Deportes

Un año sin Ricardo Ciciliano y 10 meses con Massimo, el hijo que no conoció

Alexandra Herrera López, la pareja del fallecido exjugador atlanticense, cuenta cómo ha sido este año sin la presencia de su compañero y con el nacimiento de su último hijo, Massimo, al que Ricardo no conoció.

El pasado viernes se cumplió un año del inesperado adiós de uno de los futbolistas atlanticenses más talentosos de todos los tiempos: Ricardo Manuel Ciciliano Bustillo.

‘Cici’, como era llamado cariñosamente, partió de este mundo el 17 de septiembre de 2020, a la edad de 43 años, seis días antes de su cumpleaños número 44 y 55 días antes del nacimiento de su último hijo, Massimo Alessandro Ciciliano Herrera, quien abrió los ojos al mundo el 11 de noviembre de 2020.

Massimo es el segundo hijo que tuvo Ciciliano con su última pareja, la caldense Alexandra Herrera López, quien acompañó al exfutbolista en la última etapa de su exitosa carrera, cuando brilló en Millonarios y Juan Aurich del Perú y remató en Uniautónoma FC y el Atlético Huila, club donde finalmente decidió ‘colgar los guayos’.

No hay un día en que Alexandra no recuerde aquel fatídico 17 de septiembre, cuando la vida le dio, sin duda, el golpe más duro de todos: separarla, a la fuerza, del amor de su vida.

Ciciliano marcó la existencia de esta caldense, a la que conoció en un aeropuerto en 2008, cuando llenaba de júbilo la retina de los hinchas de Millonarios, en su segunda etapa en el cuadro albiazul. “Primero nos unió una amistad, un año después la relación se fortaleció y en 2010 decidimos irnos a vivir juntos. Ya íbamos para once años juntos, aproximadamente. Los mejores, sin duda. Ricardo marcó mi vida hasta el final, porque mira, ahí está Massimo, el último regalo que él me dejó. Míralo, es como si hubiesen puesto un cloncito (risas). Él y Manuel, mi otro hijo con Ricardo, son los que me han ayudado a sobrellevar esto, porque sola, realmente, no hubiese podido”, dijo Alexandra en diálogo con EL HERALDO.

 

Alexandra, Manuel y Massimo en la sala adornada con las fotos y recuerdos de ‘Cici’. Johnny Olivares

Un año difícil

 

No ha sido un año fácil. En la mente aún están vivos los recuerdos, especialmente de esos últimos días que compartió con el exjugador atlanticense. Su muerte, a causa de problemas respiratorios, vino acompañada de un sinfín de rumores sobre lo que realmente sufría y qué lo llevó a eso. Alexandra abrió nuevamente ese triste capítulo de su vida para contar exactamente cómo sucedieron las cosas.

“Lo primero que hay que decir es que él no muere por covid. Se habló mucho de eso y de que se había contagiado por andar haciendo domicilios. Todo es falso. La verdad es que Ricardo venía mal desde junio, más o menos. Él tenía un nacido en la espalda que nunca se cuidó y empezó a automedicarse por toda esta cuestión de la pandemia. Estábamos en una etapa dura donde todo el que entraba a un hospital moría por coronavirus, así que él decidió tratarse en casa. Cuando realmente empezó la tos y la dificultad para respirar, se fue para urgencias. Eso fue el 16 de agosto. Allá se descubrió que tenía una neumonía bastante avanzada, pero, por haberse automedicado tanto, el cuerpo rechazaba los medicamentos que le estaban aplicando en la clínica”, cuenta.

“Hubo un momento en que él tiene una leve mejoría y lo dejan salir, como para evitar que se contagiara de covid. Primero estuvimos 21 días en clínica. Lo dejan salir un viernes, pero el domingo en la mañana vuelve y se le sube la fiebre, y nuevamente y se le dificulta la respiración. El lunes temprano lo vuelvo a ingresar. Duramos toda esa semana en hospitalización y el viernes lo suben a uci. Ahí vienen las otras complicaciones. Sus riñones comienzan a fallar y hay que comenzar a dializar. De repente cogió una bacteria intrahospitalaria que lo complica y finalmente tiene el paro cardiorrespiratorio que se lo termina llevando. Fueron 35 días en clínica y yo estuve ahí, siempre a su lado, con mi barriga de siete meses, tratando de sobrellevar todo para que él estuviera tranquilo. Nunca se nos pasó por la cabeza el tema de la muerte, nunca imaginé que ese iba a ser el desenlace de todo esto”, agregó.

A partir de ese día, la vida le cambió por completo a Alexandra, que en el último año se ha dedicado a dos cosas puntuales: la primera, y más importante, ayudar a sus hijos, especialmente al mayor, a sobrellevar este duro momento; y la segunda, a tratar de levantar sola un hogar que ya no cuenta con el apoyo de la figura paterna.

“No ha sido nada fácil, porque, como puedes ver, hay dos hijos. Entonces, es enfrentar esto sola para ellos y tratar de estar bien para ellos, sobre todo para mi hijo mayor, porque la experiencia para él ha sido mucho más dolorosa”, dijo.

