¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Serenatear

Como un homenaje a Antonio Celia Cozzarelli, fallecido el pasado 3 de junio, seguiremos publicando algunas de sus columnas.

En la Avenida Olaya, con calle 72, estaba el restaurante Chop Suey. Más que un restaurante era un templo de la música. Se escuchaban tríos ensayando nuevas melodías, otros ofreciendo a sus presuntos clientes prueba de sus capacidades musicales. Ahí encontrabas a Rafa Mejía, Pacheco y el Morrocoyo, El Ñeñe, entre tantos otros. En un reservado, el joven enamorado escogía las canciones con los músicos, esperando la caída de la noche para llevarlas en serenata a su adorada. Llegada la hora, trío, enamorado y amigos de apoyo, se enrumbaban hacia el lugar. Al pie de la ventana donde ella dormía, el “aspirante” se colocaba en primera fila. Dos pasos atrás los músicos, y en un tercer plano los amigos del pretendiente. A los primeros acordes de una de las clásicas, con las que siempre empezaba la serenata, el primero en despertar, por razones de edad, era el padre de la muchacha. Le seguían en su orden: la madre, las hermanas y el hermanito menor, que alborotado corría por los cuartos anunciando el suceso. La decisión de encender la luz era potestativa del padre, dependiendo de la “calidad” que le mereciera el aspirante. ¡La serenata era la llave que abría la puertas del amor! Pero esa costumbre va de salida, ya que es imposible subir a un sexto o séptimo piso a cantarle a la muchacha y menos pretender que el padre, en su bata vino tinto; la madre, en piyama de dulce abrigo; o la joven, en diminutas prendas de fina seda, bajen al primer piso. El modernismo ha traído muchas cosas buenas, pero nos ha quitado bellas costumbres que no podemos recuperar. ¡Son las vainas de la vida!

Barranquilla - calle 72 - músicos locales -

Más Columnas de Opinión

Lucero Martínez

Patriarcalismo y estado

Un orden endeble que la enfermedad mundial develó, propiciando la caída cultural más estruendosa en toda la historia de la humanidad, la que será narrada por los siglos de los siglos.

Somos el producto de la invención política, soc

Leer
Fernando Giraldo

Vergüenza y desencanto

No es así en el caso del exministro Arias, por tratarse de algo debidamente juzgado. Vía tutela se concedió una nueva instancia; mientras millones de casos son ignorados o quedan invisibles. No todos reciben las mismas oportunidades. Es la Colo

Leer
Kelina Puche

Nueva política social

El programa de Ingreso Solidario, liderado por el Departamento Nacional de Planeación, y dirigido principalmente a un grupo poblacional, quizás no pobre en su totalidad, pero sí ampliamente vulnerable, que en buena medida depende de la economí

Leer
Daniela Cepeda Tarud

Paciente 31

Un mes después de la identificación de la primera persona infectada con coronavirus, dicho país había conseguido contener su expansión, con solo 30 personas infectadas. Sin embargo, la paciente número 31, a pesar de tener síntomas, continu

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web