El Heraldo
Hansel Vásquez, EFE.
Sociedad

Tras los pasos del Rey Felipe VI por fuera del protocolo

En menos de 48 horas de visita en suelo barranquillero, el Jefe de Estado español sintió de cerca los sonidos, sabores y calor humano de la región Caribe. Aquí un breve repaso a ese periplo detrás de cámaras.

A su regreso al Palacio de la Zarzuela, ubicado en Monte del Pardo, a las afueras de Madrid, el Rey Felipe VI podrá contar que tuvo en menos de 24 horas un curso intensivo sobre la cultura, la música, el folclor, la picardía, el sentir costeño y la gastronomía autóctona de la región Caribe.

Podrá narrar con lujo de detalles que en un Cubo de Cristal, a más de 7 mil kilómetros de distancia de su residencia, disfrutó de un almuerzo al son de la Danza negra, de Lucho Bermúdez, o flotando en las notas de La casa en el aire de un señor bonachón llamado Rafael Escalona. Sonoridades distantes de bandas y cantantes como Mecano, Pink Floyd, Alejandro Sanz y Bruce Springsteen, que según sus allegados son de su preferencia.

Pero ahí no paró la inmersión en nuestro patrimonio y tradición. Ya había caminado bajo un sol picante por los alrededores de la Plaza de la Paz. También despachó desde la renovada Casa Catinchi donde valoró los tapetes, lámparas, sillas, jarrones y muebles elaborados por  los artesanos del Atlántico. Además, ante los curiosos barranquilleros, sus pupilas ‘bailaron’ con el movimiento de las polleras, la gaita, el tambor y el alegre que lo recibieron en el inmueble patrimonial.

Hansel Vásquez, EFE, cortesía.

Eso sin contar que en el centro de eventos Puerta de Oro, donde también estuvo, Luis Almagro, secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), rompió los protocolos al aparecer con la camiseta que su compatriota, el arquero uruguayo Sebastián Viera, capitán del Junior, le obsequió.

Felipe VI, un tipo serio y muy diplomático, como dictan los cánones de la realeza española, no se atrevió a mover los hombros, menear la cintura o bailar con nadie, pero sí agradeció, respaldó con aplausos y se mostró complacido por cada presentación que vio en su primera vez en suelo barranquillero.

La Banda de Baranoa impactó al Rey

A las afueras del recinto ferial Puerta de Oro, la Banda de Baranoa estaba lista para darle una despedida musical e inolvidable al rey Felipe VI de España. Sobre las 12:27 del mediodía de este viernes, cuando el monarca de la Madre Patria salió del evento de clausura del Congreso Mundial de Juristas, quedó sorprendido por la presentación cultural de 80 niños y jóvenes pertenecientes a este proceso cultural insignia del departamento del Atlántico.

Los artistas, quienes portaban prendas con el Tricolor Nacional, lo recibieron con las notas del clásico Colombia tierra querida, de la autoría del músico bolivarense Lucho Bermúdez.

La alegría de inmediato se reflejó en el rostro del Rey quien aplaudió, sonrío y agitó su cabeza al son de las melodías, al tiempo que hacía comentarios al oído del presidente de Colombia, Iván Duque Márquez.

Hansel Vásquez, EFE, cortesía.

Durante la interpretación del tema, su cuerpo de seguridad y el equipo de protocolo también se contagiaron con la presentación de este clásico del folclor.

La segunda canción interpretada por la Banda de Baranoa causó mucha sorpresa, ya que se trataba de Viva España, interpretada al ritmo de un pasodoble. Iniciadas las notas el Rey dio unos pasos al frente para poder observar mejor la presentación de los músicos y bailarines, quienes estaban ubicados en una pequeña tarima y detrás de un letrero en el que se podía leer la palabra “Colombia”.

El acto musical que duró alrededor de 10 minutos, culminó con el tema Décimas, de Carlos Vives, que generó una reacción colectiva de alegría acompañada de acordeón.

Una vez culminó la presentación, Felipe VI se acercó a los músicos, les estrechó la mano y cruzó varias palabras con Hilton Escobar, director y fundador de este proyecto cultural y musical.

Un niño le entregó como recuerdo una flor amarilla y el libro 25 años tocando vida, obra que recopila la labor social de la Banda Departamental de Baranoa.

Andrea Chaverra, vocalista y monitora de la Banda, le contó a EL HERALDO las impresiones del Rey sobre la despedida musical ofrecida.

“Me dijo que le había gustado, que hacemos una trabajo muy bonito y que le extendiera las felicitaciones a todos los músicos y bailarines. Quedó muy conmovido porque no solo interpretamos música colombiana, sino también de su país”, explicó la también comunicadora social.

Chaverra y sus compañeros también fueron halagados por el presidente Iván Duque Márquez.

“El presidente me dijo que no sabía si el Rey iba a romper el protocolo, pero con nuestro talento lo convencimos. También nos dijo que estaba muy orgulloso de las canciones que presentamos, especialmente Décimas de Carlos Vives, que es una de sus favoritas”, contó la joven que lleva seis años en este proceso y que se ha paseado con la Banda por Estados unidos, República Dominicana y España.

