, osos, cebras, hipopótamos y distintos monos, reptiles y aves.

La operación del Santa Fe, que este año cumplió 60 años de fundado, es una de las más costosas del país. Al mes necesita unos 110.000 dólares entre alimentos, insumos y nómina, que normalmente se cubren con la entrada de los 280.000 visitantes que reciben cada año.

Desde el lunes iniciaron una campaña en redes sociales para recaudar donaciones y el martes comenzaron a reunirse con autoridades en busca de recursos. “Nadie está preparado para lo que viene (...) Plan B y C no hay”, agrega el directivo. “Realmente necesitamos encontrar apoyos”.

Alimentos más caros

El zoológico de Cali hospeda 2.500 animales y recibe a unas 500.000 personas anualmente. El dinero que tienen solo cubre los gastos hasta final de marzo, explica Susan Posada, gerente de comunicaciones de la fundación sin ánimo de lucro que lo administra.

“El problema es el económico, es que no podemos comprar los alimentos”, afirma. La operación mínima requiere de 48.000 dólares mensuales.

El zoológico caleño al menos pudo pactar con proveedores para que les sostengan los precios, en momentos en que los de vegetales y frutas han aumentado hasta un 40% ante la demanda masiva. Y los restaurantes Crepes & Waffles les donaron sus reservas de comidas tras suspender temporalmente el servicio por la cuarentena.

Pero los apoyos no bastan ante la magnitud de la “vulnerabilidad”. Por ello lanzaron una campaña de microfinanciación colectiva en internet para mantener a los 250 empleados y solventar la nutrición de los animales. En caso de fallar, apuntarán a créditos bancarios.

“Una vez pase la crisis, la economía global va a estar muy expuesta, la gente no va a visitar parques sino estará en función de recuperarse del golpe”, sostiene Posada.

Apelar a la fe. En las laderas del municipio de San Antonio de Tequendama, el cierre ha golpeado más fuerte. La planta de 120 trabajadores ya se redujo a la mitad y los que quedan revolotean para que nadie pase hambre.

El coronavirus nos afectó en todo”, asevera Daniel Bernal, jefe de bienestar animal y nutrición del zoológico Santa Cruz. “Lo único que tenemos es gastos (...) estamos viviendo al día a día”.

El dinero para remodelaciones lo tuvieron que destinar para comida, que les alcanza hasta la primera semana de abril. El sábado lanzaron una colecta por redes sociales. Cada mes de funcionamiento les cuesta unos 48.000 dólares.

El Santa Cruz tiene un agravante: entre el 60 y 70% de sus 700 animales están en etapa geriátrica, por lo que demandan una alimentación especial, más cara. Bernal ve el futuro oscuro. “Es muy complicado, pero estamos ahí, con fe, lo único que se puede es eso”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

¿Aún no has decidido que vas a estudiar?

Descubrelo Aquí

Más noticias de:

  • coronavirus
  • Pandemia
  • Zoológico
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web