El Heraldo
Cortesía
Deportes

Cristian Ortega, el rey de la velocidad en los Panamericanos Junior

El departamento del Atlántico ha estado muy bien representado en los Juegos Panamericanos Junior que se están desarrollando en Cali.

Pero hay dos deportistas que sí que han resaltado por encima del resto de los atlanticenses. Ellos son los ciclistas Marianis Salazar y el pedalista Cristian Ortega, quienes literalmente han volado en sus bicicletas por las pistas caleñas.

La primera ganó tres preseas doradas en las pruebas de keirin individual y por equipos, y también se llevó el primer lugar en la competencia de velocidad, algo que asombro a propios y extraños por su gran rendimiento.

Ortega, quien es nacido y criado en el barrio Bellavista, no se quiso quedar atrás. El competidor se subió a ‘cicla’ y le dio al país otras tres preseas de oro. Dos en keirin por equipos e individual y la otra por la prueba de velocidad, encargándose de dejar bien el alto el ciclismo atlanticense.

“Desde principio a fin fue un orgullo estar allá representando a Colombia, porque de tantos deportistas yo fui seleccionado y gracias a Dios así se dieron las cosas. Estoy orgulloso, muy feliz. Fue una buena participación, dilo mejor de mí y se vio reflejado tanto sacrificio y esfuerzo que he tenido durante tanto tiempo. Aparte de las tres medallas casi hago récord de la pista”, le dijo el joven a EL HERALDO.

“Desde mucho antes yo vengo haciendo buenas marcas, como en un Campeonato Panamericano en Bolivia que hice récord juvenil, también espero correr en la categoría élite, que es superior. Espero que pueda competir en esas competencias pronto, estoy ansioso por eso”, añadió.

El corredor, de 21 años, también dijo que para él, las medallas se hacen “entrenando”, por lo que nada ha sido suerte en su carrera.

“Más que todos las medallas se hacen entrenando y yo soy muy bueno en eso. Yo entreno bastante, me esfuerzo mucho en ser el mejor en cada práctica. Ya yo iba a lo seguro, confiando en mis capacidades y sabía que debía hacer lo mejor posible”. Una de mis maneras de enfrentar la medalla antes es verme con la medalla ya puesta en el espejo, viéndome cumplir mis metas y ahí se vieron los resultados de todo esto”,

Pero un buen rendimiento no puede llegar sin el acompañamiento de un buen entrenador. Ese es el caso de Ortega, quien no se quiso olvidar de Ricardo Moreno, quien ha sido el que ha estado en sus inicios y en los de Marianis, para quien también tuvo palabras de elogio.

“Estoy muy feliz, porque las seis medallas de oro se vinieron para la ciudad. Marianis (Salazar) lo hizo muy bien, yo igual. Todo esto también es gracias a nuestro entrenador Ricardo Moreno, quien es el que nos ha llevado de la mano en este proceso. Él desde mis inicios me ha enseñado todos sus conocimientos y me ha ayudado a superarme como deportista”, comentó Cristian.

“Lo bueno de nuestra relación es que me ha enseñado mucho de su filosofía. Aunque ya gané, tengo que ver los errores que cometí. Él siempre estuvo ahí llamando, escribiéndome, dándome estrategias para las carreras”, agregó.

Por último, este barranquillero no pudo ocultar el que es su gran sueño: ir a unos Juegos Olímpicos y porque no, ganar una medalla en las justas deportivas más importantes del mundo.

“Sueño con ir a unos Juegos Olímpicos, ganarme unos, ganar medallas, así sea participar, sueño con ir a un Campeonato del Mundo y hace récord mundial”, finalizó.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.