El Heraldo
Opinión

Cataluña y España se acercan al abismo

Diálogo es la palabra que está en boca de todo el mundo en España y en Europa estos días con respecto al conflicto catalán. Pero, por ahora, sigue habiendo un diálogo de sordos entre Madrid y Barcelona. Después del referéndum sobre la independencia de Cataluña del pasado domingo, promovido por las fuerzas separatistas a pesar de la prohibición del Tribunal Constitucional, las posiciones se han enrocado aún más. Y la actuación violenta de las fuerzas de seguridad del Estado contra ciudadanos pacíficos que participaban en la votación ha echado más leña al fuego.

Ahora se teme algo aún peor si el gobierno separatista declara la independencia unilateral en los próximos días, tal y como está previsto en su propia hoja de ruta después de la victoria del Sí en un referéndum que carecía de garantías legales y técnicas (sin síndicos electorales ni censo). Al gobierno catalán de Carles Puigdemont no solo no le importa romper las leyes, sino que tampoco le parece hacer falta una mayoría clara para ir adelante con su procés hacia la independencia. Según las cifras de la Generalitat –el gobierno regional–, el domingo hubo un 90% de los votos a favor de crear una república catalana, con una participación del 42%. Es decir, que alrededor de dos millones de personas apoyan la independencia en un censo de 5,5 millones. Aún así, para el vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, “una inmensa mayoría de la sociedad catalana” se pronunció a favor de la separación. Cinismo puro.

Lamentablemente, la torpeza del gobierno central de Mariano Rajoy le ha dado alas a los separatistas. Las escenas de agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil golpeando con la porra a personas mayores, mujeres y gente con las manos en alto han dado la vuelta al mundo. La intervención refuerza el convencimiento de los separatistas y sus seguidores de que ellos son los defensores de la democracia frente a un Estado supuestamente represor.

Claro que un Estado de derecho debe velar por el cumplimiento de la ley. Pero hay diferentes maneras de hacerlo y la intervención policial del domingo fue una de las peores. Sin los porrazos, los independentistas se hubieran presentado con el resultado de una votación ilegal en la que una parte de la sociedad –menos de la mitad– votó a favor de un estado propio y la otra -la mayoría- se quedó en casa. No hubiera sido un mensaje muy poderoso para lograr la complicidad de la comunidad internacional, ni de cara para dentro.

Si Puigdemont y sus socios de gobierno más radicales van adelante con la declaración unilateral de independencia, las consecuencias pueden ser nefastas. Hay muchos catalanes no independistas que apoyan el llamado derecho a decidir y por ello toleraron el referéndum del domingo, aunque no participaron. Pero esta gente sin duda se echaría a la calle en caso de proclamarse la independencia, donde se encontrarían con la celebración de los separatistas.

Una negociación política es más urgente que nunca. Lástima que Rajoy y Puigdemont no parecen estar por la labor.

@thiloschafer

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Yamid Amat Serna

Un haikú y el tiempo

“Golpea el portón de quien duerme: llamémosla primera nieve.”

Los haikús son poemas japoneses cortos, habitualmente citan temas cotidianos. Algunos de ellos tienen que ver con la naturaleza; casi todos, con las cosas que suceden a

Leer
El Heraldo
Horacio Brieva

Petro, no exageres

A raíz de las encuestas de la Alianza Verde que muestran que el 67% de sus integrantes desearía la unidad entre la Coalición de la Esperanza y el Pacto Histórico, Gustavo Petro escribió en Twitter: “Una derrota de las fuerzas progresistas e

Leer
El Heraldo
Álvaro De la Espriella

$50 mil millones

La cifra entregada recientemente a la opinión pública por las entidades institucionalizadas Constitucionalmente, sobre la plata que se pierde anualmente en Colombia por concepto de la corrupción es de cincuenta mil millones cada año, una no de

Leer
El Heraldo
Alfredo Sabbagh

El estuche y el afiche

En un centro comercial en Bogotá paseaba distraído alguien que de pronto fijó su atención en un enorme cuadro expuesto en uno de los pasillos. Era una representación de Cristo, similar a las miles que la iconografía eurocentrista nos ha inoc

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.