Hansel Vásquez, EFE, cortesía.

“Conseguir que el Rey moviera la cabeza y aplaudiera mientras interpretamos los temas nos honra mucho, nosotros habíamos recibido felicitaciones de muchas personas por el mundo, pero que nos felicite un rey es algo que atesoraré”.

Por su parte Hilton Escobar, director de la Banda, contó que el Rey estaba “impactado” por la cantidad de niños y jóvenes presentes.

“Le conté que en escena solo habían 80, pero que nuestro proyecto involucra a 862 niños y jóvenes atlanticenses. Tuve la oportunidad de explicarle cómo a través de la música cambiamos vidas y nos felicitó”.

Agregó Escobar que no estaban programados para hacer parte de la despedida al Rey Felipe, pero que la noche del jueves recibieron el llamado y en tiempo récord lograron montar este acto. La Banda de Baranoa volvió a sonar alto.

Como un comensal más

Tranquilo, silencioso y descomplicado a la vez. Esa fue la percepción que tuvo el chef Manuel Mendoza sobre el rey Felipe VI de España, el comensal más distinguido que ha tenido en su restaurante.

A las 8 de la noche de este jueves su majestad llegó a Manuel Cocina junto a 10 amigos que lo acompañaron en su visita a Barranquilla.

Como cualquier persona Felipe VI entró por la puerta principal del lugar ante la mirada atónita de los que allí se encontraban.

“Entró y salió por la puerta principal como todo el mundo y sin protocolos. Era un comensal más y eso era lo que quería sentir. Saludó a todos los que lo saludaron, les dio la mano. De verdad fue una bonita noche”, relató Manuel Mendoza, chef y propietario del restaurante.

Después de saludar y observar la decoración del lugar, el Jefe de Estado español fue llevado a un salón semireservado.

Nunca miró la carta, solo llamó al chef Mendoza para decirle que estaba dispuesto a probar todo lo que él le recomendara. Así, “sin restricciones, comió todo lo que llegó a la mesa”.

Crudo de pescado de medregal, tacos de robalo, montadito de carpaccio de res, zanahorias al carbón, langostinos en queso azul con manzana verde preparados en horno de leña, punta de anca sobre puré de yuca y queso Paipa, son algunos de los manjares que el Rey comió en las casi dos horas que estuvo en el restaurante.

El secreto

El lunes en la tarde a Manuel Mendoza le dijeron que posiblemente Felipe VI estaría en su restaurante. Las manos le sudaron.

La persona que le informó le pidió que guardara ese secreto, que no se lo comentara absolutamente a nadie.

Una semana antes, una avanzada del Rey llegó hasta Manuel Cocina para conocer el lugar y la carta. Hasta ahí, dice el chef que desde la casa real contemplaban la posibilidad de que el banquete se diera este jueves en el Hotel del Prado.

Solo una hora antes de su llegada, a las 7:00 p.m. del jueves, Manuel Mendoza tuvo plena certeza de que tendría al Rey de España sentado en una de sus mesas.

“Atender a su majestad no sucede todos los días, sobre todo en nuestra casa. Tenerlo acá fue algo maravilloso”.

Los Montes de María presentes

Una de las cosas que caracteriza la cocina de Manuel Cocina es el uso de productos que cultivan los campesinos de distintas partes de la Costa, entre esas de los Montes de María.

Así, el 90 % de todo lo que se presenta en la carta, tiene la esencia de la región Caribe llevada a “los sabores del mundo”.

Precisamente ese fue el centro de la breve conversación entre el Rey y el cocinero barranquillero.

“Hablamos de cómo estamos usando los productos locales de productores que antes estaban en el conflicto armado colombiano, en los Montes de María específicamente, y hoy tienen una gran diversidad de productos que están cultivando para poder subsistir sin necesidad de recurrir a cultivos ilícitos y otras actividades ilegales. La verdad fue un cruce de palabras que duró unos tres minutos aproximadamente”.

Mendoza también resaltó que al final de la noche, minutos antes de que el rey se fuera, le pidió a una persona de su equipo que le tomaran una foto con él. Pero no solo eso, también llamó al mesero que lo atendió junto a Mendoza y le dijo: “Él también se lo merece”.

En este mes de diciembre Manuel Cocina cumple seis meses de estar abierto al público, “de estar dándole duro”.

“La reactivación ha sido muy buena, Barranquilla está activada con todas las cosas que están pasando. Dan ganas de luchar, de seguir trabajando, esto motiva muchísimo, el cariño de la gente. No tenemos reservas hasta enero afortunadamente, eso nunca nos había pasado, es muy gratificante y ojalá se siga manteniendo, que la ciudad sea un destino gastronómico en el mundo”.

Cortesía.
“Probó todo”
Cortesía.

Crudo de pescado de medregal, chicharrón sobre plátano maduro y frijol diablito, y fresas impregnadas en campari y helado de leche fresca son algunos de los platos que probó Felipe VI.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.