El Heraldo

El profesor en el Ministerio

No conozco personalmente al ministro de Salud, Alejandro Gaviria, pero me había vuelto lector permanente de sus columnas en El Espectador, de los artículos en su blog y de su cuenta en Twitter, en donde sus argumentos y opiniones le han valido miles de admirados seguidores, así como la furia ocasional de una que otra feminista enceguecida por exceso de educación. Para quienes nos sentimos abrumados por la babosería de los medios nacionales, era refrescante la opinión de este profesor escéptico, como debe ser todo intelectual, técnico, como corresponde a un investigador, e irónico, como ha de ser cualquiera que pretenda sobrevivir en la Colombia actual.

A mí, en lo particular, me agradaban sus aplicaciones de herramientas estadísticas para el análisis de fenómenos de nuestra cultura, como la frecuencia de ciertas palabras en los medios impresos o la evolución del tamaño promedio del busto de las participantes en el Concurso Nacional de Belleza (ha decrecido).

Por eso me dolió verlo aceptar la cartera de Salud, un cargo para el que sin duda está preparado intelectualmente, pero que pone al servicio de este país ingrato una mente que quizá haría aportes más valiosos desde la academia y la opinión. Sin embargo, una vez aceptado el nombramiento le deseé, y le sigo deseando, la mejor de las suertes.

No estoy de acuerdo con quienes dicen que el Ministerio de la Salud debería estar bajo la dirección de un médico. Peor que un economista que no sepa de medicina sería un doctor que no supiera de finanzas, pues el sistema de salud colombiano, más que soluciones médicas (no estamos en Sudáfrica, en donde el presidente Jacobo Zuma recomienda duchas poscoitales para prevenir el sida), requiere soluciones financieras, políticas… y penales. En cuanto a los temas médicos, debemos confiar en que el Ministro sabrá asesorarse bien.

La reforma que ha presentado ante el Congreso está bien encaminada, diseñada para que el Estado recupere el control de los eslabones de la cadena que habían caído en manos de particulares inescrupulosos o ineficientes, pero sin llegar a una indeseable estatización del sistema. Pero como mucho me temo que será recibida a tijeretazos, chillidos de mico y arengas populistas (en la reciente reforma tributaria un senador logró una reducción del IVA para el salchichón y la butifarra: no sé qué tanto haya ayudado a reducir la pobreza, pero entiendo que están molestos los butifarreros ambulantes, quienes han tenido que cambiar su contabilidad), me dispongo a pedirle respetuosamente al profesor Gaviria un servicio adicional a la patria para cuando haya concluido su tránsito por el Ministerio (y el legislativo haya consumado la vivisección del proyecto): que, con la experiencia que le dará el haber conocido las entrañas del monstruo, nos regale en uno de sus textos esclarecedores el resumen de cuáles son los problemas reales de nuestro sistema de salud —los que sustentan los datos y la evidencia—, y cuáles sus posibles soluciones. Cuáles, también, son los mitos y mentiras que rodean este tema, tan fácilmente manipulable por los grupos de interés. Una vez retirada la entendible autocensura que impone pertenecer al Gobierno, su estilo como escritor e investigador lo harán inmejorable para ofrecernos ese análisis.

Por Thierry Ways
@tways / ca@thierryw.net

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

¿Qué podemos hacer?

En medio de tantas noticias catastróficas a nivel nacional y global, parece que no hubiera espacio para nada diferente al pesimismo. Ese sentimiento, que muchas veces es individual y, como sucede ahora, colectivo, nos genera problemas adicionales

Leer
El Heraldo
Rafael Nieto

Petro radicalizado

Petro se radicaliza. Acentúa su giro a la izquierda extrema. Una de las tácticas es barrer con los técnicos del gobierno y nombrar leales. Aunque no son ni mucho menos los únicos casos, en Planeación nombró a un activista de izquierda, antig

Leer
El Heraldo
Javier Castell Lopez

La magia del tándem

“Soy Clodoaldo rima de Everaldo” reza una frase en el poema Copa del Mundo 70. La rima en el terreno de juego sucede más allá de los apellidos de los futbolistas. Se trata de una complicidad, muchas veces espontánea, natural, y otras veces

Leer
El Heraldo
Iván Cancino G.

Competencia sí, pero no así

La importancia del respeto mutuo y la ética profesional no se circunscribe únicamente al ámbito legal, sino que se expande a todas las facetas de la vida profesional y personal. La experiencia que presencié recientemente durante una audiencia

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.