El Heraldo
El joven de 24 años se proyecta a futuro trabajando con su comunidad en pro del cuidado de los ecosistemas.
Archivo particular y Cortesía Suzi Esztherhas
Medio ambiente

Nelson Álvarez, el joven ‘héroe’ luruaquero premiado por Disney

Fue escogido dentro de 20 concursantes a nivel mundial por su trabajo con la conservación del Mono Tití Cabeciblanco y otros proyectos.

Con escasos 11 años se levantaba diariamente a las cinco de la mañana para salir de su casa a vender leche.

Antes de comenzar su día debía dirigirse a los establos donde se ordeñaban a las vacas para abastecerse y repartir de puerta en puerta la mercancía. Ahí Nelson Álvarez solo estaba dando sus primeros pasos como comerciante, algo que había aprendido de su padre que en ese entonces llevaba el sustento a su hogar.

Luego vendió queso y suero a las familias luruaqueras que se lo encargaban. Los ingresos les permitían suplir las necesidades de su hogar, pero confiesa que fueron muchas las adversidades a las que se ha enfrentado desde su niñez.

Después de obtener su título de bachiller, quería estudiar una carrera ambiental en una universidad. Tocó puertas en Barranquilla, Bucaramanga, Cartagena y otras instituciones buscando la manera de obtener una beca ya que por falta de recursos no podía pagar sus estudios profesionales. “He pasado por muchos obstáculos pero he sabido salir adelante”, anotó Álvarez.

Antes de llegar a la parte de su relato en la que cuenta que gracias a una oportunidad, hoy está estudiando para ser Licenciado en Ciencias Naturales y Educación Ambiental, Nelson Álvarez explica de dónde nació esa “locura” por el medio ambiente y cómo terminó siendo reconocido por Disney Conservation Fund (DCF).

Con su equipo de trabajo diariamente se adentra en el bosque seco tropical.

“Loco por la naturaleza”

 Desde los 13 años pertenece a Grupos Ecológicos de Luruaco, y ha hecho parte de otras iniciativas en pro de la conservación de los ecosistemas naturales de la región. “Siempre me ha llamado la atención la naturaleza, de niño me gustaba ir al bosque a cazar animales silvestres y tenerlos como mascotas. Mi patio parecía un zoológico, había guacamayas, loros y otros. Pero no era consciente del daño que estaba ocasionando, no sabía sobre el tráfico ilegal de especies. Todo cambió cuando conocí el programa ‘Cartitilla’ de la Fundación Proyecto Tití”, dijo el joven luruaquero.

Maravillado por los tesoros que de forma teórica conoció sobre su región, entendió que la diversidad de flora y fauna debía ser preservada. En su afán por aportar su granito de arena, empezó a crear estrategias con sus compañeros con los que participó, en primera instancia, en el Tití Club del programa ‘Cartitílla’.

Gracias a esta plataforma tuvo la oportunidad de conocer al Tití Cabeciblanco y su ecosistema natural. Adentrarse en el bosque le sirvió para empaparse más sobre esta especie.

Después, de manera voluntaria emprendió un proyecto de reciclaje en el municipio, en el que se recogieron más de dos toneladas de basura, misma que iba a parar al Arroyo Mono, principal abastecedor de agua de la Laguna de Luruaco.

En 2014 cumplió con un servicio social como requisito para graduarse de bachiller. Su tarea era impartir pedagogía ambiental en algunas instituciones del municipio. En estos espacios los niños de tercero y quinto grado aprendían todo sobre esta especie endémica y otros animales silvestres.

Posteriormente, por iniciativa propia impulsó a su barrio a participar en un programa de reciclaje de bolsas plásticas para entregar este material a las artesanas de la fundación que tejen las eco-mochilas.

De esta manera, también motivó a su comunidad a recolectar botellas plásticas para crear postes que reemplazarían los palos de madera que cercan las fincas.

Algunas artesanas exhibiendo las eco-mochilas.

Un futuro que florece ante sus ojos

Por el empeño y sacrificio de este vehemente apasionado del cuidado de la naturaleza, el Proyecto Tití le otorgó una beca para prepararse como tecnólogo en Gestión de Recursos Naturales, carrera de la que se graduó en 2017. Además, Nelson pasó a ser parte del equipo de investigación de esta fundación que le abrió las puertas. Ahora, todos los días va al campo a hacer observaciones a grupos familiares de Titíes en el parque regional natural El Ceibal, ubicado en el límite entre Atlántico y Bolívar.

Hoy, a sus 24 años, el luruaquero relata su historia de vida con tenacidad y resiliencia. Es un líder ambiental que trabaja por la conservación del bosque seco tropical en favor de la vida del Tití Cabeciblanco, una especie que solo habita en la región Caribe colombiana y se encuentra en peligro de extinción a causa de la “dramática” deforestación de su hábitat natural.

Para Álvarez los conocimientos “nunca son suficientes”. Las ganas de seguir estudiando y ser un profesional integral lo han llevado a seguir en ese camino de sacrificios donde se agotan sus fuerzas pero nunca sus sueños.

Con materiales reciclados hacen Titíes de peluche.

Disney fija su mirada en Nelson

“La Fundación Disney viendo mi gran motivación desde el 2011 hasta la fecha, y mis proyectos, decidió otorgarme el premio Héroe de Conservación de Disney en Estados Unidos. Esto me llena de gran orgullo porque participan muchísimas personas del mundo y escogen solo a 20 de ellas”.

El proyecto Tití es una ONG que tiene varios patrocinadores a nivel global, entre esos, la Fundación Disney. “La Disney Conservation Fund (DCF) reconoce el arduo trabajo y el esfuerzo de las personas y los equipos de todo el mundo que trabajan para conservar la vida silvestre y proteger los lugares silvestres todos los años”, dice la fundación internacional sobre la entrega de estos reconocimientos.

A futuro se proyecta trabajando por eso que desde niño lo ha hecho vibrar. “Quiero seguir ayudando a la Laguna de Luruaco ya que está atravesando una catástrofe muy dura debido a la gran contaminación ambiental. La idea es sembrar muchos árboles para conformar bosques secos tropicales para el Tití y las demás especies, y apuntarle al tema del ecoturismo porque Luruaco tiene una gran riqueza natural que debemos valorar”, indicó el ambientalista.

Tití Cabeciblanco: Una especie única

El Tití Cabeciblanco es una especie endémica presente en el norte de Colombia. Está en vía de extinción y su hábitat ha sufrido las consecuencias de la tala indiscriminada de los árboles y la explotación de los recursos naturales en la región. 

Se caracteriza por ayudar a la difusión de semillas en los ecosistemas tropicales. Se forman en grupos familiares sociales.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • disney
  • Joven
  • mono titi cabeciblanco
  • Conservación
  • comunidad
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.