El Heraldo
Opinión

Nos ponen en peligro

Ojalá el sueño de cambio que tenemos muchos colombianos, con el nuevo gobierno se materialice para el bien de todos y del futuro de nuestro país.

Las potencias occidentales (que incluyen en su círculo privilegiado a Japón, Corea del Norte, Israel, India, Turquía y Brasil) y no occidentales están, una vez más, enfrascadas en una lucha geopolítica por el control y explotación de recursos energéticos, aumento de zonas de influencia, venta y distribución de armas, fortalecimiento del especulativo sistema financiero internacional, expansión de laboratorios farmacéuticos y dominio tecnológico; poniendo seriamente en peligro la estabilidad ambiental, la seguridad internacional y alimentaria y presionando contra la democracia, incluso en sus propios países. Acuden a la guerra directamente o dan argumentos a sus adversarios para que la hagan (Rusia y China, por ejemplo), lo cual amenaza la paz mundial. El actual forcejeo entre Europa y Estados Unidos con Rusia, por el control de Ucrania, y con China, por el control del Pacífico y su influencia en Taiwán, refleja el desprecio que tienen por pueblos y naciones, incluso los propios.

Los organismos internacionales, incluyendo las Naciones Unidas, tienen un margen de maniobra muy reducido para contener los males de un modelo político y social capitalista irresponsable, que se consolida a costa de miles de millones de seres humanos que deben enfrentar un acelerado deterioro de su vida y dificultades para asegurarse alimentos, agua y energía. La riqueza y control de los recursos del planeta y de los países se concentra aceleradamente en muy pocas personas o grupos económicos. El modelo, que se ha agotado, ni siquiera puede contener el crimen internacional, los conflictos que estallan por doquier y, definitivamente, no reduce la miseria y la pobreza que se extienden. Tampoco logra consolidar la democracia y el desarrollo; por el contrario, amplía la brecha existente entre naciones y regiones. Nos hundimos, casi irremediablemente, en regímenes autoritarios, nacionalistas y racistas.

El mundo occidental, que tanto se preocupa por la democracia y el desarrollo en otras latitudes, y da lecciones de moral sobre la paz internacional que no respeta, intenta imponer por la fuerza, con engaños y con maniobras políticas y militares, una falsa o aparente democracia en países “en vías de desarrollo”, conduciendo al ascenso del populismo, el cual fortalece el despotismo político y deterioro económico y ambiental. Ese mundo, con su mojigatería, nos propone una democracia unida a un modelo capitalista fracasado como condición para el desarrollo de los pequeños países. Esto refleja un sesgo del modelo político occidental sobre cómo se entiende la democracia. Y cuando esa democracia  cuestiona o exige revisar elementos del modelo económico entonces se dice que no sirve, y se cuestiona. No son pocas las naciones que utilizan la democracia contra la democracia. Sin mencionar que la llamada “comunidad internacional" (de grandes naciones mayoritariamente democráticas) acusa a otras naciones de totalitarias, cuando en el mundo, en su nueva etapa, la democracia solo data de fines del siglo XIX.

PD. Ojalá el sueño de cambio que tenemos muchos colombianos, con el nuevo gobierno se materialice para el bien de todos y del futuro de nuestro país.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Gisela Savdie

Kevin Costner en el Festival de Cannes 2024

El Festival de Cannes, que tendrá lugar del 14 al 25 de mayo de 2024, espera con entusiasmo dar la bienvenida a Kevin Costner quien presentará la primera parte de Horizon, An American Saga como estreno mundial fuera de competencia. El proyecto c

Leer
El Heraldo
Óscar Borja

¡El juez lesbofóbico!

Los jueces de la república, están sometidos al imperio de la ley. La función judicial tiene como propósito impartir justicia, como pilar de la democracia, los jueces deben conservar como principio básico el cumplimiento de la constitución, e

Leer
El Heraldo
Orlando Araújo Fontalvo

Un aire de familia

Son dos las doctrinas que han pretendido responder a la pregunta respecto de si realmente existe algo que pueda llamarse «literatura»: el realismo, con su fe en los universales y el nominalismo, defensor de las sustancias particulares. Para el p

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.