El Heraldo
Opinión

Junior y la RAP Caribe

Aunque tenemos otros equipos de fútbol en esta zona del país, todos con aficionados que los siguen milimétricamente, el fenómeno del Junior es regional, su hinchada se viste de mar o de sabana.

Antes de que algunos de nuestros dirigentes se dieran a la tarea de impulsar la integración regional y pelear en distintos escenarios la creación de la RAP Caribe, el Junior de Barranquilla había empezado a abrir esos espacios de autonomía y sentido de pertenencia. 

Así, que sin saberlo, el grupo de aficionados que el 7 de agosto de 1924 se reunió para fundar el equipo, impulsó la conformación de un club de fútbol que se puede equiparar tranquilamente y sin espabilar al espíritu de la Región Administrativa y de Planificación del Caribe (RAP).

No es un argumento pretencioso ni traído de los cabellos si se mira la pasión, el amor y el sentido de pertenencia que despierta el Junior ‘tu papá’ entre la gente de la Costa Caribe. 

Cuando juega el equipo la mancha rojiblanca se extiende desde Córdoba hasta La Guajira, cruzando con facilidad de tiburón a la Isla de San Andrés y Providencia.

Es cierto que tenemos otros equipos de fútbol en esta zona del país, como el querido Unión Magdalena, castigado injustamente en la B hace muchos años; y también los juveniles Real Cartagena y Jaguares, al igual que el Valledupar Fútbol Club. Todos con aficionados que los siguen milimétricamente.

Pero el fenómeno Junior es regional. Su hinchada se viste de mar o de sabana. Baila al ritmo de porro, cumbia, pajarito, reggae, chichamaya, merengue o champeta. Es el Junior ‘tu papá’, que hace dos días ganó la Copa Águila de la mano, o mejor de los pies, de Teo, Chará, Jarlan y todos los muchachos que dejan el alma en la cancha. Es este uno de los tantos trofeos de los que ha logrado el conjunto, como el primero que obtuvo en 1977 liderado por Varacka y ‘la Bruja’ Verón.

El grupo de fundadores del Junior no se imaginó que la iniciativa tomada para formar un equipo de fútbol iba a tener unas consecuencias sociales y culturales tan importantes para unir a una región.  

La fundación de Junior tuvo a la cabeza a Micaela Lavalle de Mejía, la antecesora de los líderes regionales que buscan fortalecer la autonomía y que hoy disfrutan del triunfo tanto del equipo como del logro político-administrativo. No basta un campeonato, hay que seguir luchando y construyendo.

Es verdad, Juan Piña, “Barranquilla y la Región tienen que estar orgullosas de ese Junior bravo que la toca y toca”.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

El Heraldo
Editorial

PAE a cuentagotas

Justo cuando comienza el cuarto mes del año en curso y dos meses después del inicio del calendario académico, de los siete departamentos de la región Caribe tres no han comenzado aún a ejecutar el Programa de Alimentación Escolar al que est

Leer
El Heraldo
Editorial

Inflación sin control

La decisión de la Junta Directiva del Banco de la República de subir las tasas de interés al 5 %, en un nuevo intento para contener la galopante inflación en el país, podría quedarse corta o ser insuficiente ante el alza de los precios que,

Leer
El Heraldo
Editorial

Seguridad: candidatos tienen la palabra

2021 no solo fue otro año violento en Colombia. Fue el más complejo, en términos humanitarios, del último lustro. Un tiempo realmente difícil, casi insufrible e insoportable, en el que el incremento de las acciones de los grupos armados no es

Leer
Ver más Editoriales
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.