El Heraldo
La recepción de hotel Plaza de Ángel, propiedad de Abello, se encuentra sin huéspedes.
John Robledo.
Economía

El desconsuelo de la reactivación hotelera

Hoteleros se debaten entre el cierre y la sobrevivencia de su negocio ante el tercer pico de la pandemia y el paro nacional.

Aunque no le gusta hablar del pasado porque prefiere concentrarse en el presente, la comparación de la situación de su negocio frente a hace un año se vuelve “obligatoria” cuando quiere reflejar el actual momento. En sus más de 20 años de experiencia en el sector hotelero, Víctor Abello “no había visto” algo similar.

Cuenta que para Carnaval de 2020 la ocupación de sus hoteles fue del 100 %, un porcentaje que se fue en caída libre con la llegada de la pandemia tan solo un mes después.

La anhelada reactivación del sector, concretada en los últimos trimestres del año pasado, dice, no ha sido suficiente.

“En ese marzo la ocupación llegó a ubicarse entre el 5 % y el 10 %. Cuando estuvimos entre el segundo pico comenzó a subir un poco, también tocamos el tema del sector hospitalario para cuarentenas, pero cuando ya se veían las cosas buenas nos cayó este tercer pico y todo lo que habíamos avanzado, todo se cayó. Volvimos al 5 % de ocupación”, dijo el empresario.

El abogado sostiene firmemente su preocupación. “La situación está súper mal en ocupación por todo lo que ha conllevado el tema de la pandemia. Ni siquiera llegamos al punto de equilibrio”.

El inicio de la debacle

El sector del turismo, llamado a ser el “nuevo petróleo” de Colombia, afrontó en el 2020 el peor año de su historia que empañó los números récords alcanzados en 2019.

Para el caso puntual de Barranquilla, la pandemia llegó justo cuando finalizaba el Carnaval del 2020, el mayor evento de la ciudad y que movilizó $ 405 mil millones, de acuerdo con las cifras oficiales.

“El Carnaval nos impacta muchísimo. Con ese tipo de eventos la hotelería en la ciudad sale adelante”, dijo Edgardo Jaramillo, inversionista hotelero.

De acuerdo con cifras de Cotelco Atlántico, en la capital del departamento hay una oferta de 200 hoteles entre uno y cinco estrellas, lo que ofrece aproximadamente 15 mil habitaciones. Alrededor de 30 establecimientos forman parte de esta agremiación.

En los últimos años la ciudad se ha volcado a afianzar su estrategia en turismo de negocios, por lo que la realización de masivos eventos corporativos se hacía cada vez más frecuente en la prepandemia. Ahora, aunque algunos se han cancelado por efectos del distanciamiento social, otros, como la Asamblea del BID, se han ejecutado de manera mixta.

“La Asamblea del BID tampoco nos ayudó porque los pocos que vinieron se quedaron en un mismo hotel. Entonces, no hemos tenido un día que nos haya ayudado”, lamentó Jaramillo.

Las expectativas incumplidas. La ubicación de su establecimiento, diagonal a la terminal de transporte de Barranquilla, avivaba las esperanzas de Julio Arroyo para que en los pasillos de su negocio se volvieran a escuchar los pasos de los turistas que llegaban a la ciudad con motivo de la Copa América.

Pero el magno evento futbolístico continental ya no va. La cancelación fue, para Arroyo, “un golpe bajo”, ya que “los partidos de la selección Colombia siempre son un aliciente (...) Con esto nos íbamos a ayudar”.

Abello tenía altas expectativas sobre la posibilidad de contar con un aforo reducido en los estadios gracias a los indicadores “positivos” de la pandemia en la ciudad. “Teníamos esperanzas de llegar a un punto de recuperación de la inversión del sostenimiento, pero no pasará”, deploró.

La recepción de hotel Plaza de Ángel, propiedad de Abello, se encuentra sin huéspedes. John Robledo
El impacto del paro nacional.

“¿Sabrá la gente lo que es estar un año y medio aguantando cerrados?”, se pregunta Luz Villaveces, propietaria hotelera. De acuerdo con su relato, los cierres se han vuelto el pan de cada día ante la presencia de las manifestaciones en medio del paro nacional.

