Sociedad

‘Amasando’ oportunidades tras las rejas de la Cárcel Modelo

La panadería ‘Liberpan’ es el proyecto productivo del que hacen parte varios reclusos.  Allí encuentran ingresos y reducción de sus condenas.

A las 5:00 a. m. inicia su día. En un espacio adecuado dentro de la cárcel Modelo de Barranquilla, seis hombres privados de la libertad encuentran en Liberpan (proyecto productivo dedicado a la panadería), un lugar lleno de esperanza y oportunidades.

Las amasadas son a mano y en maquinaria. Seguidamente, se deja reposar la masa para producir la fermentación. Luego, se divide en piezas horneables y va al proceso de cocción. Esta rutina se repite varias veces al día para obtener panes, pastelitos, pan de bonos, croissants, deditos y más productos que se distribuyen al por mayor.

Desde 2014 el proyecto está a cargo del dragoneante Nelson Neira. En 2017 se inició el proceso de registro INVIMA y en 2018 se certificó a la panadería. Tras el crecimiento de la actividad ocupacional se hará la apertura de su primer punto de venta al público, aproximadamente en un mes, cuentan.

“Esta panadería no tiene nada que envidiarle a ninguna de Barranquilla y es algo que nos llena de mucha satisfacción. Tendremos un punto que estará ubicado en la carrera 42F con calle 79, al frente de Comfamiliar, así que los invito a que nos acompañen y compren los productos”, dijo a EL HERALDO el director encargado de la cárcel Modelo, David Fals Guerra.

Seis hombres se turnan en la elaboración de los productos y 15 más ya están capacitados para ingresar en un futuro a Liberpan. El emprendimiento tiene múltiples beneficios para los reclusos como la reducción de su condena por días trabajados (un mes de trabajo son 13 días que se descuentan), retribución económica (de $250.000 a $300.000) y lo más importante: el aprendizaje de un arte que los llena de esperanza y de conocimiento para cuando recuperen su libertad.

“También tenemos una población que está en la ciudad cumpliendo condena domiciliaria y que hacen estragos, que no cumplen con las órdenes, y la idea es vincularlos en el proyecto. Nuestra meta es crecer para poder pagarles un sueldo mínimo”, expresó el dragoneante, Nelson Neira, quien invita a que los sigan en la cuenta de Instagram que aparece como @liberpan_

Luis Candama, Milet Herrera, dragoneante Neira, director David Fals, Eduardo Agudelo y Jeison Angulo.

El papá de la panadería

Milet Herrera es papá de nueve hijos: cinco mujeres y cuatro varones. Lleva año y medio recluido en la cárcel Modelo, mientras espera su condena total. Desde que entró hace parte de Liberpan como líder y maestro de la panadería.

“Fui panadero de la Olímpica, soy instructor del Sena, di clases en el Inca, en el Elion Yireh. Al principio me trajeron para que viera la fórmula y les sugerí que la cambiaran para mejorar el pan. Yo seguí viniendo y les cree nuevos productos como el pan de bono, pan de mantequilla, el hojaldre, croissant, tortas decoradas, etc.”.

El hombre de 56 años con voz nostálgica afirma que está privado de su libertad por “cosas de la vida” y que “estar preso es como ser un pájaro enjaulado, algo muy feo”. Hacer parte del proyecto productivo ha mejorado su estadía en el centro penitenciario.

“Si yo me hubiera quedado en el patio, de pronto hasta me hubiera muerto de tristeza porque yo soy hiperactivo y me gusta transmitir lo que he aprendido. Yo esto no lo tomo como trabajo, sino como entretención, como un pasatiempo y además estoy contribuyendo al proyecto”.

Mientras sigue laborando diariamente en lo que le gusta guarda la esperanza de salir “cuando Dios quiera” para volver a ver a sus hijos. .

Eduardo Agudelo es un barranquillero de 54 años.

“Una segunda oportunidad”

“Esta es una segunda oportunidad y siempre que hablo con mi mamá le expreso que ya no soy el mismo niño que cuando entré”, dice Luis Candama Figueroa, un joven de 24 años que lleva tres de su vida privado de la libertad por porte ilegal de armas.

“Ahora en estos momentos estoy esperando la sentencia y puede ser de nueve a 12 años. La redención que llevo en la panadería equivale como a 14 meses y eso me suma a la condena. Podría tener más beneficios, a medida que pase el tiempo espero seguir ganándome más, por lo menos una domiciliaria”.

La preferencia del barranquillero criado en el barrio La Chinita es la galletería y repostería. Cuenta que su gusto es “tal vez hereditario”, debido a que su mamá “siempre hace sus postres y comidas especiales”. Sin embargo, para él Liberpan más que un trabajo es una “salida” para cuando recupere su libertad.

“Ahora tengo otros pensamientos, ser alguien, superarme, alejarme de las cosas malas, buscar siempre el lado bueno. Queremos que las personas nos apoyen mucho porque hay mucha gente que sale de aquí a seguir delinquiendo, así que eso es una oportunidad no solo para mí, sino para muchos más”.

Milet Herrera es el líder y maestro de ‘Liberpan’.

Una ayuda en la distancia

Un concierto para delinquir lo llevó a estar tras las rejas. Luego de dos años en el centro de reclusión, Eduardo Agudelo, padre de seis hijos, se ha dado cuenta de su error. Según el barranquillero, aprender el arte de la panadería ha traído “escarmiento” para su vida y una ayuda económica a su familia desde la distancia.

“Uno se arrepiente de entrar a esto porque uno la ve fácil allá afuera, la cosa es que cuando se entra acá, uno se da cuenta de que la familia es lo mejor que se tiene y los amigos lo abandonan. Gracias a Dios mi familia no me ha abandonado. Aquí con la bonificación que me dan por el trabajo ayudo a mis hijos”.

Su mensaje es claro: “delinquir no paga porque pierdes todo, sobre todo, la libertad”.

Desde la cárcel invita a las personas a “trabajar honradamente” porque estar recluido es algo que no le desea a “nadie”.

Eduardo seguirá dando lo mejor de sí y adquiriendo mucho más conocimiento porque su objetivo al salir es “montar un negocio” y brindar “algo productivo en la sociedad”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Te puede interesar:

DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.