Sociedad

Oliva y Salvador: 72 años de un amor que sigue intacto

Para ellos su relación y su familia son amor y amistad. No necesitan de un día para expresarlo, su secreto, coinciden, es quererse más allá de la misma vida.   

“El secreto es el amor, porque todavía es la hora y yo le dijo: mijo, voy a lavarme la boca, y él enseguida le dice a la muchacha que lo cuida que vaya a ver dónde estoy. Nuestro secreto es ese, que nos hemos querido toda la vida”. Fue la respuesta de Oliva Caballero a la pregunta sobre cómo ha hecho para durar más de siete décadas al lado de su esposo Salvador Nazzar.

Él la mira, le da la mano y le dice: “te amo, mija”. Ni la isquemia, ni un cáncer de piel han podido arrebatarle de la mente y del corazón a Salvador, el profundo sentir hacia su esposa. “Nos casamos el 11 de noviembre de 1949 y aún sigo enamorado de ella”, dijo a EL HERALDO mientras le acariciaba la mano.

En el marco de la celebración del Amor y la Amistad en Colombia, que se festeja este fin de semana, EL HERALDO relata la historia de amor de Oliva Caballero y Salvador Nazzar, una pareja que lleva 72 años juntos. Ella es de Norte de Santander y él de Magangué, Bolívar, pero desde 1961 viven en Barranquilla.

Su unión es el reflejo de que sí se puede perdurar en el tiempo, de que sí vale la pena luchar por la familia y de que no hay nada más bonito que pasar la vejez al lado de la persona que se ama, como lo afirma la mujer de 92 años.

“Él me adora, es tanto que yo salgo del cuarto a la sala y ya está preguntando que dónde estoy y me manda a buscar. Siempre ha sido así, desde que nos casamos por la iglesia a los 20 años”.

Hijos, nietos y bisnietos se reunieron para celebrar la vida de Salvador Nazzar. Cortesía
Su historia

Oliva vivía en el Banco, Magdalena, sin embargo, un día llegó de paseo a Magangué con su hermana y les gustó tanto el lugar que decidieron irse a vivir con su familia al municipio del departamento de Bolívar. Al cabo de unos meses encontró trabajo como vendedora de un almacén, y en este sitio fue donde vio por primera vez al amor de su vida.

“Yo empecé a trabajar en una tienda como vendedora y veía que por el lugar pasaba Salvador, era un hombre de ojos verdes muy bello. A él yo también le gusté, me mandaba papelitos e iba a mi casa a visitarme. La primera vez que fue, mi papá estaba sentado en la terraza y él llegó con el pretexto de buscar a Paulita Echeverry (la mamá de su amigo), pero esa fue su excusa solo para verme”, contó a EL HERALDO. 

En 1949 dieron el “sí” por la Iglesia Católica, después de un noviazgo que duró ocho meses. Según cuentan, desde que se conocieron sintieron que eran el uno para el otro. Magangué fue testigo de su unión y en Barranquilla han vivido los frutos del matrimonio.

A pesar de llevar 72 años de casados, Oliva relata que el matrimonio “no ha sido fácil”, que en este hay momentos de dificultad, pero que con voluntad mutua pueden resolverse. Asegura, además, que “nunca” han pensado en separarse.

“Aunque en el matrimonio hay altos y bajos, nosotros nunca pensamos en separarnos. Uno tiene que saber cómo llevar la vida y mantenerse al lado de su pareja. Además, de él siempre he recibido buenos tratos, y nuestra belleza más grande son nuestros hijos, nietos y bisnietos”.

En medio de la entrevista, Oliva dejó caer unas lágrimas en su rostro al ver cómo su marido la tomaba de la mano, ya que hace unos meses perdieron a uno de sus hijos por la covid-19. La tristeza se apoderó de Salvador. “Me dolía que en las noches no me abrazara o no me diera la mano, porque siempre habíamos dormido así. Ahora me siento feliz de volverlo a ver tan amoroso”.

Como ejemplo de que su amor sigue intacto y de que no ha habido desgaste con el pasar de los años, la mujer relata que su esposo “todavía” la besa, la abraza y le dice constantemente: “Te quiero mija, tú eres mi sangre, tú eres mi vida”.

Asimismo, la nortesantandereana  expresa que en la actualidad los matrimonios optan “fácilmente” por separarse y que no luchan por seguir adelante juntos por la falta de tolerancia y comprensión mutua.

“Cuando hay amor se resuelven las cosas. Hoy en día da lástima porque ya cualquier matrimonio se separa, no hay tolerancia y hay peleas continuas. Uno puede discutir, pero son cosas pasajeras. Ahora las mujeres no aguantan nada y prefieren separarse. Mi consejo es que hay que tratar de evitar las peleas, porque si uno espera al hombre con dos piedras en la mano no va a haber ninguna solución”.

Salvador Nazzar y Oliva Caballero conservan una fotografía de su juventud, cuando eran novios. Mery Granados
El reto de perdurar en el tiempo

No es tarea fácil hacer que el amor perdure. No obstante, Oliva y Salvador son el ejemplo claro de que sí es posible. Ellos, a diferencia de múltiples parejas en la actualidad, no contemplaron la idea del divorcio.

Según un estudio del portal de estadísticas Statista, en 2020 se registraron 16.554 divorcios en Colombia. Este dato representa una caída de alrededor del 31,8% con respecto a la cifra registrada el año anterior. En la segunda mitad de la década del 2010, el número de divorcios en el país llegó a su punto más alto en 2019, cuando se alcanzaron 24.277 separaciones.

Analizando los resultados, la docente de Psicología de la Universidad del Norte, Tania Iglesias, explica algunos de los factores por los que algunas relaciones hoy en día son efímeras.

“Una de las razones es el uso de aplicaciones que ofrecen amor a la carta como Tinder, entre otras. Estas páginas venden la ilusión de variedad y de muchas opciones, así que si no funciona o no hay conexión con una persona, aún hay más opciones por conocer, lo que hace evidente la eterna búsqueda de la perfección y fomenta la intolerancia entre las parejas”, comentó a EL HERALDO.

Para la psicóloga, las redes sociales influyen en el desarrollo de la relación amorosa. Los estereotipos y la necesidad de exhibirse a través de contenido mediático hacen que “el amor pierda su valor y la importancia que antes tenía”.

Añade, además, que “cuando se pasa la fase del enamoramiento, el amor es una elección y exige y requiere dedicación, tiempo, escucha y comprensión”.

Las recomendaciones  de Tania Iglesias para que haya más parejas que perduren en el tiempo son la buena comunicación, la empatía, el compañerismo, la escucha, el conocimiento verdadero y genuino de la persona, la confianza, la tolerancia y el afecto.

“El secreto está en reconocer que las relaciones no son perfectas, pero que si hay una buena comunicación y un diálogo abierto y sensible por el otro, se pueden alcanzar acuerdos que sean importantes para los dos. El amor es una decisión que requiere de voluntad”. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.