El Heraldo
Óscar Rivas con su título de campeón. Cortesía
Deportes

Óscar Rivas hace parte de una generación campeona

Es contemporáneo con Darleys Pérez, Jonathan Romero y Eleider Álvarez. Todos ellos han sido campeones en sus categorías.

La hazaña que consiguió el colombiano Óscar Rivas el pasado viernes, cuando se alzó con el título de campeón mundial de boxeo en el peso Bridger, generó una gran alegría para el país.

Este pugilista vallecaucano derrotó al canadiense Ryan Rozicki tras 12 asaltos por decisión unánime de los jueces, en una velada que se disputó en Montreal.

Pero su victoria no fue cuestión de suerte, ni nada por el estilo, sino de una lucha insaciable por convertirse en campeón, con mucho sacrificio, horas de entrenamiento, participaciones de Juegos Olímpicos y Juegos Panamericanos, los cuales hoy en día se ven reflejados con su corona.

El gran triunfo de Rivas ha culminado con una gran preparación y ha puesto en la cúspide de este deporte a una generación campeona, la cual está conformada por Rivas, Darleys Pérez, Jonathan ‘Momo’ Romero y Eleider Álvarez, todos atletas contemporáneos que ya se han encargado de dejar el nombre del país en lo más alto del mundo.

Comienzos

No fue fácil ni para Óscar, ni para ninguno de sus compañeros empezar a ganar experiencia en los cuadriláteros. Su primer gran logro fue conseguir cupos para Colombia en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

Rivas lo pudo hacer al quedar subcampeón de los Juegos Panamericanos, competición en la que  Darleys Pérez ganó en su categoría. Ese mismo año (2007), Jonathan ‘Momo’ Romero y Eleider Álvarez ganaron sus cupos a las justas deportivas más importantes del planeta en el Mundial de Boxeo que se realizó en Chicago.

En ese entonces, fue la primera participación de todos estos pugilistas en este evento olímpico como la Selección Colombia, en el cual mostraron sus capacidades dentro del ring y se empezaron a abrir campo desde el circuito profesional.

Primeros combates. Luego de participar en los Olímpicos, este colombiano probó suerte precisamente en Canadá, país donde pasó mucho tiempo, y después logró llegar a la cima de su carrera. En ese entonces (2008) pudo tener tres combates y volvió a Colombia, debido a que su visa fue negada por exceder el tiempo limite la última ocasión que viajó.

Después de unos meses de espera, ‘Kaboom’ pudo volver a dicho país, sin embargo, sufrió un accidente que le provocó un desprendimiento de retina, algo que lo mantuvo por varios meses fuera de los cuadriláteros.

Sumado a esto, tuvo que superar varios percances para finalmente volver a pelear en 2017, más fuerte que nunca, y terminó de demostrarlo el pasado viernes en suelo canadiense, país en el que ya lleva varios años viviendo.

Llegaron los títulos

En los momentos en los que Rivas sufría por lesiones y otras cosas adicionales, ya varios de sus compañeros le habían sacado un poco de ventaja en la élite del boxeo, entre esos Jonathan ‘Momo’ Romero, quien fue el primero de los cuatro en alzarse con un título mundial.

El caleño se coronó como el mejor de la categoría Súper Gallo en 2013, cuando superó por decisión unánime al mexicano Alejandro López, en la ciudad de Tijuana, la cual es fronteriza con Estados Unidos.

El colombiano alcanzó el campeonato mundial en esa ocasión al tener la ventaja en dos de las tres tarjetas de los jueces 116-111 y 115-112, mientras que López registró 115-112 en el fallo a su favor.

Después de esta corona llegó el turno de Darleys Pérez, quien en 2015 pudo vencer a Argenis López en República Dominicana y se alzó con el cinturón de peso ligero en la AMB, su mejor resultado en su carrera.

El antioqueño sufrió, pero venció gracias a la decisión de los jueces y su gran despliegue. Finalmente pudo levantar aquel cinturón mundial que tanto buscó durante varios años y que consiguió en suelo puertorriqueño.

La camada de estos boxeadores colombianos la siguió poniendo en alto Eléider Álvarez, quien en 2018 ganó el título mediopesado de la Organización Mundial de Boxeo, algo que logró el 4 de agosto, después de derrotar por un nocaut al ruso Sergey Kovalev, en el Etess Arena, en Nueva Jersey.

Estos pugilistas, que comenzaron a sobresalir en los Juegos Olímpicos de Beijing en 2008, terminaron de consagrarse con el gran triunfo de Óscar Rivas por decisión unánime ante el canadiense Ryan Rozicki, para reclamar el naciente título mundial del Consejo Mundial de Boxeo en la categoría Brigder, nuevo escalón intermedio entre el peso crucero y los pesados.

Alguien que conoce muy bien a estos cuatro atletas es Julio Torres, quien los dirigió en los Juegos Olímpicos de Beijing y los resaltó como el “mejor equipo colombiano” que ha participado en estas justas.

“Todos ellos han sido grandes deportistas, disciplinados, principalmente Pérez, que es todo un señor fuera y dentro del ring. El ‘Momo’ es un muchacho más abierto, extrovertido, pero gran boxeador. Álvarez bastante serio y Rivas igual, es el mejor equipo que ha tenido Colombia en Juegos Olímpicos. No se nos dieron los resultados, pero fueron los mejores”, dijo Torres en diálogo con EL HERALDO.

Colombia ha disfrutado a lo largo de los años con los triunfos de Álvarez, Rivas, Pérez y Romero, quienes se han encargado de abrirle campo a las futuras generaciones para que sueñan con alcanzar cinturones mundiales, oros olímpicos y otros trofeos, los cuales siempre han estado entre los logros de los deportistas del país a lo largo de los años.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.