El Heraldo

Lo bueno del Sí

La tesis es de Mark Waldman, investigador adscrito al MBA de la Universidad de Loyola Marymount, y Andrew Newberg, director de Investigación de medicina integrativa en la Universidad Thomas Jefferson.

Las palabras –sostienen– pueden cambiar nuestra mente.

La cosa funciona así: A medida que los escucha, el cerebro va ubicando los vocablos en partes concretas de su estructura.

Si es un sustantivo específico, como ‘silla’ o ‘botella’, lo dibuja de inmediato en el lóbulo parietal; se complica en cambio cuando tiene que procesar conceptos abstractos como ‘libertad’, pues el lóbulo frontal izquierdo se ve precisado a hacer interpretaciones complejas.

El asunto es que los mensajes estimulan el cerebro. Lo estimulan para bien o para mal.

Las palabras negativas, por ejemplo, someten nuestras entendederas a un estrés inusitado, y las hacen reaccionar con miedo y angustia.

Como cuando el niño va raudo a meter los dedos en un enchufe y escucha a la distancia el grito de sus padres. El mensaje es claro: detente, no lo hagas, es peligroso.

Y ese alarido, con sus repercusiones, condicionará el actuar del cerebro en formación a lo largo de la vida, de acuerdo con los hallazgos de estos expertos en comunicación, espiritualidad y cognición, que acaban de reciclar los diarios Washington Post y The New York Times.

Pero entre las voces negativas, la reina del terror es la palabra No. Cuando ocurre, el cerebro de inmediato libera cortisol y esta hormona se dedica a buscarle la glucosa que necesita por los medios que sean posibles, inclusive destruyendo tejidos, proteínas musculares y ácidos grasos.

Por eso es que una persona proclive al No carece de sentido del humor, acusa irritabilidad constante y padece sentimientos de ira.

Cuando, en cambio, dice tres, cuatro o cinco expresiones positivas por cada negativa “termina construyendo un mejor y más saludable cerebro”, según aseguran los autores de Words can change your brain.

Hay que concentrarse, entonces, en palabras que proporcionen felicidad o bienestar, pues hacen que el cerebro libere dopamina, un químico de placer que marca en la memoria la sonrisa, el buen humor y la comunicación compasiva.

El problema es que si nos acostumbramos al miedo y la amenaza, nos volvemos negativos crónicos. Le pasa a sociedades, como la nuestra, que han estado inmersas en conflictos prolongados.

En esos casos el cerebro estará dispuesto a prestarle más atención a lo negativo.

Pero es una decisión, primero personal y luego de sociedad, quedarnos con esos pensamientos nocivos o darles definitivamente la vuelta.

La recomendación de los expertos es que volvamos a entrenar nuestros cerebro para acostumbrarlo a expresiones amables como amor, paz y sí, que al final reducirán el estrés, atenuarán enfermedades y nos harán vivir por más tiempo.

No es un desafío fácil pero, por fortuna, el cerebro de los colombianos aprende rápido por estos días.

albertomartinezmonterrosa@gmail.com
@AlbertoMtinezM

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Sergio Arenas

Servicios públicos en riesgo

El nuevo proyecto de reforma para modificar la Ley de Servicios Públicos en el país pretende, como lo anunció el presidente Petro hace unos meses, que el eje del servicio sea el usuario, una intención plausible desde los derechos sociales. Sin

Leer
El Heraldo
Manuel Moreno Slagter

Los vidrios polarizados

Por estos días generó inconformidad un anuncio que advertía sobre la puesta en marcha de controles destinados a verificar la correcta aplicación de la resolución 3777 de 2003 del Ministerio del Transporte, que regula el tono de oscuridad del

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.