El Heraldo
En una hora y quince minutos, el documental ‘Cantos que inundan el río’ cuenta la historia de Oneida y las cantadoras del municipio de Bojayá.
Mujer e Igualdad

El canto de 24 mujeres por el río que busca su cauce hacia la dignidad

‘Cantos que inundan el río’ es el nombre del nuevo documental que retrata la historia de las cantadoras de Bojayá y su lucha por ser escuchadas en el país.

Las secuelas de la guerra palpitan a diario en aquellas personas que han sido víctimas del conflicto armado en Colombia. Un enfrentamiento que a la fecha deja un saldo de más de 200 mil muertos.

El departamento del Chocó es uno de los que ha vivido de cerca la violencia. Sus habitantes están sumergidos en una incertidumbre constante que se recrudece cuando sienten la presencia de los grupos armados.

Uno de sus municipios es Bojayá, territorio que alberga a un poco más de 10 mil personas que en su historia llevan consigo aquel 2 de mayo de 2022, consagrado como un día gris en el que el único río que fluyó fue la sangre.

La masacre de Bojayá, como se conoció la acción terrorista que fue cometida por miembros del Bloque 58 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc). Este grupo lanzó ‘cilindros bomba’ contra la iglesia, donde se refugiaron los habitantes para protegerse de los enfrentamientos entre la guerrilla y los paramilitares.

El impacto de estos elementos acabó con la vida de más de 100 personas, en las que hubo un porcentaje significativo de menores de edad.

La crudeza, la zozobra y la desigualdad son solo algunos factores que agudizan el diario vivir de sus pobladores. Inmersos en un sector rural en donde satisfacer las necesidades básicas a veces es lo máximo que pueden lograr.

El río y el campo son los únicos refugios de los habitantes de Pogue en Bojayá.
Un clamor a la esperanza

La música siempre se ha consolidado uno de los artes de transmisión más poderosos que existe. Ese recurso ha sido el mejor arma de las cantadoras de Bojayá para suplicar bienestar social sin fronteras. Son aproximadamente 43 las mujeres que integran este colectivo, las mismas que estuvieron presentes en la firma del Acuerdo de Paz entre el gobierno colombiano y las Farc. En el acto que se desarrolló en Cartagena el 26 de septiembre de 2016.

En esas mujeres se inspiró el antropólogo, guionista y realizador audiovisual colombiano, Germán Arango para dirigir el documental ‘Los cantos que inundan al río’, el cual relata la historia de Oneida, cantadora y protagonista de una producción que busca acompañar, cuidar y fortalecer la tradición del canto en el Medio Atrato Chocoano.

Oneida aprendió desde niña a cantar alabados, cantos fúnebres con los que las comunidades afro despiden a sus muertos para que tengan un buen retorno al lugar de las almas. 

A los ocho años perdió su pierna izquierda por la mordedura de una serpiente, obligándola a quedarse para siempre en Pogue, su pueblo, un lugar enclavado en la selva al que solo se puede acceder por el río Bojayá.

“Estamos muy contentos de que la guerrilla de la paz, las armas van a dejar...cantá María, danos la paz...” Así se oían los versos de las cantadoras durante la ceremonia de la firma de paz,  tema que integra una de las 15 canciones del documental, todas ellas autoría de Oneida Orejuela.

Letras que nacieron de una musa que clamaba dignidad, esperanza e inclusión. Melodías que narran las tragedias vividas por su gente. Las cantadoras alzaron su voz para promover la construcción de la esperanza que tanto anhelan.

Oneida escribió 15 temas inspirados en su pueblo.
La luz de un bienestar

A sus 62 años, Oneida nunca imaginó aparecer en una pieza audiovisual. Hoy mantiene viva la luz de que su comunidad sea más visibilizada.

“Nuestra única forma de comunicarnos es el río. Solo así nos podemos defender. Debemos tirar los papeles al río porque nos tienen olvidados y necesitamos más presencia acá”.

Su discapacidad no le ha impedido seguir de pie. Una sola pierna le ha bastado para levantarse con la misma convicción de ayudar a su familia, en la que tiene que sostener a sus 7 hijos.

Desde que perdió su pierna izquierda, Oneida ha estado en Pogue.

Una de sus nietas es Natalia Mosquera, cantadora que también entona su voz en el documental y ha sido testigo de la lucha incansable que ha emprendido su abuela para mejorar la calidad de vida de sus coterráneos. 

Rodeadas del río Bojayá y el río Pogue, Natalia dice respirar un poco de tranquilidad a través del sonido de la arteria fluvial, condición que logra apaciguar  la problemática. Heredó de su abuela el canto que le permitiría ser escuchada y también la empatía por su pueblo.

Es así como hoy cursa sexto semestre de trabajo social en la Universidad Tecnológica Del Chocó con un solo propósito: ayudar a su comunidad.

“Nosotros estamos en el olvido. Tienen que saber que también existen otros pueblos, por eso mi abuela siempre me decía que siempre cantaba con la única misión de que sus letras llegaran al gobierno   para que ellos sepan lo que se siente estar atropellados por los grupos al margen de la ley”.

Pieza audiovisual: Impacto de los cantos

La cinta se estrenó el año pasado en el Festival Internacional de Cine Documental de Canadá Hot Docs, el mayor festival de cine documental de Norteamérica.​ Además, en marzo de este año se le otorgó el premio a mejor documental en el Festival Cinelatino de Toulouse.

“Es una manera reinterpretar lo que nos acontece, lo real, pero que también es una realidad posible de conocer qué hay detrás de una canción qué hay detrás de quien la ejecuta y de quién la componen”, dijo el director de la película, Germán Arango.

La producción está disponible en Barranquilla desde el pasado jueves en la Cinemateca del Caribe.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.