El Heraldo
Cultura

El espíritu rebelde de Morgan Blanco

Seis expertos musicales analizan el legado de esta leyenda barranquillera.

Con la muerte del músico barranquillero Morgan Enrique Blanco Borrero el pasado martes se extendió la leyenda de uno de los acordeoneros más innovadores que haya nacido en nuestro país. 

Su espíritu rebelde lo llevó a realizar varios experimentos, y con su acordeón terciado al pecho propuso melodías que fueron más allá del vallenato y de la música costeña.

Se atrevió a grabar canciones como: Very, very well, Negra, ron y velas, Welcome y Remember, las cuales cuentan con una gran influencia del rock and roll que se hacía en Estados Unidos en la década de los 50. 

‘El virtuoso del acordeón’, como se le conocía artísticamente a Blanco, fue pionero en muchos aspectos; con los Raspacanillas de Carrizal, se convirtió en el primer músico que graba acordeón con la CBS (Sony); así mismo, con Sonolux, Tropical, Codiscos, y Discos Fuentes. Grabó y acompañó a Daniel Santos, Pacho Galán, Pastor López, Nelson Pinedo y Los Gaiteros de San Jacinto.

En México y Argentina su canción Negra, ron y velas, grabada para Discos Fuentes, fue interpretada por varios grupos, convirtiéndose en himno de la cumbia. En el movimiento picotero ‘manito’ (Sonideros), DJ y artistas han usado sus líneas melódicas para hacer versiones alternativas de su música.

Tras su desaparición física, sus canciones fueron desempolvadas por seis expertos musicales, que en diálogo con EL HERALDO se atrevieron a responder la pregunta del millón: ¿El Very, very well era o no era rock and roll?

El interrogante sobre su gran hit le fue planteado a Leopoldo Calderón, docente de Música de la Universidad del Norte; a Jaime Andrés Monsalve, jefe musical de la Radio Nacional de Colombia; al músico barranquillero Eduardo Jalube, creador del Rockódromo; al experto en rock Paul Hernández; al investigador cultural Jonathan Cantillo, y al comunicador social, docente e investigador Fausto Pérez.

Además, estos amantes de la música hicieron aportes que a la postre se convierten en un material de colección para aquellos que quieran sumergirse en los orígenes de nuestra música costeña. 

“Su propuesta no se puede encasillar en un solo género”

Para Leopoldo Calderón, docente del Departamento de Música de la Universidad del Norte y quien además es músico multiinstrumentista, compositor, arreglista y productor, “Morgan Blanco fue un músico excepcional con una conciencia universal”. 

En su análisis propone un paralelo con Joe Arroyo, y menciona que “ellos son difíciles de encasillar en un género. 

Calderón expone que Morgan fue mucho más que un intérprete de acordeón, hizo música tropical, vallenata y coqueteó con el rock. “‘Very, Very Well’ es un tema que tiene matices rockeros y creo que en la historia del rock nacional valdría la pena incluirla. Su música no creo fuera rock solamente, aunque ahora se le llama rock a propuestas como Bomba Estéreo y Calle 13, algo que es bastante polémico”.

“‘Very, very well’ es el primer rock and roll grabado en Colombia”

Quien afirma rotundamente que ‘Very, very weel’ es un rock es Jaime Andrés Monsalve, jefe de Radio Nacional de Colombia.   Cuenta que en 1959, cuando se lanza la canción, la esencia del mercado musical en la Costa Caribe colombiana estaba dominado por la guaracha en acordeón. Las innovaciones que hacía el acordeonero y compositor barranquillero José María Peñaranda fueron bien vistas y a eso era lo que le venía apostando Antonio Fuentes en Cartagena, en Discos Fuentes. “Toño Fuentes se fue a Estados Unidos a estudiar y regresa con la idea de producir rock. Se encuentra con que la oportunidad está en guarachizar ese sonido y lo hace con personajes como Aníbal Velásquez y Carlos Román, quien se une con Morgan Blanco y graban ‘Very, very well’, una composición de Antonio Fuentes”.

Monsalve, luego de su recuento histórico, concluye: “Quiero pensar que ‘Very, very well’ sí es un rock and roll y en ese sentido el primero grabado en Colombia. Todo esto con la ventaja además de haber sido un tema que uno escucha y reconoce de inmediato como un tema colombiano”.|

“Fue el verdadero precursor del rock en nuestro país”

En su concepto, el experto en rock Paul Henríquez, considera que Morgan Blanco Borrero “fue el más cosmopolita de todos los acordeoneros de Colombia”, y que su intuición musical y artística lo llevó a que muchos afirmen, sin temor a equívocos, que se le debe considerar “el verdadero precursor del rock en nuestro país”. 

