El Heraldo
Economía

La naturaleza como potencial de recreación

El turismo de espacios naturales se entiende como una categoría que comprende todas las formas de actividades turísticas que involucran el uso o apreciación de recursos naturales accesibles, en estados silvestres y en ambientes más o menos rústicos. Este tipo de turismo ha recibido creciente atención en el país por su potencial para financiar las áreas protegidas al tiempo que podría contribuir al logro de los objetivos ecológicos y sociales de la conservación que se desarrolla en estos espacios.

Acá la palabra clave es “podría”, pues hay suficiente evidencia académica y documental indicando que este turismo en diversas ocasiones se ha constituido en causa de degradación ambiental y disrupción de las condiciones y tejidos sociales de comunidades.

En Colombia, por ejemplo, la zona de Playa Blanca en el Parque Nacional Natural Islas del Rosario recibe visitas que superan, y hasta duplican, la capacidad de carga del área. En el páramo de Sumapaz la situación es similar, al punto que habitantes de la región han tomado vías de hecho para limitar la llegada de turistas.

Es claro que el turismo de naturaleza es una posibilidad, no una certeza. Ahora, mientras unas áreas protegidas enfrentan presiones por la alta afluencia de personas (por ejemplo el Parque Tayrona recibe cerca del 40% del total de visitas a algún parque natural del país), otras quisieran atraer más personas. Para estas últimas el reto es identificar las actividades recreativas con mayor potencial de demanda y que además sean compatibles con el manejo ambiental del parque.

Una investigación reciente que realizamos encontramos que para el Vía Parque Isla de Salamanca los deportes náuticos de bajo impacto (kayak) son atractivos para la población joven, mientras que el avistamiento de aves es más interesante para individuos de más edad y una mayor inclinación hacia la apreciación estética del entorno. El mensaje es claro, contar con atractivos naturales no es suficiente para ser visitado.

Lo importante son las actividades a partir de las cuales se deriva la experiencia de contacto con la naturaleza. Pero, como se indicó arriba, el afán de atraer turistas no debe comprometer la consecución de los objetivos de conservación, pues esta es la esencia y mandato de un área protegida. Hacerlo bien no es fácil, pero es posible. En todo caso, el turismo debe ser visto como un medio para la conservación, pero no el fin mismo de las áreas protegidas.

*Profesor del IEEC, Uninorte. Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad exclusiva de los autores y no comprometen la posición de la Universidad ni de EL HERALDO.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

Educación como propuesta

Si los precandidatos presidenciales quieren proponer algo serio para el Caribe colombiano, deberían hacerlo planteando un tema fundamental como lo es mejorar el sistema de educación pública en los niveles básica y media. Cuando el país entra

Leer
El Heraldo
Javier Castell Lopez

Clasificada con poco juego

“La Eliminatoria es el arte de sumar puntos”, expresó Carlos Queiroz en su presentación como técnico de la Selección Colombia. Con cierto aire filosófico del fútbol, no se dio cuenta que estaba diciendo una obviedad. Claro, hay que sumar

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.