El Heraldo
Deportes

Clasificar entre los ocho es lo mínimo que se le pide a Junior

Ante Alianza Petrolera volvimos a ver a un equipo sin norte, lento, conformista, excesivamente monótono y sin ideas.

La meta de Junior no solo es entrar entre los ocho mejores de la Liga. Eso no se festeja, no es la meta. Con la alta inversión que reviste la nómina del equipo, con la presencia de jugadores estelares y experimentados como Sebastián Viera, Germán Mera, Teófilo Gutiérrez y Miguel Borja, eso se da por descontado. 

Hacer parte de ese amplio grupo de clasificados es una obligación, un peldaño más hacia el verdadero objetivo del conjunto rojiblanco: llegar a la final y pelear el título.

La tradicional exigencia de la afición va más allá de entrar o no entrar a los ocho. 

No basta con eso. Es algo casi obvio, pero lo recuerdo por si Luis Amaranto Perea, que no es un hombre surgido de las entrañas de Junior, no lo tiene claro.

Y lo digo porque varias de sus declaraciones post-partidos con respecto a la forma de juego del equipo no están en concordancia con lo que tradicionalmente se exige en Barranquilla.

“Estamos contentos, hoy vimos una expresión futbolística diferente, estuvimos precisos con el balón”, dijo Perea en la rueda de prensa posterior a la victoria 2-1 ante Alianza Petrolera.

Tal vez yo sea el confundido, pero yo no vi una “nueva expresión futbolística” ni ninguna “precisión”.

Precisamente esa es una de las cosas que está faltando en el frente de ataque, exactitud. 

Ayer volvimos a ver a un Junior sin norte, lento, conformista, excesivamente monótono y sin ideas. 

La gran diferencia es que Alianza, distinto a los otros equipos que vienen a Barranquilla, como el Plaza Colonia, por ejemplo, es que no se encerró tanto atrás y le concedió mayores espacios a los rojiblancos, que por momentos fueron ‘explotados’ por Teófilo y Carmelo Valencia. Aunque no del todo porque, justamente, faltó precisión a la hora de definir.

Entiendo que Perea no va a hacer trizas públicamente el desempeño individual y colectivo de sus dirigidos después de un triunfo tan importante para la posición en la tabla. Es comprensible que se enfoque en lo positivo, pero tampoco puede decir cosas contrarias a la realidad. No se puede tapar el sol con las manos.

En Junior no basta con ganar a los trancazos. El equipo sí ha dado señales de vida (lo hizo en la ida ante Plaza Colonia y frente a Cúcuta), pero no progresa, no evoluciona. Ya es hora de mejorar notablemente. Meterse en los ocho es lo mínimo que se espera.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Juan Bravo

Algo falta...

Terminó la temporada regular de Grandes Ligas. 12 colombianos vieron acción. Pero pocos tuvieron regularidad.

Urshela sacó la cara. Cambió el uniforme a rayas tradicional de los Yankees por el de uno menos mediático como el de los T

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

Continuidad y lealtad

Obvio que, aunque por aquí estemos bacano, no podemos desentendernos del acontecer nacional, que Elsa y Pumarejo, para la culminación de su estupenda gestión, en buena medida dependen del apoyo que Petro pudiera brindarles, aunque las esperanza

Leer
El Heraldo
Haroldo Martinez

Neandertales colombianos

Gracias a los descubrimientos del genetista sueco Svante Pääbo acerca de la evolución humana que le valieron la distinción con el Premio Nobel de Fisiología y Medicina de este año, he podido comprender por qué hay en este país paisanos y p

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.