Manifiesta que Blanco creó “su propio rock” conservando la esencia de este género musical anglo, pero suplantando la armónica ‘Cross Harp’ que caracterizaba el blues y el rock and roll en sus inicios por el acordeón como instrumento principal de la línea melódica.

“Si en los mismos Estados Unidos el rock and roll fue repudiado por el mundo puritano de aquellos tiempos, ¿podrían imaginarse ustedes cómo mirarían a un músico generoso y humilde como Morgan Blanco muchas personas en la Colombia de esa época? Pero es que los genios de la música como Pacho Galán, Aníbal Velásquez y Morgan Blanco son así, se les da por pertenecer a otro mundo”, opina Henríquez.

“Fue un buen intento, pero no es rock”

El músico barranquillero  Eduardo Jalube, creador del recordado Rockódromo, quien está radicado en Lausana, Suiza, reconoce a Blanco como pionero del rock colombiano, aunque anota que su ritmo no era esencialmente rock and roll. “Para nosotros cuando jóvenes nunca nos pareció un rockero, pero con el pasar del tiempo, personalmente me di cuenta de la importancia de su intención de hacer algo diferente, al igual que Noel Petro, quien también se atrevió con su requinto a explorar este género musical con su tema ‘El rock and roll del sapo’.

Jalube agrega que la estructura melódica de ‘Very very well’ no cumple con el esquema del rock de manera cabal. “Lo del maestro Morgan fue un buen intento, pero no tiene los cortes básicos del rock and roll, que terminó convirtiéndose en la aceleración del blues”.

Finalmente, indica que habría que escuchar otras canciones de Carlos Román para precisar cuál era el verdadero estilo de Morgan. “Me parece genial la intención, trató de hacer algo diferente a los usual”.

“No me atrevería a catalogarlo como rock and roll”

Fausto Pérez Villarreal, periodista y catedrático, sostiene que luego de desempolvar el súper éxito de Morgan no se “atrevería a aseverar si su ensayo corresponde a un auténtico rock and roll u otra cosa”. 

Acota que lo que sí es cierto es que cuando el acordeonista barranquillero sacó a la luz ‘Very, very well’ con Carlos Román, a finales de los 50, ya causaba furor y conmoción en el mundo ese género surgido a partir del intercambio con otros géneros predecesores como el rhythm and blues, el blues, el country, y otros.

“Habría que analizar si la propuesta de Morgan, con su acordeón, encaja en las características del rock and roll”, y desglosa que en estos géneros predominan instrumentos como la guitarra eléctrica, la batería y el bajo eléctrico.

Lo que sí deja claro Pérez Villarreal es que “Morgan es el precursor del rock and roll con acordeón, se atrevió y repitió su propuesta en otros temas”.

“Morgan Blanco quizás pudo sentirse como un incomprendido”

Por su parte, el investigador musical y baterista Jhonatan Cantillo manifiesta que Morgan es un representante de la escuela barranquillera del instrumento del fuelle “que tuvo el honor de ser una estampa mítica de la música tropical colombiana, heraldo de la cumbia y la música costeña”.

Para él, ‘Very, very well’ es uno de sus temas más icónicos, y, tal vez, polémicos, pues se considera el primer rock grabado en Colombia. “En realidad se trata de una cumbia con elementos de rock. El éxito de la canción se debe a un increíble sabor a rock and roll al mejor estilo de Chuck Berry”. Complementa que a su parecer, quizás, “Morgan pudo sentirse incomprendido por los rockeros” que se burlaban de esa jerigonza sin sentido, y también por “los amantes de nuestra música vernácula que tampoco sentían como propia su propuesta” en ese tiempo donde el merecumbé mandaba la parada a nivel nacional. 

Al margen de esta polémica, Cantillo sostiene que ‘Very, very well’ fue “uno de los experimentos sonoros más tempranos y arriesgados que se realizaron con la guitarra eléctrica, mucho antes que bandas rockeras grabaran sus solos en Cali, Bogotá y Barranquilla, donde este género ya se escuchaba gracias al cine y la radio”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Morgan Blanco
  • Leyenda
  • música
  • barranquillero
  • Acordeonero
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web