El Heraldo
Opinión

Luego del apague y vámonos

Resulta inusual que como directora de Barranquilla Cómo Vamos escriba sobre Cartagena. En dicha ciudad existe el programa Cómo Vamos, con más de 10 años de funcionamiento, que goza además de una gran reputación y que es ya un bien público y querido por los cartageneros. Cuenta con el liderazgo de una joven y gran mujer, y con el apoyo irrestricto de unos socios comprometidos con sacar adelante su ciudad. 

Tuve la oportunidad de asistir a la reciente presentación de resultados del Informe de Calidad de Vida 2016, que muestra la evolución de los principales indicadores de ciudad, y que es realizado a partir de la información que suministran entidades públicas y privadas de orden nacional y local, con datos consolidados al 31 de diciembre de 2016. 

Ya en el público, me situé en el plano de un ciudadano y me causó gran impacto el estado crítico de los indicadores presentados. Citando apartes del informe: “Por primera vez en 9 años aumentó la proporción de población cartagenera en condición de pobreza monetaria, más de 264.000 personas en la capital de Bolívar viven en condiciones de pobreza. La pobreza extrema o indigencia aumentó 1,5 puntos porcentuales en 2016. Más de 55.000 personas viven en la indigencia… La deserción escolar continúa siendo alta… La calidad educativa no presenta avances, y de hecho varios colegios oficiales pasaron de la categoría C a la D, la más baja en la escala de las pruebas saber 11º. Fueron 3.643 niñas y adolescentes de entre 10 y 19 años que quedaron embarazas en 2016. Aunque esta cifra fue mayor en años anteriores, sigue siendo alarmante la cantidad de casos en la ciudad…”.

Todos disfrutamos de Cartagena “la fantástica”, y no es nuevo el hecho de que en la ciudad coexistan dos grandes realidades frente a las narices de todos. Sin embargo, la realidad más dura, evidenciada en este informe, la constituye el hecho de que la pobreza no cede, antes aumentó.

El gran problema de fondo radica en la debilidad institucional que se presenta en la ciudad, y que todavía está lejos de superarse. Muchos alcaldes en poco tiempo, una inestabilidad que prácticamente imposibilita la opción de consolidar programas y proyectos que generen verdaderos impactos.

Escuché a alguien del público decir la conocida expresión “apague y vámonos”, aún así estas realidades debemos asumirlas para después pasar a la acción.

Hace poco, el Centro de Estudios Económicos Regionales del Banco de la República, las fundaciones Promigas y Mamonal, Fundesarrollo, Ciudad Caribe de la ANDI y los programas Cómo Vamos de Barranquilla, Cartagena y Santa Marta; bajo la coordinación de Adolfo Meisel, codirector del Banco de la República, lanzamos “La Casa Grande Caribe”, una iniciativa que trabaja por la identificación de inversiones específicas para brindar solución al atraso social relativo de nuestra Región, en cinco áreas puntuales: educación, nutrición, salud, saneamiento básico y financiamiento y calidad del gasto.

Después del “apague y vámonos”, viene el trabajo de construir entre todos las realidades que queremos para nuestras ciudades. De apagones no queremos saber nada más.@rochimendozam

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Weildler Guerra C.

Lecciones del murciélago

A través de las ricas narraciones que conforman sus cosmologías diversas sociedades humanas se imaginan a sí mismas a través de los animales. Ellos representan elementos de sus subjetividades, de su ética y de sus normas sociales. La animalid

Leer
El Heraldo
Orlando Araújo Fontalvo

Último tren en Italia

El tren de alta velocidad se pone en movimiento. Son las 10:05 a.m. del jueves 25 de noviembre de 2021. Dejó atrás la Ciudad Eterna, la que fuera el centro del mundo, a la que llevaban todos los caminos, la ciudad de Constantino y de Julio Césa

Leer
El Heraldo
Oriana Álvarez Vos

25 años de Fundesarrollo

Los centros de pensamiento o think-thanks como son denominados en el ámbito internacional, tienen su origen en Estados Unidos y Europa a principios de los años 20 del siglo pasado, en donde el estallido de la Primera Guerra Mundial y la Revoluci

Leer
El Heraldo
Néstor Rosanía

No pudieron hacer trizas la paz

Desde que Fernando Londoño llamaba a hacer trizas el acuerdo de paz en pleno acto del Centro Democrático y donde todos lo aplaudían a rabiar, quienes apoyamos el proceso de paz sentíamos temor que realmente llegaran a destruirlo, y no fue que

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.