Sociedad

Carnavaleros vacunados se ilusionan con volver a desfilar

Actores de nuestra fiesta madre le dicen sí a la vida. Algunos han visto morir a sus compañeros en medio de la pandemia.

Con la misma emoción que los invade cuando reciben los aplausos de miles de personas durante los desfiles, cinco actores del Carnaval de Barranquilla manifestaron sentirse más vivos que nunca tras ser vacunados contra la covid-19.

Por los distintos rincones de la capital atlanticense se han sentido los embates de la pandemia, pero también desde esos lugares hay siempre un espíritu alegre que trata que el único contagio que haya entre familiares, vecinos y amigos sea el del optimismo.

En diálogo con EL HERALDO, varios de ellos confesaron los duros momentos que han vivido en medio de la pandemia debido a que el coronavirus les arrebató a personas muy cercanas, compañeros claves en su misión carnavalera, familiares de algunos miembros de sus grupos folclóricos o vecinos del barrio.

Lo anterior los ha afectado, pero con su visión entusiasta de la vida, no se han amilanado y por el contrario este año hicieron parte de las actividades virtuales que se desarrollaron para conmemorar las carnestolendas. Además, se han mantenido unidos y con sus grupos lideran ensayos y actividades virtuales que los sacuden de este mundo pandémico.

Carlos Cervantes, rey Momo del Carnaval de Barranquilla 2015, desde Malambo da un ejemplo a seguir; Robinson Albor, rey Momo del Carnaval de Barranquilla 2000, y rey Momo vitalicio del Carnaval de la 44, hace lo propio desde el barrio El Porvenir, en el norte de nuestra ciudad; Matilde Posada, directora de los Cumbiamberitos de San José, en representación de las mujeres dijo presente desde el Suroriente; Gregorio Palma, capitán de la cumbiamba El Gallo Giro, envió un mensaje positivo desde el barrio La Luz, también en el Suroriente; y Jairo Polo, director de la Corporación Autónoma del Carnaval Gay, barrio Los Nogales, en el norte de la ciudad, se convirtió en uno de los primeros hacedores en recibir las dos dosis de Sinovac.

“Este virus no es mamadera de gallo”

Con el desparpajo que lo caracteriza Robinson Albor, rey Momo del Carnaval 2000, y rey Momo vitalicio del Carnaval de la 44, se dirigió a su gente y les advirtió que no es hora de ‘bordillear’, sino de permanecer en casa. “Este virus no es mamadera de gallo, tenemos que ponernos serios, el hecho de que amemos el Carnaval no quiere decir que tomemos todo tan folclóricamente, mostremos seriedad en este momento”.

Albor, a quien la pandemia lo llevó a cerrar las puertas de su tradicional Rancho Currambero, recibió este viernes la segunda dosis de Sinovac, algo que lo tiene motivado. “La pandemia nos ha afectado mucho, todos saben que me fui a la quiebra con mi icónico estadero, pero me repondré, y ese será el único estrago que cause ese virus en mi vida, porque con esta vacuna me lleno de optimismo y buscaré la forma de seguir contagiando de alegría a los bordilleros”, concluye este morador del barrio El Porvenir, quien pidió celeridad para que los jóvenes comiencen a vacunarse. “Están rumbeando mucho”.

“Vacunarme era algo que anhelaba”: Mohicano

Carlos Cervantes con su disfraz de Mohicano Dorado ha disfrutado de 42 carnavales. Le dijo “sí” a la vacuna contra la covid-19, porque no ve la hora de volver a disfrutar a plenitud nuestra fiesta. A sus 72 años, este residente del barrio El Concorde, Malambo, cuenta que este 30 de abril recibirá la segunda dosis del biológico de la farmacéutica AstraZeneca. “Me siento positivo porque elegí seguir vivo, vacunarme era algo que anhelaba desde el inicio de la pandemia. Quiero seguir carnavaleando por muchos años más con mi grupo y por eso le dije sí a la vacuna”, manifestó Cervantes.

El rey Momo 2015, que con su disfraz resalta nuestras etnias indígenas, envió un mensaje cargado de reflexión. “Quiero concientizar no solo a los carnavaleros, sino a todos los colombianos a que se vacunen, no hay que desconocer la cruel realidad que estamos afrontando a causa de esta pandemia y por eso es un deber decirle sí a la vacuna. De igual manera, los invito a que sigan implementando las medidas de autocuidado”, dijo el padre de tres hijos.

“La vacuna es la salida a esta crisis”

El director de la Corporación Autónoma del Carnaval Gay, Jairo Polo Altamar, recibió este viernes la segunda dosis de Sinovac, hecho que lo tiene feliz.

Para él era esencial, debido a que vio cómo el virus acabó con miembros de su equipo de trabajo como el comunicador Eusebio Castro. “Invito a toda mi comunidad y a la ciudadanía a que sigan mi ejemplo, la vacuna es la salida a esta crisis. No queremos ver morir a personas como Eusebio que se nos fue al infinito, así que vacúnense para poder abrazarnos nuevamente y disfrutar ese Carnaval que tanto nos gusta”.

Polo, quien lleva 36 años liderando este Carnaval, agregó que no ha sentido efectos adversos y que son más los mitos que la gente se va creando, que lo que en realidad se vive tras estar vacunado. “Mi comunidad sabe que se tiene que vacunar para seguir dándole a Barranquilla ese brillo único de nuestra fiesta. A todos les digo que este es el compromiso más grande que hemos tenido en nuestro paso terrenal”.

“Yo quiero seguir viviendo nuestro hermoso Carnaval”

Si hay algo que emociona al máximo a Gregorio ‘Gollo’ Palma es el Carnaval. Este habitante del barrio La Luz, capitán y fundador de la cumbiamba El Gallo Giro, a sus 65 años demuestra sus ganas de seguir bailando y ya se aplicó la primera dosis de AstraZeneca. “La segunda me la pondrán el 19 de mayo, gracias a Dios no he sentido nada raro, por el contrario me ha llenado de felicidad, porque yo quiero seguir viviendo nuestro hermoso Carnaval”.

‘Gollo’ sostiene que algunas personas en su barrio han muerto a causa de la pandemia y que quiso vacunarse, no solo para poner a salvo su vida, sino para dar ejemplo. “La vacuna es vida y todo lo que esté a nuestro alcance por seguir respirando es apropiado hacerlo”, sostuvo el cumbiambero que desde 1948 junto a los moradores de La Luz, Las Nieves, Rebolo y La Chinita le dan vida a El Gallo Giro, ícono de nuestra fiesta.

“Decidí proteger mi vida y la de mis seres queridos”

Además de amar el baile, Matilde Posada, directora de los Cumbiamberitos de San José, también ama la vida. Por ello, una vez se enteró que había vacunas aprobadas para combatir esta pandemia, no dudó en aplicársela. El pasado 19 de abril recibió la primera inyección de Pfizer junto a su esposo Charlie Fernández, quien también lleva las riendas de su grupo. “Hemos padecido mucho por el coronavirus, en mi grupo han fallecido dos padres de familia. Nos hemos sentido tocados, a diario nos informan de personas que llegan a Uci y por eso decidí proteger mi vida y la de los míos”.

Esta mujer, que desde 1989 tomó la batuta de estos cumbiamberitos del Suroriente de Barranquilla, exclama que sueña con volver a la calle.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.