¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Los usuarios están pidiendo a las EPS que mejoren la atención de sus usuarios.
Johnny Olivares
Barranquilla

Continúan quejas de usuarios por mala atención de las EPS

Negligencia médica, demoras en la entrega de medicamentos y “falsos positivos” de COVID-19 son las más denunciadas enviadas a Wasapea a EL HERALDO.  

Las quejas por el servicio que prestan las EPS a sus usuarios, no paran. Demoras en la toma de muestras y entrega de resultados, errores en valoraciones médicas, negligencia y demora en la entrega de medicamentos son algunas de las querellas hechas por los usuarios.

Yesith Plata Borja, médico y hermano de Nelson Plata Osorio, denunció a través de la línea Wasapea a EL HERALDO que su familiar comenzó a tener síntomas de COVID-19 el pasado lunes 22 de junio y hasta el martes 26 se le tomó la muestra.

Plata Borja indicó que el estado de salud de su hermano comenzó a agravarse el domingo por una dificultad respiratoria. Ante esto, llamaron a la EPS Sura para el traslado del paciente en ambulancia, pero les respondieron que no tenían disponibilidad. Eso los obligó a contratar una particular.

“Me dijeron que la Clínica del Norte, La Asunción, la Reina Catalina, la Metropolitana y la Bonadona estaban colapsadas y al final me dijeron que lo llevará a la EPS que está en la calle 80 con carrera 49C”, dijo.

Aseguró que la placa que le tomaron el día que ingresó al centro médico arrojó que tenía una neumonía viral y que su sistema estaba alterado. Sin embargo, lo trataron solo con acetaminofén y oxígeno.

Indicó que –por el protocolo de la clínica– no dejaban tener un familiar acompañándolo. Aun así, su hijo logró infiltrarse y encontró a su papá en una silla siendo que llevaba dos días con problemas de oxigenación.

“Estaba mal, se puso furioso adentro y finalmente decidieron (los médicos) pasarlo a una cama y ponerle los monitores. Ahí le hicieron una placa de control y mostró que estaban totalmente colapsados sus pulmones”, dijo el médico.

Yesith le recomendó a su sobrino que solicitara un traslado a la unidad de cuidados intensivos y la coordinadora de Sura le aseguró que no tenían camas UCI disponibles, por lo que tenía que entrar a una lista de espera.

“Yo comencé a llamar a mis amigos y colegas para tratar de conseguir y logré encontrar dos: una en el Hospital Departamental de Sabanalarga y una en Valledupar, en la Clínica de Alta Complejidad”, afirmó.

Aseguró que al tener esa información se la hizo saber al personal de Sura para el traslado de su hermano, pero la respuesta fue negativa.

Luego de que puso la queja a la Secretaría de Salud del Distrito y a la Supersalud, y que en el hospital de Sabanalarga aceptaran su ingreso, comenzó otro calvario porque no le permitían el traslado. El argumento era que tenían que esperar autorización de Sura, en Medellín.

Finalmente pudieron hacer el traslado el jueves 2 de julio al hospital del municipio, donde por el grave estado de salud de Néstor, los médicos intensivistas decidieron intubarlo e inducirlo a un coma.

“Mi hermano ahora está en estado de coma en el Hospital Departamental de Sabanalarga con mal pronóstico. Le dieron un 20% de pronóstico de vida”, dijo.

Otro caso lo denunció Jesús Lugo, quien aseguró que su hermana comenzó a tener síntomas como: dolor muscular, fiebre tos, dolor de cabeza y diarrea, desde el pasado 25 de junio, por lo que le recomendaron aislarse por prevención.

Aseguró que solo hasta este viernes su EPS Famisanar le tomó la prueba, luego de presentar dificultad respiratoria.

Lugo explicó que ella le manifestó a su familia que se estaba ahogando y fue llevada de urgencia a la clínica. “Lo que le dijeron era que nada más la podían estabilizar porque no tenía un resultado positivo para coronavirus, que no podían hacer nada, solo las terapias respiratorias”.

El joven dio a conocer que su hermana se encuentra guardando el aislamiento en su casa y que tanto ella como el resto de su núcleo familiar están a la espera de resultados.

¿Falsos diagnósticos COVID?

 Una joven, quien no quiso revelar su identidad, denunció a este medio la “situación horrible” que ella y su familia están viviendo con su abuela, que está siendo tratada como paciente con coronavirus en la Clínica La Victoria en Barranquilla.

La denunciante indicó que su abuela Esterlina Pérez de Vásquez –perteneciente a la Nueva EPS– sufrió este sábado en la mañana una caída que la dejó inconsciente por el fuerte golpe.

La mujer, quien aseguró que el desplome ocurrió por una isquemia, señaló que en la clínica estaban tratando y ubicando a su abuela como si estuviera contagiada del virus junto con otros pacientes, sin hacerle la prueba.

Dio a conocer que desde la noche del sábado sacaron a la persona que estaba acompañándola y le dijeron que “ya no era posible verla”. 

“O sea, la están tratando como una paciente con COVID-19, cuando no ingresó por este motivo, ni tenía síntomas. Es una señora que –antes de la cuarentena– ni salía de su casa y nadie más en su casa tiene síntomas”, señaló.

La nieta de Esterlina Pérez afirmó que el resto de familiares se encuentran gestionando la toma de muestras de manera particular porque “no confían” en el sistema de salud y para demostrar que no portan el virus.

Demoras con medicamentos

 Keilly Schoonewolff se quejó porque su EPS Comparta se ha demorado en la entrega de medicamentos, pese a contar con una tutela integral, la cual indica que no le pueden negar los remedios.

La mujer aseguró que en 2017 fue diagnosticada con leucemia mieloide aguda y en 2018 tuvo una recaída por lo que hicieron un trasplante de médula ósea. 

Denunció que tiene dos meses sin tomar su medicación y que ya no puede continuar en ese estado debido a que hace -aproximadamente- seis meses viene presentando reacciones alérgicas que se le presentan con un fuerte brote.

Otro caso es el de Regina Donado, una mujer de 77 años de edad, y quien, por no poder salir por la pandemia, envió a un punto de la droguería Cruz Verde a un mensajero para que le reclamara unos medicamentos.

“A mí la EPS Colsanitas me da las medicinas, yo tengo una enfermedad pulmonar obstructiva crónica, la cual me afecta la presión, los triglicéridos y el colesterol”, dijo.

Donado aseguró que el miércoles el señor del domicilio duró más de dos horas esperando a que le dieran los remedios, pero al final le dijeron que en un tiempo de 48 horas se los hacían llegar a su casa. “Es hoy (domingo) y no han traído nada”.

Con preocupación dijo que Colsanitas y Cruz Verde “están colapsadas y no están dando abasto con sus pacientes”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Wasapea El Heraldo

Hay hechos que son noticia. Tú eres testigo y fuente de información. Escríbenos a Wasapea EL HERALDO: +57 310 438 3838

Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • coronavirus
  • COVID-19
  • EPS
  • Personas contagiadas
  • Wasapea a El Heraldo
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web