Judicial

Recompensas por recientes crímenes en Barranquilla

El Alcalde Jaime Pumarejo anunció  recompensas para quien dé información de los asesinatos de Katherine Martínez,  Yecid Bolaño y Ubaldo Martínez.

La alegría y el carisma de Katherine Martínez Sarmiento se acabaron. Esa mujer de 41 años que era la felicidad y el sustento de su familia murió víctima de un atentado que no era para ella, pero que demostró una vez más que las balas no tienen nombre.

Sentada en su lugar de trabajo, la caja 11 de la tienda Olímpica de la calle 82 con carrera 53, pasó las últimas horas de su vida. Uno de los clientes del local era el objetivo de por lo menos cuatro sicarios que lo estaban siguiendo quién sabe desde cuándo. Era Libardo de Jesús Parra González, un exnarcotraficante a quien alguien quería muerto.

Justo cuando Parra, a quien conocían como ‘El Guajiro’ o ‘El Flaco’, se acercó a pagar unos artículos los delincuentes decidieron atacarlo con toda la sevicia de un sicario bien pagado. Fueron varios los proyectiles que lo impactaron. El hombre agonizante cayó al piso a un lado de la caja. Katherine cayó del otro lado, boca abajo y sobre un charco carmesí. Ella también había recibido un proyectil en el abdomen.

Sus compañeros intentaron ayudarla, la cargaron. “Ella les decía que no la dejaran, que no la soltaran”, dijo Yomaira Sarmiento, su mamá. Y así fue, sus amigos no la abandonaron, la llevaron hasta la Clínica Bonnadona donde los médicos la llevaron de urgencia al quirófano. La cirugía se extendió hasta la madrugada, pero cuando ya no había más por hacer lo único que quedaba era trasladarla a la unidad de cuidados intensivos, de donde solo un milagro la sacaría. Hacia las cuatro de la tarde de ayer, casi 20 horas después del atentado, la esperanza se perdió, Katherine no pudo luchar más y falleció a las 4:12 de la tarde de este miércoles.

Parra había muerto antes, minutos después del atentado. Él también fue llevado a un centro asistencial, pero no pudieron hacer nada para salvarlo. Los sicarios le cumplieron a quien mandó a matarlo.

 

Indignación y dolor

La muerte de la mujer fue confirmada a este medio por sus familiares, quienes horas antes habían hablado sobre su forma de ser y lo importante que era ella para sus vidas. “Era la alegría de la casa y en el trabajo la querían mucho. Ella velaba por sus dos hijos”, manifestó la mamá.

Compañeros de trabajo también manifestaron a través de redes sociales lo mucho que querían a Katherine. “Era un sol, una estrella, te llevaremos siempre en nuestros corazones. Seguirás alegrándonos desde el cielo”, dice un mensaje en Facebook.

Al momento de conocerse la noticia del fallecimiento de Martínez, el alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo,  expresó a través de su cuenta de Twitter que el “homicidio de Katherine Martínez no puede quedar impune. A su familia, nuestro abrazo solidario. Y a la @policiaBquilla pido no descansar hasta encontrar a sus asesinos”.

Se pronuncia la empresa

Olímpica se pronunció ante el hecho y señaló: “Acompañamos a la señora Yomaira Sarmiento, madre de Katherine; su esposo, Wilson Epalza, y a Melani Álvarez Martínez y Andrés Álvarez Martínez, sus hijos, en su dolor y lamentamos su pérdida”.

La empresa agregó que “como lo venimos haciendo desde el día de ayer (miércoles), mantenemos nuestro acompañamiento y atención a sus necesidades. Así mismo acompañamos la tristeza de sus amigos, compañeros de trabajo y allegados. Nosotros también sentimos el vacío y el dolor por esta lamentable noticia”.

“Destacamos la disposición, sentido de pertenencia y responsabilidad que siempre caracterizó a Katherine en sus labores diarias, tanto con sus compañeros de trabajo como con los clientes de la tienda. Esperamos que los hechos sean prontamente esclarecidos y que la investigación lleve a la captura de los responsables de este suceso tan lamentable que nos llena de tristeza. Condenamos de manera contundente actos de violencia que atenten contra la integridad de los colombianos”, precisa el comunicado.

Venían siguiendo al excapo

A Libardo de Jesús Parra González lo siguieron un carro Chevrolet Spark de color blanco y una moto en los que se movilizaron los cuatro sicarios, a quienes, según el general Diego Rosero, comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, “les ganó la impaciencia”.

O quizá esperaron la oportunidad perfecta para asesinar a su objetivo. De acuerdo con el oficial, en los videos de las cámaras de seguridad se aprecia cuando el exnarcotraficante camina entre la estantería del almacén de cadena mientras que uno de los sicarios lo seguía a distancia, analizando cada uno de sus movimientos.

