El Heraldo

Capacitación y acompañamiento para una educación de calidad

La modalidad virtual ofrece a los docentes la oportunidad de utilizar nuevos medios para compartir sus conocimientos y llegar a sus estudiantes ante la emergencia sanitaria.

La educación virtual se actualiza constantemente y casi al mismo ritmo que las tecnologías digitales, esto representa una increíble ventaja frente a la educación tradicional, ya que generalmente los programas académicos no cubren las necesidades actuales del mercado de manera inmediata como lo hacen los programas virtuales.

Ante la contingencia y la inmediatez, las instituciones adaptaron un sistema, mediado por la tecnología, que permitiera finalizar el programa académico planeado desde el principio para ser presencial, por eso no se habló de clases virtuales, sino remotas.

Es decir, clases diseñadas para ser presenciales pero que se desarrollaron por medio de plataformas virtuales. Fadia Khouri Saavedra, directora del Centro de Excelencia Docente de Uninorte (CEDU), señala que esta forma de impartir clases fue adoptada a nivel mundial por la gran mayoría de instituciones de educación superior, pues trae ventajas como su rápido tiempo de respuesta y mantener las actividades de la clase.

“El objetivo principal en estas circunstancias no es diseñar un ecosistema educativo robusto, sino continuar con el proceso educativo y proporcionar los apoyos para profesores y estudiantes”, agrega.

En la Universidad del Norte, la estrategia para el primer semestre académico, que se vio impactado por la cuarentena obligatoria, fue enfocar los esfuerzos en culminar las clases lo mejor posible de forma remota, para lo cual se resolvieron aspectos como formas de evaluar, aprender a usar herramientas tecnológicas, creación de recursos que permitieran el desarrollo de clase, entregar computadores y planes de internet para mejorar la conectividad, y el diseño de nuevas actividades que emulen el trabajo práctico o de campo. Para el próximo semestre, las clases serán diseñadas desde un modelo híbrido, entre presencial y virtual.

De acuerdo con Carmen Ricardo, directora del departamento de Educación y coordinadora de la maestría virtual en Educación Media da por Tecnologías de Uninorte, el modelo de educación virtual, con la ayuda de la tecnología, avanzó para permitir mayor interacción entre estudiantes y docentes.

Destaca que este modelo no se trata simplemente de recibir clases en los dos formatos, sino que tiene una concepción desde lo pedagógico y por cómo se brindará la formación, teniendo en cuenta la disciplina y los resultados de aprendizaje previstos. Myriam Duque, decana de la Facultad de Educación a Distancia y Virtual de la Universidad San Martin considera que la efectividad de la modalidad virtual radica en la confianza y seguridad del sistema que las instituciones brindan a sus estuantes.

“Las instituciones debemos capacitar a los docentes, ser rigurosos en la generación de contenidos y de la apropiación de la metodología para potencializar este mediador”, explica.

Para Duque es importante que los estudiantes también estén capacitados a la hora de utilizar las herramientas y por esta razón en el caso de la Universidad San Martin se ofrece un acompañamiento para crear un espacio donde el estudiante es evaluado para comprobar si alcanzan los objetivos de la clase.

Si bien para el logro de los resultados de aprendizaje, el docente debe aplicar una metodología pertinente y adecuada, mediada por las TIC, es importante resaltar que en este modelo el estudiante asume el rol protagónico de su proceso de aprendizaje.

De acuerdo con Carmen Ricardo, directora del departamento de Educación y coordinadora de la maestría virtual en Educación Mediada por Tecnologías de Uninorte, el modelo de educación virtual, con la ayuda de la tecnología, avanzó para permitir mayor interacción entre estudiantes y docentes.

Que entre los factores que favorecen el aprendizaje en línea está la pertinencia con el perfil del estudiantado, poder determinar si es apropiado, y la naturaleza del programa, “es necesario tener en cuenta las habilidades sociales y psicológicas del estudiante, como la autodirección, la autodisciplina, la autonomía, la autodeterminación y la motivación, entre otras”, puntualiza.

Ventajas de la educación virtual.

Desde el punto de vista del estudiante, la educación virtual es una excelente alternativa porque obtiene un contenido académico de buena calidad a un costo más accesible, comparado con el formato presencial.

Además, tanto el horario como el ritmo de aprendizaje, se adapta a disposición del estudiante y no a la del docente.

Para los docentes también hay ventajas en la educación virtual que pueden aprovechar, tanto en el aspecto académico como en el aspecto profesional: Aprendizaje significativo: El objetivo principal como docente es que los estudiantes tengan un aprendizaje significativo, es decir, que asimilen la información y la puedan poner en práctica.

La educación virtual da acceso a los estudiantes a repasar el contenido cuantas veces lo consideren necesario y desarrollar las actividades a su propio ritmo.

La ventaja frente a la educación tradicional es que el estudiante tendrá la posibilidad de repasar tus sesiones sin que esto interrumpa el proceso de los demás estudiantes, lo que a largo plazo será beneficioso tanto para él como para sus compañeros.

Comunicación asincrónica.

En la educación virtual, la comunicación entre el estudiante puede ser asincrónica, es decir que la interacción a través de medios digitales se desarrolla en horarios diferidos, evitando que se provoquen retrasos en el proceso de aprendizaje.

La ventaja frente a la educación tradicional es que el docente puede responder en un horario a su conveniencia y tomarse el tiempo que necesita para resolver las dudas de sus estudiantes. Pueden investigar diversas herramientas en línea para comunicación asincrónica y utilizar la que mejor se adapte a su grupo de estudiantes.

Ingreso económico adicional.

Si los docentes consideran que han trabajado un contenido de calidad, pueden generar un ingreso adicional a través de plataformas en línea, éstas te permiten llegar a mercados fuera del área en la cual residen, es decir, que tienes más oportunidades de conseguir clientes potenciales que se inscriban a tu curso. Los docentes pueden generar incluso ingresos extras anualmente.

Reducción de costos: Los bajos costos que la educación virtual representa son un atractivo para los estudiantes, al igual que para los docentes.

Desarrollar un curso en línea tiene la ventaja de bajar costos en términos de traslado, uso de recursos digitales gratuitos y optimización de tiempo.

El período de desarrollo del curso por primera vez seguramente llevará varios meses, sin embargo, es un contenido y material que podrán reutilizar.

Sus modificaciones únicamente dependen si deseas actualizarlo o si encuentras recursos útiles que enriquezcan el aprendizaje en los estudiantes.

Proyección profesional: Si buscas oportunidades de docencia fuera del país, desarrollar cursos en línea es un excelente camino para ello. Algunos docentes utilizan cursos en línea para complementar su curso tradicional, esto puede generar una ventaja ya que adquieres experiencia rápidamente.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.