El Heraldo
Salud

Salud mental: otra pandemia detrás de la covid-19

Mayor pobreza, violencia intrafamiliar y muertes de seres cercanos han generado en la sociedad patologías mentales que los estados deben atender.

Miedo, ansiedad y tristeza han sido algunas de las emociones que más han afectado a las personas alrededor del mundo por culpa de la pandemia.

En el Caribe como en buena parte del planeta la sociedad se ha tenido que enfrentar a las malas a cuarentenas extendidas, calles vacías, escuelas sin estudiantes, personal sanitario con trajes que parecieran de ciencia ficción, negocios quebrados, relaciones terminadas, violencia intrafamiliar y seres queridos fallecidos sin una despedida que permita vivir el proceso de duelo.

Por todos estos escenarios, aseguran los expertos, la salud mental ha sido una de las más golpeadas por la pandemia que ha cobrado la vida de más de 60 mil colombianos a un año de haberse detectado el primer caso en el país. Algunos han sentido insomnio por la incertidumbre de no saber qué pasará con su futuro, otros por la pérdida de sus empleos, reducción de ingresos, la falta de interacción social, en fin, todo lo que ha desencadenado la pandemia que detuvo al planeta.

El psicólogo Luis Eduardo Narváez confirma que se registró un crecimiento en las consultas por ansiedad y depresión, lo que puede catalogarse como efectos colaterales de la emergencia sanitaria. “Hay un  momento a nivel colectivo en el que se dispara la preocupación, la impotencia, el miedo, la nostalgia, abatimiento, ansiedad y tristeza por causa del gran tráfico de información frente a la covid-19”.

El insomnio puede ser otro signo del impacto emocional que deja la pandemia.

Narváez reconoce que en la actualidad ya hay más educación sobre la enfermedad; sin embargo, todavía hay quienes se ven afectados emocionalmente por la circunstancia teniendo en cuenta que la pandemia aún no se ha terminado.

Ante esto, el especialista recalca en que hay que prestar una atención especial a las personas cuando estas manifiesten comportamientos depresivos. “Con lo que se debe tener cuidado es que por causa de la covid-19 y todo lo que pudo haber impactado en el individuo se desarrollen pensamientos suicidas que siguen fortalecidos”, dice.

Narváez considera señales de alarma los llantos injustificados, prolongados y los cambios abruptos de ánimo. “Cuando eso sucede hay que buscar ayuda profesional”, esto teniendo en cuenta que en medio de este bajón emocional se puede tomar una decisión fatal. Frente a esto el Instituto de Medicina Legal registra que en Barranquilla, entre enero y diciembre de 2020, 43 personas se quitaron la vida, una más que en 2019.

Más miedo

Pedro Pablo Ochoa, director del equipo de respuesta psicológica frente a la covid-19 del Colegio Colombiano de Psicología, considera que el miedo, la ansiedad, la depresión, la impotencia, la rabia, entre otras, son “respuestas normales frente a la crisis” debido a que “hemos estado expuestos a un tiempo prolongado de estrés”.

Para Ochoa es importante, frente a este panorama, que los individuos aprendan a reconocer “sus propias reacciones”.

Hay un momento a nivel colectivo que se dispara el estrés, el miedo, la ansiedad, el miedo y la depresión

El experto ilustra, por ejemplo, que es normal que una persona crea que está contagiada y que se ponga en un estado de alerta cuando estornuda dos veces continuas porque la pandemia ha llevado a que con “estas situaciones se focalice la tensión en ciertas reacciones corporales”.

Secuelas sociales

Otra de las consecuencias es la ruptura de las redes sociales entre los amigos por los prolongados lapsos de tiempo en los que no hubo contacto físico ni virtual. También considera que muchas parejas pudieron experimentar situaciones de tensión y se presentaron separaciones debido a que el estar encerrados por mucho tiempo genera conflictos.

Astrid Arrieta, jefe del Grupo Funcional de Psiquiatría del Cari, explica que apenas se está sacando la información del año pasado con respecto a la salud mental de los colombianos en 2020. Arrieta, que fue el año pasado presidenta de la Asociación Colombiana de Psquiatría, coincide con sus colegas en que los largos periodos de aislamiento tendrán consecuencias a largo plazo y reitera lo que le dijo a EL HERALDO en septiembre sobre un escenario pospandemia en el que se tendrá que lidiar con un gran número de personas con patologías mentales. Además pide que se les preste atención a los niños porque estos serán los más impactados por el presente escenario.

La población infantil será una de las que se verá más afectada a largo plazo, por culpa del encierro prolongado

Añade “que no es lo mismo que un adulto de 70 años, por así decirlo, pierda un año de su vida encerrado” porque puede procesarlo mejor por su experiencia, un menor de siete años no.

Los resultados del estudio PSY-Covid en Colombia serán entregados en los próximos días y estos ofrecerán un amplio panorama de la salud mental de los colombianos a un año de registrarse el primer caso del nuevo coronavirus en el país.

Panorama mundial, según la OMS

El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom, advirtió que los traumas ocasionados por la covid-19 estarán presentes por muchos años. Según el biólogo etíope, “todos y cada uno de los individuos en la superficie del mundo se han visto afectados” por las circunstancias de la pandemia. Según Maria Van Kerkhove, responsable de la unidad de enfermedades emergentes, el efecto que está teniendo la pandemia en la salud mental es devastador. Un estudio realizado en Estados Unidos por la Harvard Medical School apunta que el 42% de las personas han manifestado síntomas de ansiedad o depresión en algún momento de la pandemia. La OMS ha informado que en promedio los países han visto saturado en un 93% los servicios de salud mental.

En agosto, la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne, advirtió sobre la interrupción de servicios esenciales de salud por causa de la pandemia. Cabe recordar que según este mismo organismo, una de cada cuatro personas registra algún tipo de enfermedad mental. “La covid-19 ha interrumpido nuestras rutinas diarias, ha forzado a millones de personas a un aislamiento de meses, ha devastado nuestras economías y ha causado una pérdida inimaginable de vidas. Esto nos ha sacudido a todos”,

La OPS también evidencia que en los países de ingresos bajos el gasto en salud mental es de menos de USD 1 per cápita, frente a USD 80 en países desarrollados.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.