El Heraldo
Orlando Amador Rosales
Millennials

Inclusión y reinvención en una idea de negocio con sabor a ‘lobster’

Marco Sredni, Luis Touriño e Ilan Szteinberg crearon un restaurante meses antes de la pandemia que hoy cuenta con una carta robusta y cree en la inclusión.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Con el deseo compartido de gestar un emprendimiento, los administradores de empresas Marco Sredni, Luis Touriño e Ilan Szteinberg (radicado en Estados Unidos), lograron materializar en 2019 un restaurante con un concepto de lobster bar.

El voz a voz fue la base para darse a conocer en el mercado de los restaurantes y ante el público. Reconociendo su poca experiencia en la industria, pero ilusionados con su idea de negocio, se pusieron  “la camiseta” e hicieron las veces de “toderos”.

“Comenzamos con tres colaboradores en cocina y uno en servicios, además de nosotros que nos distribuíamos entre la caja, el lavado de platos y la atención de las mesas. En los dos primeros meses nuestras mamás nos ayudaron y poco a poco fuimos consolidando un equipo de trabajo más robusto. Ya hoy contamos con 12 personas”, manifiesta Luis, de 29 años.

En la actualidad el restaurante recibe el nombre de Woma (@woma.lobsterbar), elección que se dio gracias a una búsqueda “implacable” de palabras que tradujeran langosta en otros idiomas. Aseguran que en esa misión llegaron a la traducción en creole francés.

La pandemia

Luis y Marco aseguran que en el momento cumbre de su empresa las noticias nacionales empezaron a dar luz verde sobre el decreto que reglamentaba el aislamiento obligatorio. En ese momento, dicen, solo tenían claro que contaban con cinco personas en su nómina, tenían cuentas por pagar y debían permanecer con las puertas del establecimiento cerradas.

“Analizando el panorama coincidimos en que no íbamos a sacar a nadie del equipo. Sobrevivimos gracias a los domicilios, a través de Rappi”, explica Marco, de 27 años.

Durante ese periodo —señalan— las redes sociales se convirtieron en su principal herramienta para seguir generando recordación. Desde Instagram, por ejemplo, la estrategia fue realizar actividades que mantuvieran a las personas interactuando con la marca. Alternativamente tuvieron como cometido comprar insumos para elaborar almuerzos que fueron repartidos a habitantes de la calle que dormían en los andenes en medio de la soledad del confinamiento.

“Nosotros pensábamos en que había gente que seguía en las calles sin comer nada, así que nuestra primera salida la hicimos en el centro de Barranquilla. Esta experiencia, que repetimos varias veces, significó mucho porque pudimos aportar un granito de arena en medio de la situación”, indica Luis.

A partir de esta iniciativa surgió otra. Los esfuerzos se fueron canalizando hacia la recolección de fondos, en colaboración con la fotógrafa Julie Cuello, logrando armar 4.000 mercados que fueron distribuidos en los hogares de más de 15 barrios en situación de vulnerabilidad. La idea, según indican, tomó forma gracias a que Julie Cuello creó la cuenta de Instagram @hope.inmotion, en la que realizaron un concurso para recolectar  los recursos. 

Marco y Luis manifiestan que en esa misma época encontraron una oportunidad de negocio, relacionada con la venta de mariscos al por mayor.  

“Esto fue posible porque recibíamos el producto directo de La Guajira, que era tratado por nuestros aliados, provenientes de una comunidad indígena (...) Ahora le seguimos apostando a esta línea de negocio con un compromiso claro: formalizar el procesamiento de los mariscos, que es 100% artesanal, con el fin de que nuestros aliados tengan un lugar equipado para trabajar (…) Hoy día le vendemos a clientes en Medellín y en Cartagena y estamos iniciando negociaciones con una pescadería grande en Cali”.

Los administradores de empresas ven en Barranquilla una ciudad rica en propuestas gastronómicas que ofrece grandes oportunidades laborales. Orlando Amador Rosales

Reactivación

En el periodo en que los restaurantes tuvieron vía libre para abrir, estos jóvenes trasladaron su negocio hacia una zona concurrida de Barranquilla. Esta decisión hizo que el nombre de Woma empezara a ser mucho más reconocido e incentivó la ampliación de su carta, incluyendo coctelería y algunas recetas para desayunos y almuerzos.

La pesca artesanal y el apoyo a los pequeños proveedores locales ha estado vigente desde sus inicios. A la fecha sigue siendo así, sobre todo cada vez que crean algo nuevo. 

Su nómina es nutrida. Dentro de esta cuentan con Kike García, un joven con autismo de 24 años que vincularon hace cuatro meses y que no ha dejado de deslumbrarlos con sus capacidades. Esta iniciativa, cuenta Marco, se dio luego de que leyera un documento del magnate Richard Branson, en el que daban nociones de que dentro de sus cafeterías, situadas en Australia, contaba con un personal que incluía a jóvenes con este trastorno. 

“Yo me dediqué a investigar sobre el autismo, hablé con psicólogos y psiquiatras para saber si conocían alguna iniciativa que me acercara a algún joven con dicha condición para contratarlo, pero no conseguí. Luego me acordé de una amiga del colegio, Mariana Gloria, que tiene un hermano con autismo y ella me ayudó a buscar. Después de un tiempo encontré a Kike, a quien finalmente integramos a nuestra nómina y que cumple con un horario de 10:30 a.m. a 12:30 m., de lunes a viernes. Él es el encargado de armar todos los empaques de domicilio”.

Explica que Kike ha vivido un proceso en el que ha podido integrarse con sus compañeros. “Irradia alegría y contagia a cualquiera, es comprometido con lo que hace y tiene un sentido de pertenencia excepcional”. 

Esta oportunidad de trabajo, dice Marco, ha tenido como fin impulsar a Kike a crecer a nivel personal, con el objetivo a largo plazo de lograr su total independencia.

“La realidad es que muchos jóvenes que tienen esta condición son apartados de la sociedad. Con este paso que nosotros dimos queremos que otras empresas le brinden la oportunidad a aquellos jóvenes que como Kike merecen ser tenidos en cuenta porque son personas extraordinarias, con capacidades invaluables”.

Así, con inclusión social, expansión de su menú y una nueva línea de negocio, Luis, Marco e Ilan mantienen intactas sus ganas de seguir creciendo como empresarios apasionados que ven oportunidades en tiempos de crisis.

 

Que nuestra empresa siga marchando es para nosotros una bendición porque lo que hacemos en ella realmente nos apasiona
Marco Sredni
Nuestro compromiso  es seguir involucrando a pequeños proveedores locales en cada uno de los productos que creamos
Luis Touriño
Pasatiempos

En el poco tiempo libre que los barranquilleros Luis Touriño y Marco Sredni tienen disfrutan del  ejercicio. También, aseguran, les gusta irse de viaje con sus amigos.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.