“Ahora con esto del paro y las protestas menos gente llega al negocio”, dijo esta mujer santandereana, quien junto con su esposo tienen una larga vida en la ciudad.

Esta misma preocupación la sostiene Julio Arroyo. “Los impactos del paro han sido graves (...) La vida de nosotros es la terminal de transporte, pero esta no tiene vida porque la gente no está viniendo”, dijo el empresario, cuyo hotel se encuentra completamente vacío.

Las cancelaciones de las reservas han llegado una tras otra al buzón del correo electrónico de Víctor Abello. Aquellas personas que desde Cartagena o Santa Marta reservaron con antelación se “bajaron del viaje” ante los persistentes bloqueos.

“Ahora que las personas han dejado de pensar en el pico de la pandemia y quieren viajar no lo han podido hacer por el miedo a los bloqueos o a que les suceda algo (...) Uno de nuestros hoteles tiene parqueadero exterior y la gente ha dicho que no querían dejar el vehículo ahí por miedo a que le tiraran piedras”, confesó el hotelero.

Lo que está por venir

Vaticinar el futuro no es lo de ellos, pero el trío de hoteleros coincide en que una reactivación plena, acompañada de autocuidado, vacunación y alivios económicos, es la fórmula que les ayudaría a salir de la crisis económica. “Pasado esto del paro ojalá podamos tener una ocupación del 45 % o 55 % y que podamos continuar así al menos hasta diciembre”, dijo por su parte Víctor Abello.

“Aunque va a ser muy difícil reactivarnos por todas las deudas acumuladas, daremos todo hasta el final con la esperanza de que podamos reactivarnos, así como todo el comercio”, señaló la hotelera Luz Villaveces, al tiempo que, su colega Víctor Arroyo espera que este segundo semestre de 2021 sea de una reactivación plena que les permita “llegar vivos a diciembre”.

La apuesta distrital por una reactivación económica plena

En el marco del desarrollo como ciudad piloto de la reactivación a nivel nacional, Barranquilla se prepara para una reactivación plena, lo que traduce, de acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Económico, en el plan de recuperación del empleo de este sector.

“Con la nueva etapa de reapertura se reactivarán sectores como el turismo de eventos y negocios, las ferias de gran formato y los eventos sociales, por ejemplo, que son actividades que habían estado restringidas hasta el momento y que representan la mayor parte del turismo en la ciudad”, dijo Ricardo Plata Sarabia, secretario de Desarrollo Económico Distrital.

Asimismo, después de atravesar el tercer pico de la pandemia, para la reactivación del turismo el Distrito busca posicionar a la ciudad como un destino integral por lo cual se le está promocionando como “una ciudad atractiva y próspera para estudiantes, emprendedores y jubilados”.

De otro lado, la Oficina de Turismo tiene tres frentes de acción para impulsar el sector, que consisten en fortalecer el turismo de eventos y negocios; robustecer la oferta cultural y gastronómica, e impulsar el turismo de naturaleza.

“En el marco de un gran evento, cuando se termine la agenda oficial del visitante, este tendrá a su disposición todo un portafolio de actividades adicionales para quedarse por lo menos 12 horas más y disfrutar de experiencias culturales, gastronómicas, deportivas y de naturaleza”, dijo Kathy López, jefe de la Oficina de Turismo.

¿Cómo está el gremio?

Desde la reactivación del sector el pasado septiembre de 2020, la hotelería agremiada en Barranquilla ha tenido una recuperación escalonada, donde por momentos ha superado el 30 % de ocupación, pero que sigue siendo una cifra aún lejana de los mejores registros.

 Según Mario Muvdi, presidente de la junta directiva de Cotelco Atlántico, los 30 hoteles agrupados concentraron en marzo una ocupación cercana al 40 %, pero que rápidamente fue cayendo en abril por las restricciones de movilidad, hasta ubicarse en un 20 % para mayo.

“Vivimos una crisis, pero esperamos que todo pase pronto”, dijo Muvdi, quien pidió apoyo del Distrito para lograr la flexibilización del pago del predial y el ICA.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.