El Heraldo
Cartas de Lectores

La gran miseria humana | Los lectores escriben

Poemas

“Una noche de misterio, estando el mundo dormido, buscando un amor perdido, pasé por el cementerio”. De esta intrigante como singular manera empieza La Gran miseria humana, extraordinario poema que narra a su vez la historia de un poeta y su amada que yace muerta en un cementerio.

Una vez más, aquella compleja y peculiar relación de la literatura vuelve a reaparecer de forma pomposa: el amor y la muerte. Y sin embargo tampoco se ignora la comunión entre el estilo ornamental y gráfico de los versos, que de algún modo parecen contener implícitos alguna que otra musicalidad lóbrega y siniestra. Ese algo que podría cuanto menos desorientar a cualquiera quien ose entonarlas en las oscuras horas que preceden el amanecer.

Este necropoema —tal y como algunos prefieren definirlo—, brota gracias a la escarlata pluma de Gabriel Escorcia Gravini, poeta nacido en Soledad Atlántico quien desde la óptica de este comentarista, ha sido un tanto inadvertido en la historia lírica de la región caribe. Por supuesto una pena, pues a decir verdad, el autor no fue menos interesante que su obra.

Desde siempre su vida fincó en la atipicidad. Nació a finales del siglo XX, y desde muy joven se le diagnosticó con lepra: el mismo germen que desde la antigüedad se creían solo padecían las personas impuras y malditas. Por su enfermedad, tuvo que vivir aislado en su habitación sin más compañía de la que le procuraban los libros, así pues, estando en su tediosa reclusión, a lo mejor percibía la belleza (o la fealdad) del mundo que lo rodeaba y que le inspiraba a escribir su poesía.

Cuando caía la noche solía escaparse al cementerio con un cuaderno. Allí, noctámbulo y silencioso, escribía a la vista del inmenso camposanto lleno de sepulcros desiertos, allí componía los versos de sus poemas, las rimas de sus canciones y sus cartas sin remitentes. Esperando la muerte y meditando bajo la luz de la luna sus miserias humanas.

Andrés C. Palacio

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Néstor Rosanía

El plan pistola del Clan del Golfo

“Lo que se meta, que le voleen clavo, eso no les niegue, que no les nieguen (…) Comandantes urbanas, militares, todo lo que asome las narices por ahí, chupeteao”. Este es uno de los audios de los comandantes del Clan del Golfo ordenando el

Leer
El Heraldo
Álvaro Villanueva

Marihuana legalizada

La propuesta reciente del presidente Petro, sobre la legalización del Cannabis o mejor de la marihuana en nuestro medio, tiene diferentes puntos de vista para sustentar o rechazarla.

Desde el punto de vista médico existen muchas dudas

Leer
El Heraldo
Eduardo Verano

Reforma universitaria 1918 (II)

Otras reflexiones que quedan de la reforma universitaria 1918:

Las grandes transformaciones tecnológicas mundiales del siglo 20 tienen repercusiones en toda universidad de una sociedad moderna y se distinguen por el “diluvio de datos

Leer
El Heraldo
José Manuel González

Drogas: cuida a tu hijo

La perspectiva de un país con mayor facilidad para el consumo de drogas preocupa a muchos padres de familia en la actualidad. Para esas personas que están buscando proteger a sus hijos de la posibilidad de convertirse en drogadictos les recomien

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.