El Heraldo
Cortesía
Colombia

¡Hasta encontrarlos!: la ruta para hallar a los desaparecidos

Drones, georadares, scanners y un equipo que comprende distintos profesionales de la criminalística hacen parte de la Unidad de Búsqueda.

Yolanda tiene 24 años buscando a su hija. No hay mañana en la que no despierte con la incertidumbre de no saber qué pasó con su niña. Cuando tenía 11 años se fue a estudiar y nunca regresó. Yolanda sabe que no la encontrará con vida,  pero que su alma necesita descansar. Por eso no se rinde, y por eso no olvida. 

María del Carmen tiene 35 años buscando a su hermano. Sigue esperando algún día saber la verdad de qué pasó y por qué lo hicieron. Ella sabe que no lo encontrará con vida, pero 35 años no han sido suficientes para dejar atrás la angustia de no saber nada, por eso sigue buscando,  por eso no se rinde y por eso no olvida. 

Yolanda y María del Carmen son solo dos nombres, dos casos de las cerca de 80.000 familias que no se rinden y no desisten de encontrar, algún día, a ese familiar que reportaron como dado por desaparecido en el marco del conflicto armado, según registros del Centro Nacional de Memoria Histórica de Colombia (CNMH).

Cortesía

Luz Marina Monzón, directora de la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD), en diálogo con EL HERALDO explicó que: “Cuando una persona está reportada como desaparecida, está catalogada así, porque seguramente su nombre no está disponible en los sistemas de información de manera que es imposible seguirle el rastro. Esa persona podría estar viva o podría estar muerta”.

Desde 2016, posterior a la firma de los Acuerdos de Paz, junto a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y los demás órganos que conforman Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición nació la UBPD como respuesta a la solicitud de los familiares de las personas desaparecidas. Desde entonces, y a corte del primer semestre de este año, la Unidad ha logrado la recuperación de 163 cuerpos no identificados, entregado dignamente los cuerpos de 109 personas dadas por desaparecidas y cuatro han sido halladas con vida.
El proceso de rescatar el cuerpo de una persona desaparecida en Colombia no es tarea fácil. Comprende desde el uso de tecnologías, muestras científicas, caracterización social y un equipo de profesionales interdisciplinarios que logran determinar la identidad de los restos hallados.

La directora de la entidad encargada de rescatar a los desaparecidos explicó a esta casa editorial el proceso por medio del cual avanzan en la búsqueda de estos.

El terreno

El primer punto clave para la búsqueda de los restos de desaparecidos, explicó Monzón, es la identificación del terreno en el que se va a trabajar. A estos puntos se suele llegar a través de la identificación de pobladores, víctimas y el reconocimiento de los distintos actores del conflicto.

“Los cuerpos que hemos encontrado han sido en escenarios distintos. Unos en cementerios, en campos abiertos, terrenos rocosos, en fosas clandestinas de distintas partes del país y hay algunos que hemos rescatado de laboratorios de universidades” dijo Monzón.

Cortesía

Explica la directora de la Unidad que: “En los lugares donde es difícil el acceso, buscamos herramientas que nos ayuden a delimitar. Contamos con unos scanners que se utilizan en el área gráfica que hemos podido georeferenciar que nos permite llegar antes de hacer una actividad instructiva.  Es decir, antes de llegar a abrir un hueco o explorar el lugar ese scanner nos permite hacer un análisis sobre qué tipo de terreno es, si está alterado y nos permite ver qué tipo de estructuras hay dentro de esa área geográfica”.

“Los scanners no se pueden usar en todas las ocasiones, no sirven para todos los terrenos, porque si estamos ante una zona alterada por otro tipo de intervenciones, otras actividades similares a las que nosotros hacemos, pues ya el escáner no es una herramienta útil, porque te va a mandar resultados que no necesariamente son indicativos para hacer el abordaje de manera eficiente”, aclara Monzón.

Apoyo aéreo

Los georadares, los drones y los aerofotográficos son tecnologías que el equipo de búsqueda considera “indispensable” para realizar su labor.

