El titulo es:Serenatear

Últimas noticias

El serbio Novak Djokovic, número uno del ránking ATP.
11:06

El número uno del ránking ATP aplastó al alemán en dos sets...

10:53

En una ceremonia en Las Vegas previa a la entrega de los...

En el comunicado el grupo bancario lamentó la muerte de Jorge Enrique Pizano y su hijo.
10:42

En un comunicado de ocho puntos, las empresas aseguraron...

10:33

El gruupo, emocionado, corrió a la playa a bañarse y a...

10:08

Hoy se conmemora el Día Mundial de la Diabetes con el fin...

09:50

Red PaPaz busca movilizar a la ciudadanía para exigirle al...

09:50

Los lixiviados son mezclas de aguas de lluvias infiltradas...

Samuel Zúñiga, de 22 años de edad, fallecido en el accidente.
09:43

El siniestro se presentó a la altura de la circunvalar con...

El exministro Andrés Felipe Arias.
08:33

La decisión fue proferida por dieciocho expertos...

08:30

El director del Tránsito de Soledad, aseguró que ya fueron...

Columnas de opinión
Actualizado hace 5 meses

Serenatear

Como un homenaje a Antonio Celia Cozzarelli, fallecido el pasado 3 de junio, seguiremos publicando algunas de sus columnas.

En la Avenida Olaya, con calle 72, estaba el restaurante Chop Suey. Más que un restaurante era un templo de la música. Se escuchaban tríos ensayando nuevas melodías, otros ofreciendo a sus presuntos clientes prueba de sus capacidades musicales. Ahí encontrabas a Rafa Mejía, Pacheco y el Morrocoyo, El Ñeñe, entre tantos otros. En un reservado, el joven enamorado escogía las canciones con los músicos, esperando la caída de la noche para llevarlas en serenata a su adorada. Llegada la hora, trío, enamorado y amigos de apoyo, se enrumbaban hacia el lugar. Al pie de la ventana donde ella dormía, el “aspirante” se colocaba en primera fila. Dos pasos atrás los músicos, y en un tercer plano los amigos del pretendiente. A los primeros acordes de una de las clásicas, con las que siempre empezaba la serenata, el primero en despertar, por razones de edad, era el padre de la muchacha. Le seguían en su orden: la madre, las hermanas y el hermanito menor, que alborotado corría por los cuartos anunciando el suceso. La decisión de encender la luz era potestativa del padre, dependiendo de la “calidad” que le mereciera el aspirante. ¡La serenata era la llave que abría la puertas del amor! Pero esa costumbre va de salida, ya que es imposible subir a un sexto o séptimo piso a cantarle a la muchacha y menos pretender que el padre, en su bata vino tinto; la madre, en piyama de dulce abrigo; o la joven, en diminutas prendas de fina seda, bajen al primer piso. El modernismo ha traído muchas cosas buenas, pero nos ha quitado bellas costumbres que no podemos recuperar. ¡Son las vainas de la vida!

Imagen de JoshMattar

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1