“La espera era para que en el momento en que saliera del establecimiento cometer el atentado, pero, al parecer, les ganó la impaciencia y cuando estaba en la caja le dispararon”, afirmó el general.

Testigos aseguraron que la balacera no duró mucho, pero fue intensa. Por lo menos escucharon más de diez disparos y los gritos de algunas personas que se encontraban cerca del lugar.

El oficial recalcó que la principal línea investigativa se basa en información de fuentes que dan cuenta de la relación de ‘El Guajiro’ con un posible lío de tierras.

Sin embargo, “esas deudas, por más que pasen los años, eso nunca se olvidan”, afirmó el oficial refiriéndose al pasado delictivo de Parra González.

“En un principio, la familia estuvo reacia a brindar información, hasta que un familiar nos habló y nos dijo que él estaba en un negocio de compra y venta de vehículos, pero, posteriormente, una fuente nos dijo que él también estaba en un negocio de tierras y que podía ser este el motivo”, afirmó Rosero.

Recompensas

Tras el homicidio de la cajera Katherine Martínez Sarmiento la noche de este miércoles en la Olímpica, ubicada en la carrera 53 No. 82-77, el alcalde Jaime Pumarejo Heins convocó a un consejo de seguridad.

El mandatario señaló que el crimen “no puede quedar impune” y envió un “abrazo solidario” a la familia de la mujer que murió mientras laboraba.

En la reunión participaron las autoridades militares y de Policía, así como la Fiscalía y entes de control. En ella se analizó la situación de seguridad en la ciudad y se plantearon posibles estrategias.

Ante los recientes hechos de inseguridad presentados en la capital del Atlántico, el mandatario dijo que también se ofrecerán $10 millones por el crimen del entrenador de fútbol Yecid Andrés Bolaño Morelo, el pasado 8 de febrero, y del taxista Ubaldo Martínez, en la madrugada de este jueves en El Bosque.

El mandatario también aseguró que la Policía y la Fiscalía han adelantado investigaciones que permitirán “prontamente” las capturas de responsables de homicidios, hurtos y extorsiones en la ciudad y su área metropolitana.

Excapo era del cartel de la Costa: Policía

Sobre Parra González, la Policía confirmó que fue un narcotraficante ligado al Cartel de la Costa y que estuvo extraditado en Estados Unidos.

Tras la captura de Alberto Orlandez Gamboa, alias Caracol y jefe de esa organización delictiva, alias el Guajiro o El Flaco habría quedado a cargo.

Por eso, las autoridades planearon un operativo que terminó con su captura y la de su entonces esposa. Fue una operación que se desplegó en Santa Marta, Barranquilla, Montería y hasta Ocaña (Norte de Santander).

Miembros de la Policía con apoyo de la DEA se encargaron de hacer por lo menos 40 allanamientos en diferentes lugares, pero encontraron a Parra González en su casa de la capital del Atlántico. Reportaron los medios de comunicación en su momento que en la vivienda encontraron armas, municiones y joyas avaluadas en más de 300 millones de pesos. La operación y captura ocurrieron en el año 2000.

Sin embargo, en agosto de 2006 fue nuevamente detenido, esta vez en Maracaibo (Venezuela). Las autoridades del vecino país lo pusieron a disposición del entonces DAS y posteriormente fue extraditado a Estados Unidos de donde, al parecer, lo deportaron en 2016.

El general Diego Rosero, comandante de la Policía Metropolitana, afirmó que el hombre vivía en Barranquilla hacía dos años.

“Mi nieta salió gritando que habían matado a su mamá”

Yomaira Sarmiento, mamá de Katherine Martínez Sarmiento, contó cómo fue que se enteraron de los hechos que causaron la muerte de la cajera, de 41 años.

“Eran como las 9:30 de la noche y nosotros estábamos sentados acá en la sala cuando salió mi nieta gritando del cuarto que habían matado a su mamá”, explicó la mujer en diálogo con EL HERALDO.

Los hermanos de Martínez salieron de inmediato hasta la Clínica Bonnadona, donde intervinieron quirúrgicamente a la cajera.

Contó que su hija llevaba laborando tres años en esa empresa y estaba cubriendo el turno que había arrancado a las 3:00 de la tarde hasta la 1:00 de la mañana.

Martha Quintanilla Torres, directora médica de la Clínica Bonnadona Prevenir, señaló que la cajera ingresó al centro asistencial a las 9:47 de la noche debido a una herida con arma de fuego.

“Ella pasó inicialmente al servicio de reanimación y posteriormente al servicio de cirugía donde se evidenciaron lesiones de vaso sanguíneo de gran calibre”, puntualizó la doctora.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.