Mundo | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Mundo

Nos dejó Tony Camargo, la voz detrás de ‘El año viejo’

El mexicano se hizo famoso en el género tropical, pero es recordado sobre todo por el tema de la autoría del colombiano Crescencio Salcedo.

“Ay, yo no olvido al año viejo porque me ha dejado cosas muy buenas”.

El cantante mexicano Tony Camargo, quien inmortalizó esta frase de la canción El año viejo, de la autoría del colombiano Crescencio Salcedo, falleció este 5 de agosto en su país natal.

Aunque en su repertorio interpretativo cuenta con clásicos del género tropical como Hay un hombre aparecido y El negrito del Batey, sin duda, El año viejo es su tema más memorable.

El locutor Luis Arias recuerda que esta canción, a pesar de sonar sobre todo en el interior del país, logró abrirse paso en la programación de diferentes emisoras costeñas en la época de fin de año.

Edgardo Caballero, también locutor  radial, coincide con él y manifiesta que “es un clásico” que cada diciembre que llega suena “sin falta en la emisora”.

Tony Camargo con Heriberto Fiorillo en La Cueva.
En Barranquilla

El periodista y escritor Heriberto Fiorillo, quien está al frente del Carnaval de las Artes desde 2007, recuerda con alegría la participación de Camargo en la edición 2014 del evento.

“El año viejo es una canción del compositor colombiano Crescencio Salcedo que yo escucho desde pequeño, sobre todo en la versión que más me gusta, la de la Big Band de Rafael de Paz en la voz de Tony Camargo, quienes trazaron un puente maravilloso entre dos de nuestras culturas. Cuando nos enteramos que Camargo todavía vivía y cantaba, lo invitamos y él, ya nonagenario, aceptó gustoso interpretar un repertorio que incluyó, claro, El año viejo”.

Fiorillo describe como “magnífica” la acogida que tuvo del público en el Teatro Amira de la Rosa, el día de su presentación.

“Todos nos acordamos en el último día de diciembre y el primero de enero de la canción de Salcedo en la voz de Camargo. Vino con su esposa, quien falleció hace un par de años. Estuvieron felices. Y no se crean que estamos recordando a un ancianito. En México, en el mismo año que visitó el Carnaval de las Artes, Tony Camargo cantaba todos los fines de semana en un centro cultural de su barrio”.

En el marco del VIII Carnaval Internacional de las Artes, se llevó a cabo un conversatorio en homenaje a Tony Camargo, a cargo de Daniel Samper Pizano.

Allí, Camargo señaló que efectivamente El año viejo le dejó cosas muy buenas como las regalías que recibía por el tema musical desde 1953; sin embargo, en los últimos años esa suma fue disminuyendo “porque la piratería me ha echado a perder el trabajo”, dijo.

No tuvo “el placer” de conocer a Crescencio Salcedo, sin embargo, en ese momento recordó que se topó con las partituras de varias canciones de él, entre ellas El año viejo, durante un viaje por Venezuela en unos papeles que le habían vendido. Y así como esa recordó muchas otras anécdotas de su recorrido musical. También, se lamentó de no haber venido a Colombia en aquel entonces.

En el homenaje se mencionó el cariño de la gente en la ciudad reflejado en que aparecía ese día en la portada de EL HERALDO, a lo que respondió entre risas: “Gracias, ojalá se haya vendido mucho”.

Carátula del disco que incluía ‘El año viejo’.
Su vida

Antonio Camargo Carrasco nació en Guadalajara, Jalisco, el 1 de junio de 1926, en el seno de una familia de artistas de carpa y desde hace 33 años se mudó a la capital yucateca. Allí se casó con Guadalupe González, quien falleció hace algunos años.

La hija del cantante tapatío, Lourdes Camargo, quien reside en Ciudad de México, acudió a Mérida hace unos días para cuidarlo después de una cirugía en el pie que se complicó por la diabetes.

Fueron las autoridades municipales del Ayuntamiento de Mérida quienes confirmaron el fallecimiento de este artista tan querido en su tierra.

Del mismo modo, la Fonoteca Nacional de México también compartió y lamentó la noticia a través de Twitter.

“La Fonoteca lamenta la pérdida del cantante jalisciense Tony Camargo (1926-2020). Sin duda, una de las grandes figuras de los salones de baile. Compartió el escenario con Benny Moré, Wello Rivas y Luis Arcaraz, entre otros. Y hoy es inmortal su interpretación de El año viejo”, publicó la institución.

Y es que, desde que la grabó en 1953 para su primer disco, esta melodiosa forma de despedir el año dejó huella en su carrera y por 66 años le ha dado más fama que dinero a todo lo largo y ancho de Latinoamérica.

En una ocasión, en diciembre de 2018, confesó en entrevista con Efe que jamás pensó que 13 lustros después su canción El año viejo seguiría vigente, “menos que se convertiría en una joya musical en Latinoamérica”.

“Francamente no esperé que la canción trascendiera, porque había grabado otras canciones como La bandolera, La engañadora y Partido por la mitad, pero tuve la fortuna de que al público le gustara ese tema”, dijo en su hogar de Mérida.

La llegada a esa ciudad en 1988 no fue fortuita, ya que su esposa Gilda Guadalupe González Cetina, quien murió hace unos años, era yucateca, y después del huracán Gilberto (1988) decidieron mudarse.

Desde entonces se integró a la Orquesta Jaranera del Ayuntamiento de Mérida y después de jubilado seguían invitándolo a cantar, sobre todo a finales de año.

Tony Camargo lamentó no haber conocido al autor de El año viejo, el colombiano Crescencio Salcedo (Palomino, corregimiento de Pinillos, Bolívar).

Como si su mente retrocediera hasta 1953, cuando grabó el tema cuyo estribillo “Me dejó una chiva, una burra negra, una yegua blanca y una buena suegra” resuena en los hogares de Latinoamérica, el cantante recordaba que la partitura la llevó a México desde Caracas junto con otras.

En un aniversario de Mérida, dijo: “Le doy mis bendiciones, es lo único que le puedo regalar porque no soy hombre de dinero ni de poder; soy rico por el cariño y el amor que me brindan los yucatecos, son chéveres conmigo”.

Antonio Camargo Carrasco fue durante 31 años el cantante de jaranas, guarachas y boleros del Ayuntamiento de Mérida.

En 2018 expresó la petición que tenía para el público: que el mundo brindara alegría a sus seres queridos, “es un deseo tan grande como el que tengo de seguir cantando”, dijo en aquella ocasión.

Y es que Camargo cantó hasta el final en las calles de su amada Mérida y compartió infinita música con sus amigos, en su casa, algo que, expresó en varias ocasiones, le permitió pasar una vejez tranquila y agradable.

“Hoy deseo que la felicidad los abrace, que tengan éxito y salud todos los días y que nunca olviden El Año viejo”, concluyó en aquella entrevista.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Año viejo
  • Canción
  • cantante
  • Fallece
  • Mexicano
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web