Explica Monzón que “en la gestión que estamos adelantando, estas tecnologías le permiten a uno tener una visión área del terreno que se va a abordar y también puede se puede identificar a través de una fotografía  elementos y otros lugares fuera de los que están en el área que podrían ser de interés de acuerdo a las características que nos muestran estos aparatos”.

Agrega que “si no tuviéramos todas esas herramientas, hacer un recorrido humano podría tardar mucho tiempo en el que podemos dedicarnos a desarrollar acciones. Con estos aparatos podemos hacer análisis de terreno, porque las cámaras tienen alcance de una circunferencia de 360 grados que permiten una imagen asertiva de la zona”.

Cortesía

Asimismo, destaca que estos son importantes para abordar la parte humana, que también es tarea de la UBPD, porque a través de esas imágenes que captan desde el aire  le permite al familiar que no puede llegar a la zona poder tener imágenes que le permiten al sentir que está ahí al lado del lugar.

“Todo esto es sumamente importante, porque los informes que debemos entregar a los familiares pueden ser acompañados de imágenes que les ayuden a ellos a comprender a dónde fue llevado su ser querido, en qué condiciones lo encontramos, les permite poco a poco crear una narrativa de cómo logramos hacer lo que estamos haciendo”, puntualiza Monzón.

Equipo interdisciplinar

Para llegar a darle una identidad a un cuerpo hallado un equipo de distintos profesionales trabajan de la mano. “El equipo forense tiene antropólogos, geógrafos odontólogos, topógrafos, fotógrafos, criminólogos, genetistas, médicos forenses,  especialistas en desplazamiento, en análisis de lugares que identifican las distintas posibilidades de qué pasó con el cuerpo”, explica la directora de la Unidad. 

Monzón cuenta que cada una de estas personas es determinante para llevar a la caracterización de los restos y de los posibles lugares “porque se nos presentan casos donde los cuerpos son sacados del lugar y los expertos pueden determinar si se encuentra en una fosa secundaria o si no estuvo ahí”. 

Identificación de un cuerpo

 “En un cementerio, en una bóveda, en un campo abierto, en un cementerio ilegal o en cualquier lugar del país puede haber un cuerpo de un desaparecido. Los elementos claves son indispensables para dar una identificación. Se necesita recopilar la mayor información no solamente del cuerpo que están recuperando o de las partes del cuerpo que se está recuperando, sino una descripción muy rigurosa en términos antropológicos y toda la evidencia social del cadáver”, explicó Monzón.

La evidencia social de un cuerpo se basa en “los restos de ropa que puedan estar acompañando el cadáver; elementos como maletas, zapatos, la evidencia asociada es clave, porque son los elementos que dan un indicio de identificación para un cuerpo que no tiene nombre”. 

La directora de la UBPD menciona que “esa información de evidencia social es recolectada por la familia a la hora de reportar la desaparición. Todo eso que la familia reporta los elementos que le gustaba usar, la última ropa que tenía puesta se cruza con la evidencia encontrada y son esas coincidencias en las que vienen reforzando estos indicios de darle la identidad al cadáver de manera que pueda llevar a la investigación científica”.

Cortesía

El escenario de la identificación científica de los retos puede hacerse a partir de técnicas forense. La primera la carta dental, explica Monzón “los odontólogos al describir la dentadura se encuentran en los cuerpos pueden encontrar exámenes, por ejemplo, de historias clínicas en los cuales se puede encontrar coincidencias que si esta dentadura es similar”. Asimismo, “pueden encontrar rastros de fracturas que resisten como una huella en los huesos”.

Los expertos de la UBPD expresan también que  “la muestra del perfil genético que se extrae del cuerpo puede ser comparada con la muestra del perfil genético entregada por la familia y esto ayuda a encontrar coincidencias y todo eso es parte del proceso de identificación de un cuerpo y de darle un nombre, una identidad y una tranquilidad a sus familias”. 

“Encontrar a un desaparecido es un trabajo mucho más allá de excavar y hallar restos, es un compromiso social, un trabajo riguroso, de empalme de información, porque la identificación debe ser fehaciente. No nos podemos permitir errores que lleven a la revictimización”, dijo Monzón.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.