Sociedad

Huertas caseras: sencillas, útiles y saludables

El calentamiento global, el consumo de alimentos orgánicos y la economía familiar son algunos de los factores por los que muchas personas cultivan sus propios alimentos en casa.

“Tú no sabes lo rico que es antojarse de cualquier plato, salir al patio de tu casa y encontrar habichuela, frijol, auyama y cualquier verdurita fresca para prepararlo”, dice Elizabeth Marín, una malambera de 63 años, que desde hace dos tiene una huerta casera.

Nunca se dedicó al cultivo. Su amor por las plantas era como el de cualquier persona, “una o dos decorativas” en su casa o alguna frutal en su terraza. 

Un día cualquiera, hace dos años, le surgió la idea y sembró sus primeras semillas. Para esa misma época, según cuenta la mujer, “la situación económica estaba complicada”, así que decidió esperar a ver si tenía resultado y así decidirse por sembrar más y ahorrarse unos cuantos pesos en su mercado.

“Empecé con frijol cabecita negra y cuando vi que si salían, seguí sembrando más semillitas. Ahí se despertó mi amor por esto que empezó como un hobby y ahora hace parte de mi diario vivir”. 

No lo vende, siembra para su propio consumo y el de su familia. “Nos alimentamos de nuestros propios productos, lo que compramos en el mercado ya es muy poco, es un gran ahorro”, dice. 

Le puede interesar: ABBA: ¿valió la pena esperar 40 años por su nuevo disco?

Vive en una casa en la que el patio no es muy grande, pero abrió un espacio de tierra y allí mismo sembró más productos. En su huerta casera tiene frijol largo, habichuela criolla, zaragoza, yuca, sorgo, auyama y próximamente pepino. “Luego de que yo había empezado a sembrar, se presentó una oportunidad con un profesor del Sena que nos enseñó los pasos adecuados, el tipo de tierra y muchas cosas que me ayudaron a seguir cultivando en casa”.

En un lugar más pequeño, en el barrio Porvenir, en Barranquilla, Vanessa Romero también tiene su propia huerta. “El encierro y la pandemia me motivaron a aprender algo nuevo”, dice la fotógrafa de 35 años.

El balcón de su apartamento le quedó a la medida para que una planta de berenjena y otra de orégano crecieran como resultado de su buen cuidado. 

“Contraté un servicio en el que me hicieron la instalación completa y me asesoraron. Me proporcionaron las semillas de tomate, cebolla larga, berenjena, jalapeño, tomate, pimentón y orégano. Mi primera hortaliza fue un jalapeño, crece muy bien en esta zona por el clima”, cuenta. 

Lea además: ¿Quien era Marília Mendonça, la cantante que falleció en un accidente aéreo?

Romero describe su experiencia como una actividad de “prueba y error”,  pues son muchas las ocasiones en la que la planta demora más de lo esperado o sencillamente no nace, pero sin duda “vale la pena”.

“Las plantas requieren un cuidado, yo empecé mi huerta con la intención de buscar otras vibras energéticas y de tener otra cosa que hacer en medio de la pandemia, como estaba en confinamiento podía ver el resultado de las plantas y estar más pendiente de ellas. Ahora mismo tengo solo tres, pero volveré a sembrar más”. 

¿Cómo crear una huerta casera?
Prepare el sustrato. Para esto necesita arena, abono y cascarilla o aserrín, luego mezcle. Luis Rodríguez Lezama

Además de económico, el sembrado es muy fácil de hacer. El ingeniero agrónomo e instructor del Sena Cedagro, Roberto Brun, explica que para tener una huerta en casa el primer paso es la selección del lugar y la extensión que se le quiera dar al cultivo.

“La localización es muy importante. Se pueden establecer en los patios, terrazas, balcones, azoteas de las casas o edificios, depende el tipo de planta y el gusto de la familia. Este tipo de plantas dan cosechas que contribuyen con muchas proteínas, vitaminas y minerales”.

Otro de los pasos que se debe tener en cuenta es el recipiente en el que se puede sembrar. “Las macetas, bandejas desechadas en mal estado o recicladas, y botellas de gaseosas grandes,  pueden ser una buena opción”. 

Sostiene, además, que lo importante es que al recipiente se le hagan unos orificios en la parte posterior, no tan grandes, que permitan que la tierra escurra el agua que está demás.

Materiales
De base en la matera utilice piedras para ayudar a la filtración de agua, eche el sustrato encima y humedezca. Luis Rodríguez Lezama

Para hacer su propia huerta, lo materiales son: una maceta rectangular o redonda, arena negra o suelta, cascarilla o cisco de arroz,  abono de corral, semillas de hortalizas, plantas medicinales  o aromáticas y agua.

El inicio de su huerta
Seleccione las semillas, que desea sembrar, previamente secas del día anterior. Inserte dos por espacio. Luis Rodríguez Lezama

Como lo recomienda el ingeniero agrónomo Roberto Brun, el primer paso es sacar las semillas, enjuagarlas con agua y ponerlas a secar en papel periódico bajo la sombra.

Luego, en el recipiente que haya escogido, “ponga en el fondo piedras pequeñas para permitir la salida del agua con mayor facilidad y evitar la pérdida del sustrato (tierra abonada o base)”. Este debe ser preparado con tierra negra o arena, abono de corral, cascarilla o cisco de arroz. Mézclelo y llene su maceta.

Destaca Brun que antes de realizar la siembra se requiere humedecer el sustrato aplicando agua con un spray, “lo movemos con un pedazo de madera con la finalidad de aflojar un poco  y procedemos a sembrar dos semillas por sitio. La semilla debe cubrirse con poca arena para protegerla del sol y así tener buena germinación”.

Detalla que con un riego continuo con un atomizador dos veces al día, se deberá mantener hidratada la semilla y de la misma manera, húmedo el suelo. A las dos semanas germinará la semilla y comenzará el crecimiento de una nueva planta. 

Luego del nacimiento de la planta, ponga un palito de madera para guiarla y así evitar que no se produzca volcamiento o caída de ella. Continúe hidratándola y con los días proceda a cosechar. El tiempo va a depender del tipo de planta.

Beneficios
Cubra con un poco de tierra las semillas sembradas no muy profundas y vuelva a humedecer un poco la tierra. Luis Rodríguez Lezama

Desde la contribución al medioambiente, ahorro en la economía y hasta la mejoría en la salud, son algunos de los beneficios que tienen las huertas caseras y el consumo de verduras, frutas y hortalizas cultivadas de manera orgánica. 

Lejos de los químicos, conservantes y de preservantes aditivos y el uso de plástico, los alimentos que logran ser recogidos en casa ayudan a la naturaleza y resulta ser un granito de arena para el mundo en pleno calentamiento global.

“Estás en contacto con la naturaleza, enseñas a tus hijos o familia cosas nuevas, asumes responsabilidades, potencias la agricultura local, evitas el uso de plásticos, evitas el estrés y además consumen productos naturales y frescos lo cual es muy beneficioso para la salud”, resaltó  Brun.

En la costa

El pimentón, la piña, el tomate, la auyama, el ají, la berenjena, la zanahoria, el pepino, el ajo, la cebolla, el melón y la patilla, son algunas de las frutas y hortalizas recomendadas para sembrar en la región por el tipo de clima. 

“De plantas medicinales, el anís, la ruda, aloe vera, caléndula, diente de león y eucalipto, son algunas de las muchas que  funcionan muy bien en clima cálido”, sostuvo Brun. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.