Barranquilla

Reapertura: una libertad con grilletes para algunos barranquilleros

En medio del proceso de reactivación económica en la ciudad, una parte de los ciudadanos asegura sentir temor a la hora de salir a la calle.

Las puertas de Barranquilla se abrieron de nuevo. De manera legal. Ya es posible volver a tomarse unas cervezas con los amigos, parchar en un bordillo con el compadre de siempre hasta altas horas de la noche y visitar al familiar que está al otro lado de la ciudad en un fin de semana sin preocuparse por recibir  una multa.

 Han vuelto los picados de fútbol a todas las esquinas, el sector recreativo trabaja a mayor capacidad y los niños y jóvenes, de a poco, hacen presencia en las instituciones educativas de la ciudad para continuar – de manera presencial– con sus procesos formativos.

Ya no es necesario, por ahora, andar pendiente del número de cédula. Hay entre comillas vía libre para recuperar la vida social. Palabras más, palabras menos, la capital del Atlántico trabaja con luz verde, por parte del Gobierno nacional, para ser un ejemplo en el país  como una  ciudad piloto en materia de reactivación, un proceso que incluye  a distintos sectores de la economía como lo son los gremios educativos, culturales, económicos, de entretenimiento, entre otros.

La noticia ha despertado esperanza y alegría en una incalculable parte de la población barranquillera por las buenas nuevas que son para muchos recuperar, así sea con restricciones más flexibles, lo que la pandemia ha arrebatado con efecto acordeón. A veces la ciudad se abre, pero al rato se cierra.

Las plazas de comidas de los centros comerciales poseen un aforo mayor.

Sin embargo, un importante número de ciudadanos, al menos en un sondeo realizado por EL HERALDO, siente miedo y gran preocupación por tener vía libre para salir a los distintos establecimientos comerciales o para estar simplemente en una calle principal. La razón: hay una especie de espanto, con razones lógicas, para retomar una vida parecida a la de antes.

El coronavirus no se ha ido y, aunque los expertos en salud aseguran que los casos en Barranquilla han disminuido y el tercer pico ya no golpea tan fuerte, la población no se siente tan tranquila. Para muchos es una libertad con grilletes.

“Me da mucho miedo salir. Pienso que la ciudad no está en condiciones  de reabrir completamente. Creo que ahora tenemos que cuidarnos un poquito más. Igual la prevención va en cada uno de nosotros, pero siento mucho temor de estar en las calles así”, manifestó un ciudadano barranquillero en un sondeo  realizada por esta casa editorial.

La opinión anterior es compartida con adultos mayores y jóvenes. Sergio Acosta, un profesional en Negocios y Finanzas Internacionales, asegura que el temor a salir radica en gran medida en el hecho de pensar que un familiar cercano pueda resultar contagiado por culpa propia.

“Una de las cosas que más me gusta en la vida es jugar fútbol con mis amigos. Uno se despeja  y se aleja de los problemas con solo patear un balón. Antes de la pandemia estaba acostumbrado a jugar constantemente y, aunque ahora es posible hacerlo, uno se llena de temores, pero no es porque uno se contagie, sino porque le pase a mi mamá o a mi papá. Chévere por la gente que puede salir y recuperar su vida social de esa forma, pero a mí me da temor. Mi mamá tiene problemas en los pulmones y yo no me puedo dar el lujo de contagiarme y luego contagiarla a ella. Ese es el miedo. Gracias a Dios ya tiene la primera dosis de la vacuna. Cuando tenga la segunda es una preocupación menos”, explicó el joven.

Pero la indecisión e inseguridad para aprovechar la reapertura de la ciudad no solo radica en el coronavirus. Según algunos barranquilleros, el estallido social que afronta el país hace más de un mes ha calado fuertemente en su salud mental, hasta el punto que han decidido rechazar más de un plan y arroparse en el seno de sus hogares con el objetivo de evitar cualquier episodio de violencia en las calles.

“Claro que me da miedo. Por lo que se está viendo todos los días, que no hay control. Uno no se siente seguro como antes. Con lo que está pasando ya uno no se siente confiado para salir”, aseguró Danilo Sánchez.

Lo anterior es validado por expertos en salud mental. Según Alan González, psicólogo atlanticense, a una parte de la población le costará mucho más que a los demás el proceso de integrarse a la vida social y hacer parte en gran medida del proceso de reactivación económica.

El experto considera que el coronavirus, los problemas de orden público que hay en Colombia y los diferentes temas que afrontan los individuos son factores que generan cierta incertidumbre en un grupo de la población de manera crónica y distinta.

“El que se desee reactivar la economía y que eso implique, entre comillas, realizar la vida de antes, eso es algo casi imposible porque la vida ya cambió. Las personas ya no son las mismas porque han vivido un hecho estresante. Al intentar realizar esta vida, ir a una rumba o compartir con la familia, hay un riesgo aunque uno tome medidas”, explicó González, quien trabaja para el gobierno chileno.

John Robledo

“Al pasar un hecho crítico hace que se produzca un trastorno adaptativo. Este trastorno no es más que la alteración de lo cotidiano. Al presentarse esto, las personas se tienen que readaptar a una nueva realidad. El sistema de relacionarse con uno mismo y con las demás personas cambia. Por lo tanto, estos síntomas persisten en la medida que el peligro (contagiarse) siga.  A esto se le suma la crisis social.  Es un coctel de muchos factores que al momento de reactivar la economía hace que para algunas personas sea más crítico, para otros no tanto. Esto puede perdurar a lo largo de los meses, puede ser hasta crónico, y para muchas personas les puede costar mucho salir a la calle y socializar. Es algo esperable. Esta reactivación económica es un proceso lento”, agregó el profesional de la salud mental.

Salir con precauciones

Son muchas las personas que han tomado con positivismo la noticia de la reapertura de la ciudad. En un recorrido de EL HERALDO por la ciudad, se pudo comprobar que los restaurantes, centros comerciales y bares han recuperado un aforo ideal, sin dejar a un lado el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad, una medida que debe cumplirse con más rigurosidad en estos momentos, según los habitantes de la capital del Atlántico.

“El tapaboca es lo que nos protege, por lo que no debemos dejar de usarlo. Es el momento para que Barranquilla salga adelante, pero depende de todos hacerlo para que no nos vuelvan a encerrar. Tenemos que recuperar la vida”, concluyó Moisés Yunes.

Reactivación

Barranquilla emprende desde esta semana  su camino a la reactivación económica tras pasar el tercer pico de la pandemia.

Este proceso también será liderado desde el sector de la salud, según dio a conocer el ministro Fernando Ruiz en su más reciente visita a la ciudad.

Autoridades locales prevén que el impacto económico positivo se podrá ver de manera inmediata, especialmente en factores clave como la recuperación del empleo en los sectores más perjudicados por las medidas de bioseguridad, como lo son el entretenimiento, la cultura, los eventos deportivos y las ferias de gran formato.

A fin de año se espera que varias ciudades tengan una prevalencia de entre el 80 % y 90 %, lo que permitirá proyectar la reapertura antes de diciembre.

Pese a que el próximo 30 de agosto se vence la emergencia sanitaria, probablemente el Gobierno va a extenderla un mes más con el fin de aclarar la apertura completa y segura.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.