Barranquilla

Los ‘Cuentos en Movimiento’ de una madre cabeza de hogar

Karen Álvarez, licenciada en Pedagogía Infantil, creó un proyecto con el que llega a los niños de un barrio de invasión con lectura y esperanza.

Las piedras se convierten en sillas y el árbol en un techo que los resguarda del sol. 17 niños llegan al encuentro con la literatura y la diversión. Karen Álvarez es la encargada de llevar los cuentos que les han cambiado la vida. 

La licenciada en Pedagogía Infantil,  profesional en danza y lectora voraz explica que  su pasión por la enseñanza y el arte la motivaron a crear el proyecto ‘Cuentos en Movimiento’, una iniciativa que impacta la vida de más de 30 niños del barrio de invasión Ciudadela de Paz, en el suroccidente de Barranquilla. 

“Este programa nace porque el año pasado hice un diplomado de Animación a la Lectura con el Ministerio de Educación, y con todo este tema de la pandemia uno tiene que tener la mente ocupada, me inscribí y el cierre del curso era presentar una propuesta de promoción lectora”.

Karen no escogió la comunidad en la que desarrollaría el proyecto, el sector la escogió a ella a mediados de 2020 luego de una visita que realizó con JCI Atlántico, un grupo de jóvenes que se forman en liderazgo y crean proyectos de cambio social.

La iniciativa comenzó con tres niños provenientes de un hogar al que Karen y unos amigos estaban ayudando económicamente.

“Cuando empecé a hacer el diplomado, a encontrar lo hermoso de la lectura y vi que en esta comunidad había muchos niños decidí traer mi proyecto a esta población. Como acogieron bien mi propuesta me quedé”, explica. 

Karen con su hijo Iván llegando al barrio.

En su pensamiento estaba realizar la actividad uno que otro domingo, pero los planes le cambiaron a medida que descubría el impacto que estaba generándole a esos niños. “Dentro de Ciudadela de Paz el impacto ha sido enorme. En medio del proceso hice un enlace con una profesora del barrio que les da refuerzo a los niños, entonces yo le dejo cuentos y durante la semana ella se los lee. Lo más importante es que la semilla de cuentos en voz alta ya se sembró”.

Las condiciones en las que se impartía este espacio de recreación y  aprendizaje no eran las mejores, en ese momento estaban rodeados de basuras, aguas empozadas y mosquitos. Hoy el panorama se muestra más alentador, la zona para leer los cuentos está limpia y disponible cada domingo para que Karen la ocupe con sus cantos y cuentos.

Adriana Figueira es inmigrante, fundadora de la corporación Luz de Victoria y residente en Ciudadela de Paz hace dos años. Ella es una de las personas que respaldan el proyecto de Karen encargándose de los refrigerios y todo lo que se necesite para que la actividad pueda desarrollarse exitosamente. 

“Este proyecto es buenísimo y nos hacía falta porque esta es una comunidad que no tiene un espacio donde los niños puedan recrearse y esta es una de las maneras en que ellos puede hacerlo, además los obliga a estar más atentos y los ayuda a socializar”, manifiesta Adriana.

Su principal impulsor

Karen es madre soltera. Su hijo, Iván, de tan solo seis años, es quien la impulsa y motiva a continuar con la labor que transforma vidas a través de la literatura. “Él es el primero que se levanta, me ayuda a seleccionar los cuentos que vamos a leer, está pendiente de las meriendas de los niños e incluso a veces  selecciona juguetes que ya no utiliza y se los da a los niños de la comunidad”. 

Fortalecer en él la sensibilidad y el sentido de pertenencia es el cuento que día a día Karen le recita a su hijo para que él pueda identificar las necesidades de los demás y contribuir a su cambio. “Iván no tiene necesidades porque tiene todo en la casa y a una mamá que vela por él a pesar de la ausencia de su papá, pero para mí es una misión que mi hijo entienda que las cosas no se consiguen fácilmente, que hay personas que realmente la están pasando mal y que si uno puede hacer algo para contribuir y ayudar por qué no hacerlo”, manifiesta. 

‘Ivancho’, como le dicen cariñosamente, ha entendido cada mensaje que Karen le trasmite, a tal punto que creó su propio proyecto llamado ‘Caja de Donaciones’. 

“En la puerta de nuestra casa hay una caja donde pongo cosas que ya no usamos. La sacamos a la calle todos los martes y jueves, la gente pasa y se llevan lo que necesiten”, cuenta Iván.

Cuentos virtuales

Por las restricciones que se tomaron en la ciudad debido al aumento de los casos de covid-19, Karen duró un mes sin visitar a los niños de Ciudadela de Paz. “A esta comunidad le dedico los domingos, y como no podía venir los papás y los niños me llamaban a preguntarme cuándo regresaba, me decían que me extrañaban y a la lectura de cuentos también”, expresa.

Durante esa ausencia hacia ellos, Karen se hacía visible en otras comunidades educativas y sociales al desarrollar ‘Cuentos en Movimiento’ de manera virtual. “Con todo este tema de la educación remota y a distancia yo acompaño a la Institución Educativa Distrital Pestalozzi haciendo lectura de cuentos en transición, y a la Institución Distrital de Educación Artística y Cultural Alejandro Obregón, donde hago el mismo proceso, pero con niños de primaria”, explica Karen.

Para llevar a cabo esta nueva modalidad, la barranquillera utiliza los cuentos que se encuentran en la biblioteca virtual de la Secretaría de Educación a la que tiene acceso por ser tutora en el programa del Distrito ‘Todos a aprender’. Las actividades se desarrollan vía Zoom y Google Meet. 

La propuesta de ‘Cuentos en Movimiento’ tiene tres estrategias. La primera es la que se encuentra desarrollando Karen actualmente, donde los niños se reúnen en un punto y ahí ejecuta la lectura del cuento. La segunda consiste en ir a una casa de la comunidad, leer cuentos allí y dejárselos para que la familia se los lea a sus vecinos. En la última estrategia Karen es quien va a las casas. 

“Yo escogí ese nombre para el proyecto porque lo que busco es que el cuento no permanezca aquí, sino que se vaya moviendo. Ha habido momentos en los que les presto los cuentos a los niños y entre ellos se los rotan”, explica.

En calidad de préstamo Karen logró que el Banco de la República le facilitara dos maletas con más de 50 cuentos que ella pueda compartir con los niños durante seis meses. “Se supone que debo devolverlas en junio, pero hablé con la encargada de aprobar esos beneficios y me dio la posibilidad de obtener más cuentos por mucho más tiempo”.  

Ciudadela de Paz es la población con la que Karen realiza la prueba piloto; sin embargo, ya escogió dos comunidades más, una en Puerto Colombia liderada por David León, y otra en el barrio La Manga, dirigida por Nair Pérez, director de la comparsa de tradición Fuerza Negra.

Actualmente la profesora no cuenta con los recursos suficientes para cumplir con las tres estrategias que plantea en su proyecto, por esa razón sigue tocando puertas y trabajando para que más personas se sumen a su iniciativa y así llegar con lectura a todos los barrios de la ciudad.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • barrio Ciudadela de Paz
  • proyecto
  • Mujer
  • Pedagogía Infantil
  • infancia
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.