El Heraldo
Carolina se considera una mujer espiritual y familiar, pues Dios y su hogar son lo más importante para ella.
Lenin Páez
Protagonistas

Carolina Arcieri: amor y pasión hechas joyas

La marca de esta barranquillera está presente en 20 países y ahora le apunta a franquiciarla. Su meta es abrir una escuela de joyería en EE.UU.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Escuchar historias de amor o de vida y luego convertirlas en joyas es la pasión de Carolina Arcieri. La barranquillera, creadora de la marca que lleva su nombre, se dedica al diseño y creación de joyería fina personalizada desde 2004. Su trabajo lo define como  “plasmar sentimientos en metal”, que consigue después de reunirse con sus clientes y crear un espacio de confianza donde abren sus corazones y “expresan los sentimientos” que quieren ver reflejados en esa pieza. 

Ese es su sello diferenciador. Más allá del renombre y posicionamiento de la marca, lo que también destaca a su empresa son los diseños únicos que “reflejan los sentimientos y emociones” de cada persona. Su meta la tuvo clara desde el inicio: tener una joyería que vaya más allá de escoger un accesorio, pagar e irse. Ella busca que el cliente “se involucre desde el día uno en el proceso” de creación de la pieza. Como ella lo describe, “pasa de ser una joya a un símbolo eternizado en el metal”. 

Han pasado 17 años desde que Carolina empezó con este proyecto y hoy tiene presencia en 20 países. Actualmente la barranquillera está radicada temporalmente en Estados Unidos abriendo el camino para franquiciar su marca. Para ella, trabajar desde ese país facilita las cosas para el crecimiento de su empresa, pues cuenta con “una mayor facilidad” para que los proyectos se den “más rápido”, sobre todo con los proveedores que, desde Miami, tienen “un contacto más directo”.

En ese país su marca está presente desde hace dos años y ahora quiere hacer su segunda academia de joyería. Con esta pretenden “formar emprendedores con una visión basada en la innovación global del diseño y elaboración de joyas finas”. 

La primera escuela está ubicada desde hace tres años en Barranquilla y actualmente cuenta con más de 30 estudiantes. Por la pandemia virtualizaron las clases y ahora llegan a más públicos, incluso a nivel internacional como en África y Australia.  

A través de la academia, Carolina busca “dignificar la labor del orfebre” para que, más allá del resultado final,  las personas sean conscientes de que el proceso “tiene un valor” que implica muchas horas de trabajo. Ese modo de enseñanza también la aplican en redes sociales. A través de sus publicaciones informan a sus seguidores sobre las gemas naturales, procesos de creación y tipos de oro, entre otros. 

“Mostramos particularidades intactas de nuestro proceso que durante muchos años era tabú hablarlo, porque supuestamente el cliente no podía saber. Nosotros como marca lo hemos volcado totalmente. Queremos que el cliente sepa, esté interesado y que cuando reciba su joya sepa todo el trabajo que hay detrás de ella”.

 

 

Para Carolina, el apoyo de su familia ha sido fundamental a la hora de solidificar su empresa. Lenin Páez
La familia, su principal motor

Para la barranquillera, su “éxito no sería igual sin el apoyo incondicional” que ha recibido de Dios y su familia. Sus cuatro hijos, desde sus capacidades, aportan al desarrollo de su marca, pues “han crecido alrededor” del lenguaje de las piedras preciosas. Juan Diego, el mayor, con 19 años se enfocó en la parte técnica y su conocimiento le ha permitido comprar  gemas. Actualmente trabaja con los orfebres y se reúne con proveedores.

Miranda, de 14 y la única mujer entre sus hijos, está dedicada a la parte artística y el diseño. Se formó durante un año en el taller y la academia, y cuenta con una línea complementaria de accesorios hechos en plata y bronce dentro de la empresa. Esta ha sacado tres colecciones y las distribuye a través de su cuenta en Instagram. Salvador (8) y Benjamín (4), al ser los más pequeños se encargan por lo general de ayudar a Carolina a “armar bolsitas”.

“Cada uno va buscando su posición dentro de la organización de acuerdo a lo que le gusta y a sus competencias. Entonces de verdad que es muy lindo vivir todo este sueño de la mano de mi familia”.

De acuerdo con Carolina, su proyecto nació “del corazón de la emoción familiar”. Para ella, su marca, más allá de ser una empresa, es su “quinto hijo”. Con 17 años de trayectoria, su trabajo se convirtió en estilo de vida y a diario piensa en cómo pueden seguir creciendo tanto ella, como su empresa. Asegura que su familia “se ha formado” alrededor de esta y, a pesar de sus múltiples obligaciones, la barranquillera le atribuye gran parte de su motivación a ellos. Considera que ese es su éxito: disfrutar de las creaciones en su trabajo y de su hogar.

“Contrario a muchas mujeres, no he tenido que decidir entre mi trabajo o mi familia. Con dificultades he logrado ser exitosa,no lo digo por lo que tengo o por los logros alcanzados, sino por haber podido mantener en el tiempo un proyecto que me inventé, que yo misma he fortalecido y tener una familia. Siento la misma felicidad por las dos cosas. No es un trabajo de ocho horas al día, esto es 24/7 y mi familia está 100 % involucrada”.

Su crecimiento

Carolina empezó su empresa en Venezuela. Hace diez años regresó a Barranquilla, su ciudad natal, para posicionarla en Colombia y continuar con su crecimiento. Desde sus inicios trabajaron de manera virtual para llegar a todos los públicos y así se mantienen. Hoy día están presentes en 20 países como Estados Unidos, Chile, México, Panamá, Portugal, Italia y España, entre otros. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.