El Heraldo
Opinión

Agradecimiento a los cinco de La Habana

Hace muchos meses, diría que mínimo dos años, escribí sobre los cinco personajes delegados por el presidente Santos para sentarse a dialogar, discutir y sacar en claro unos acuerdos que permitieran la dejación de las armas de la guerrilla de las Farc y su incorporación al ejercicio político democrático, o sea, que la palabra reemplazase el estruendo y el horror del disparo, el cilindro bomba, la emboscada, la sinrazón de la violencia en todas sus formas, que comprobado está no conduce sino a la muerte, el dolor, el desplazamiento, la ira, la venganza y toda clase de emociones y acciones negativas. También ellos debían reconocer que existieron –y aún existen en Colombia– desigualdades aberrantes en la tenencia de la tierra, se sigue exterminando la riqueza de páramos y humedales proveedores del agua y que existen millones de niños que, hoy por hoy, no tienen la menor esperanza de conseguir sus sueños a lo bien, como debería ser.

Sé que muchos a esta altura del artículo están pensando o diciendo en voz alta, esta vieja imbécil les cree a esos bandidos narcotraficantes que quieren hacer de nuestro país otra Venezuela. Entiendo y respeto esa posición, aunque de plano no comparto la idea del castrochavismo en Colombia, simple y llanamente porque no existen las condiciones ni las contradicciones necesarias para que se produzca tal barbarie. Y, además, este comentario no va dirigido a ensalzar a los que deponen armas –lo que me parece admirable y valiente– sino especialmente a los cinco de La Habana y en especial a Sergio Jaramillo Caro, quien ya debe estar trasladando su residencia a Bruselas, donde nos representará como embajador. Incluyo también a Humberto De La Calle, pero como está en el tintero de precandidatos no me voy a explayar en sus virtudes, porque no le voy a hacer campaña a nadie. Votaré, como siempre, pero primero estudiaré programas, no sin decir que tanto él como los generales Mora y Naranjo merecen mi respeto y admiración.

Pero fue Sergio Jaramillo quien aportó y defendió en nuestro nombre, la necesidad y obligación (esto lo añado yo) de abrir espacio a nuevos liderazgos y la inclusión de nuevas voces desde los territorios asolados por la guerra, para que de verdad alcancemos algún día a llamarnos democracia real, que lo que tenemos ahora es un remedo donde solo hablan y actúan los de siempre, ricos y poderosos, llámense liberales o derechistas. Ese logro me obliga –con el corazón en la mano y con mucho amor en el corazón– a decirle unas gracias inmensas. A desearle mucho descanso, tranquilidad y certeza del deber cumplido, digan lo que digan quienes no entienden que es mejor la guerrilla en el Congreso y en la plaza pública, desarmada, que emboscada en las montañas.

losalcas@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Frauky Jiménez Mazo

Mi encuentro conmigo

El niño interior, esa parte de ti que se siente como una niña o niño pequeño, que siente y expresa tus necesidades emocionales más profundas de seguridad, confianza, crianza, afecto, contacto físico, etc.

Es esa parte de ti que es

Leer
El Heraldo
Tere Rosales Serje

Del padre sano hacia el mundo sano

En el artículo anterior el tema tratado nos llevó a revisar cómo podemos movernos para dar ‘El paso del triángulo dramático al del amor’ y así liberarnos de patrones que nos desgastan, debilitan y aprisionan en conflictos y dinámicas co

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.