El Heraldo
Cortesía
Sucre

Los murales que le dan vida al sitio que habitó ‘Cadena’

Lo que quedó de la casa fue demolido y ahora solo está el predio.

De ser una casa lujosa con estilo americano en el exclusivo barrio Venecia, uno de los de estrato 6 en Sincelejo, pasó a ser el templo de la ruina, cuna de malandros y casa del terror del sector comprendido entre la carrera 36A y la calle 28. Esa fue la suerte que corrió la casa que el desaparecido jefe paramilitar Rodrigo Mercado Peluffo, alias ‘Cadena’ habitó con su familia.

El considerado sanguinario paramilitar al que le atribuyen desapariciones forzosas, crímenes atroces, entre otros delitos, se dio el lujo de codearse con la clase política de Sucre y habitar alrededor de ella.

Piscina, jacuzzi, gimnasio y kiosco de palma para el descanso y las reuniones hacían parte de los lujos de la casa de la que hoy no queda ni un ladrillo.

Desde el 2005 cuando el jefe paramilitar y los demás miembros de su bloque Héroes de los Montes de María se desmovilizaron ‘la casa de Cadena’ quedó desocupada. Desde entonces llovieron las visitas de extraños que con la creencia de la existencia de una ‘guaca’ en el interior de esta empezaron a desvalijarla. Fue tal la destrucción que hasta las rejas se las fueron llevando por metros, las ventanas y hasta los ladrillos. Los consumidores de drogas llegaban a ella y con su actuar ocasionaron en más de una oportunidad incendios que afectaron al vecindario que nunca dejó de quejarse del gran foco de inseguridad que tenían.

La lujosa mansión que bien pudo haber sido utilizada para reparar a las víctimas del desaparecido jefe paramilitar fue acabada estando bajo la potestad del Estado a través de la Unidad de Extinción de Dominio, y ahora el lote, que es lo que existe, está siendo administrado por la Sociedad de Activos Especiales (SAE) que en la región norte de Colombia la direcciona Juan Pablo Valbuena.

Este funcionario atendiendo el llamado de la administración municipal de Sincelejo ante el clamor desesperado de la ciudadanía, autorizó la destrucción de lo que quedaba del inmueble y ahora el lote fue cercado con láminas que le han dado vida a unos coloridos murales que estarán allí hasta cuando el proyecto de construcción de un parque, que ha anunciado el alcalde Andrés Gómez Martínez, se haga realidad.

Este es uno de los tantos bienes en procesos de extinción de dominio que la SAE administra en Sucre y que con esta nueva administración de Valbuena estarán al servicio de la sociedad.

“Estamos en conversaciones con el gobernador para poner a funcionar unos programas en algunos de los bienes que nosotros, que somos la inmobiliaria más grande del país, estamos administrando”, dijo Juan Pablo Valbuena en entrevista con este medio.

Dos de los tres murales que los artistas ya pintaron en el predio donde estaba la casa de alias ‘Cadena’ y que fueron posibles gracias al apoyo de la oficina de asuntos culturales de Sincelejo, fueron terminados.

Ese espacio oscuro, que tuvo como cómplices no solo la historia de su dueño sino también la ausencia de alumbrado público y muchos árboles y maleza que lo rodearon, es digno de mirar y admirar por sus colores y más allá de eso, por el mensaje plasmado en uno de estos.

“No + cadenas” es la frase que acompañada de dos rostros, uno de un niño y otro de un indígena en cada extremo, plasmaron los artistas Samuel Hoyos Bertel y Gabriel Sierra Núñez. Estos jóvenes sincelejanos que se hacen llamar artísticamente como Zamuel Hoyos y Gabo Letters, utilizaron la tactilopintura para hacer su trabajo, es decir además de las brochas sus manos.

Sobre el mensaje que lleva la palabra Cadenas, el artista Zamuel que tiene 24 años y se dedica al arte de tiempo completo destacó que esta tiene una doble connotación: la de no olvidar lo que ese lugar representa y la de salir adelante a pesar de las situaciones.

“Hemos utilizado su alias para darle una connotación más global. Hablar de Cadenas no solo desde el punto de vista de ese personaje sino también de las cadenas que el mismo ser humano tiene”, expresa Zamuel.

Los artistas expresaron que cuando estaban elaborando el mural “No + cadenas”, que terminaron este viernes, muchos vecinos y transeúntes se acercaron a preguntar el por qué de este.

Por su parte Kermis Manuel González, el artista que se autodenomina Juan Daniel Grimaldy, prefirió plasmar en su mural un mensaje de resiliencia con un despertar colorido.

“Le estamos haciendo un homenaje a la resiliencia porque sabemos que es un despertar después de cosas dolorosas como fueron las que hizo alias ‘Cadena’ a quien la gente recuerda por cosas horribles. Con estas pinturas demostramos que hay un después, que la vida sigue, que los malos momentos son pasajeros al igual que los buenos. Lo importante no es lo que hagamos con lo que recordamos sino lo que hacemos después de lo que nos sucedió”, dice Grimaldy que tiene 40 años de estar metido en el mundo artístico.

Su mural tiene un campesino que está sembrando, un pilón viejo del que emergen flores, una naturaleza nueva en la que la rama de un árbol se convierte en una mano y se entrelaza con otras y unas aves coloridas.

Sigue la expectativa por el mural que hará el artista Walther Arrubla.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.