El Heraldo
Economía

Monómeros se está quedando sin flujo de caja

La Supersociedades embargó una parte de las acciones de la compañía por una multa Pequiven.

La empresa agroindustrial Monomómeros Colombo Venezolanos se está quedando sin flujo caja en la medida que pasan los días, esta situación se agrava con las restricciones para recibir materia prima proveniente de sus principales proveedores y las dificultades para acceder a la financiación por parte de la banca comercial.

No obstante, las proyecciones de la empresa para cierre de este año, hasta hace apenas unas semanas, eran positivas. Es por ello que fuentes cercanas a la empresa atribuyen esta situación a la incertidumbre que se ha generado frente a las recientes noticias relacionadas con la compañía, filial de Pequiven.

Por un lado, está el anuncio del Gobierno de Nicolás Maduro de tener la intención de buscar retomar el control de la compañía que desde 2019 es manejada por la oposición que lidera el presidente interino Juan Guaidó.

De otro lado, está la medida de la Superintendencia de Sociedades de Colombia (Supersociedades) de someterla a control, la cual fue apelada por la compañía desde el pasado viernes.

Adicionalmente, la Supersociedades embargó una parte de las acciones de la compañía, cuya sede principal está en Barranquilla,  por cuenta de una multa pendiente que tenía Pequiven por el orden de los $120 millones.

La empresa espera que con el Gobierno de Colombia se pueda gestionar una línea de financiación con la que pueda mejorar su flujo de caja.

El gerente de la empresa, Guillermo Rodríguez Laprea, ha señalado en declaraciones a medios nacionales que se identificó “el plan de un grupo de personas y empresas por hacer una toma hostil de Monómeros y quedarse con este activo estratégico para Venezuela y Colombia”.

Preocupan los empleos

Por su parte, el representante a la Cámara por el Atlántico, César Lorduy, dijo que la situación actual de la empresa se debe a “las diferencias entre el régimen del presidente Maduro y el gobierno de Juan Guaidó y el reconocimiento de este último por parte del Gobierno colombiano y la actuación de autoridades internacionales sobre la empresa”.

En una intervención en la Comisión Primera de la Cámara, el parlamentario atlanticense, señaló que “hay 2 mil personas en Barranquilla a punto de perder su empleo en una empresa de más de 50 años de existencia y también se pueden ver afectados más de 880 mil agricultores que tendrán en el insumo llamado fertilizante, una variación en los precios”, agregó.

Indicó que se han realizado varios llamados a Gobierno nacional para ayudar a buscar salida a la crisis y proteger los empleos y a los agricultores y la seguridad alimenaria.

En la Asamblea Nacional

De otro lado, la Comisión de Contraloría de la legítima Asamblea Nacional realizó este lunes una reunión de trabajo a fin de evaluar la situación de los activos del país en el exterior, especialmente de Monómeros.

En el marco de esta reunión, la ex presidente de la junta directiva de la empresa Carmen Elisa Hernández aclaró que las juntas directivas ad hoc y de las empresas, son designadas únicamente por la Asamblea Nacional y no por el G4, “ya que esta agrupación de partidos no es un ente del gobierno interino, sino una instancia de coordinación política”.

La ingeniera aseguró que Monómeros sigue siendo capital y empresa de los venezolanos y además explicó que la Superintendencia de Sociedades de Colombia no es un ente de intervención, sino de supervisión y vigilancia de las empresas privadas. “Monómeros, al estar en el país hermano, tiene que estar sujeta a la legislación de la nación neogranadina”.

“Quiero aclarar que Monómeros es una empresa fundada hace 54 años con el concurso de Pequiven. Actualmente, tiene más de 600 empleados directos. Resultó un reto rescatar Monómeros de las manos del régimen. Nosotros encontramos una empresa con unos estatutos sociales adaptados a la capacidad del régimen en ese momento. Desde 2019 hemos tomado el rol de acompañamiento a la gerencia general. Cuando nosotros llegamos se hizo un cambio de clima y creció la confianza”, expuso Hernández durante la sesión de la Comisión de Contraloría.

Hernández aclaró asimismo que, al tomar el control de Monómeros en 2019, hallaron una serie de irregularidades, entre ellas, contratistas con sobreprecio, contratos con tres aeronaves que la empresa no necesitaba y aumentaba los costos de operación, entre otras.

En ese contexto, explicó la situación financiera ha llevado a Monómeros a un estado muy crítico de caja y ha ubicado a la empresa en una posición difícil frente al mercado. “Si sumamos la alta dependencia de Monómeros con los prestamistas y las declaraciones del régimen que piden que la empresa vuelva a sus manos, esto ha generado una desconfianza terrible con los proveedores”, precisó.

“Cuando la banca colombiana llega al punto de la validación del accionista, comienzan los problemas porque el principal accionista está en Pequiven, en manos del régimen”, dijo Hernández al detallar que los proveedores de materia prima han abierto líneas de crédito que permiten hacer las compras y de esa forma la empresa ha logrado dar pasos hacia adelante en la productividad.

La Comisión de Contraloría del Parlamento ratificó que va a realizar todas las investigaciones del caso Monómeros.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.