“Cuando Ricardo fallece, yo entré en depresión, pero me tocó sacudirme rápido, mirar por el niño que estaba por nacer y tratar de seguir adelante. El nacimiento de Massimo trajo un poco de felicidad, pero realmente no fue lo mismo que cuando nació mi primer hijo, esta vez la felicidad no era completa porque él no estaba conmigo. Ricardo era el que lo iba a recibir. Él estaba muy ilusionado con el embarazo, con su nuevo hijo, y el saber que no alcanzó a conocerlo me da muy duro. Ricardo fue el que le puso el nombre. Le decía: ‘te vas a llamar Massimo, porque vas a ser grande y poderoso’. Sin duda este año ha sido muy duro (…) bastante… bastante”.

A Manuel, su primer hijo, no le gusta el fútbol. “Solo lo juego por diversión, pero no me llama la atención”, dijo el inocente niño, que recuerda con nostalgia los momentos compartidos con su padre. “Lo que más me unió a él es que siempre estaba para mí. Estuviera donde estuviera, siempre me iba a buscar al colegio”, cuenta el niño, que, según su madre, heredó de su padre “el temperamento y su hermosa sonrisa”.

En Massimo, que es el retrato vivo de Ciciliano, están puestas “las esperanzas” de que salga otro futbolista en la familia.

“Mi hijo ‘Massi’, hoy en día, reconoce a Ricardo en fotos. Tú le dices: ‘¿dónde está papa? Y él enseguida voltea a mirar las fotos, eso ha sido una de las cosas más dolorosas. Ya está empezando a decir palabritas y una de esas es papá, pero él sabe que tiene que decirle papá a las fotos. Ojalá Massimo salga futbolista como él. Las esperanzas están puestas en este ‘chiquitin’, vamos a ver cómo le va”, dice entre risas la valiente madre.

Alexandra visita la tumba donde descansa Ciciliano. Cortesía

El fútbol, el camino

El fútbol, el deporte que sacó del anonimato al exjugador del Junior y que le dio para vivir de forma estable durante su carrera y después del retiro, sigue siendo el vínculo que mantiene en pie a la familia Ciciliano Herrera.

Con la partida de Ricardo, a Alexandra le tocó reinventarse. ¿Cómo lo hizo? A través de la pelota.

Tras el retiro, Ciciliano se dedicó a cuatro cosas: realizar sus estudios para convertirse, a futuro, en entrenador profesional, trabajar en proyectos distritales alrededor del fútbol, a la venta de comidas —fue lo último a lo que se vio obligado a hacer, debido a las restricciones que la pandemia le impuso a las actividades físicas— y crear su escuela de formación, el ‘Club deportivo Ricardo Ciciliano FC’, ese que Alexandra no dejó morir y que hoy le brinda el sustento para su hogar.

“En un principio —tras la muerte de su esposo— yo espero a que nazca el niño, quería que fuera barranquillero, porque ese era el deseo de Ricardo. En diciembre me fui a Manizales para estar en familia. Pero a principio de este año los papas de los niños comenzaron a decirme que reabriéramos la escuela, que ellos me apoyaban. Entonces tomo la decisión de regresar a la ciudad, organizo los papeles y reabro. Los entrenadores me respaldaron y los padres, en su mayoría, también. Hubo niños que no volvieron por cuestión de pandemia, y era entendible, pero ya ahorita están regresando, y ahí voy, a eso me dedico hoy en día, estoy con la escuela y ahora tengo un proyecto en mente alrededor de ella. Tengo dos categorías en la Liga, la 2003 y la 2005. Las categorías chiquitas están en competitivo. Ahí vamos, saliendo adelante de a poco”, manifestó Alexandra, una mujer que siempre se sentirá orgullosa por lo que fue y por lo que hizo Ciciliano en el fútbol colombiano.

“Siempre sentí orgullo por lo que hacía y por cómo se desempeñaba en la cancha. Es súper lindo decir hoy ‘Ciciliano’ y que todo el mundo sepa quién es y lo recuerden por su fútbol y su desempeño. Te digo algo, todo este espacio que he armado en mi casa con sus fotos es para recordarlo siempre. Este espacio es para mis hijos. Mucha gente me dice que no es bueno tener tantas fotos y tantas cosas de él, pero yo creo que sí, Ricardo Ciciliano no puede ser olvidado”, concluyó.

Cortesía

Un momento hermoso

Alexandra no quiso pasar por alto el año del fallecimiento de su pareja, el exjugador Ricardo Ciciliano. Su intención no era otra que recordarlo como a él le hubiese gustado, jugando al fútbol.

El evento se llevó a cabo el pasado viernes, en el estadio Moderno, con la presencia de varios amigos exfutbolistas barranquilleros y de la región.

“Mi intención no era hacer una celebración, porque no lo es, solo quería cambiar la historia de hace un año, cuando la tristeza se apoderó del momento, y recordarlo ahora con alegría”, cuenta. “Llamé a los exfutbolistas y me apoyaron, también encontré el respaldo del Secretario de Deportes, Gabriel Berdugo, que nos prestó el escenario. Y fue un hermoso momento. Les agradezco a todos. Yo me imagino a Ricardo allá arriba feliz, gozando del partido con su risa loca, viendo todo desde el cielo”, concluyó.

Del partido hicieron parte exjugadores como Víctor Danilo Pacheco, Emerson ‘Piojo’ Acuña, William Fiorillo, Martín Arzuaga, Esnáider Salinas, Léiner Rolong, Alfredo Padilla, Gian Carlos Torres, Orlando Ballesteros y Francisco Sánchez, entre otros.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.